NUEVO EN LA SEMANASuscripción para acceder a contenidos exclusivos! Leer mas
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 20/04/2021: Hablemos de faso

5 minutos de lectura

Blindados, en burbujas o entre brujas -y brujos-, abril se va yendo raudo y las novedades sobre la pandemia no son todo lo alentadoras que se necesitaría. Entre medio, quienes dicen que la enfermedad no existe, diseñan su propia fantasía, porque en este siglo XXI los hechos no importan y la realidad la crea uno a su antojo, con los ingredientes que más le gusten. Las elucubraciones construyen su propia verdad, basándose en las fantasiosas dimensiones de la perturbada mente de su autor, que lo invita a pasar a renglón seguido en busca de un texto que no repita lo que los demás dicen. Veamos que surge en esta oportunidad.

Comienzo teniendo más claridad que en otras instancias elucubradoras; de entrada nomás, sé cuál será el tema con que se inicia este texto -y quizás termine con el mismo-, en un abril que presagia un invierno crudo y largo. Arranquemos entonces.

El viernes leí por ahí que el gobierno alcanzó un acuerdo con su par de Estados Unidos para trabajar en conjunto contra el narcotráfico y el terrorismo. Por supuesto que mis ojitos saltaban de sus cuencas, cual dibujito animado, porque ese enunciado que en sí no dice mucho -es una generalidad-, dice todo de los problemas que se generan cuando la nación del norte pretende luchar contra el narcotráfico y el terrorismo en su patio trasero, del cual formamos parte.

¿Sabe? Me da pena ver como el Uruguay está sufriendo un enorme retroceso en materia de políticas de drogas y un acuerdo con los yanquis para combatir el narcotráfico es una perla más de ese retroceso, forma parte del retrógrado paradigma prohibicionista que hasta ahora no ha dado resultado alguno y que no hace más que perpetuar la violencia y la delincuencia organizada.

El gobierno, el Ministerio del Interior del gobierno herrerista (bien digo herrerista, no me equivoqué, porque eso de la coalición es una fantasía para la distribución de cargos en el Estado y para evitar que el FA vuelva a ganar), cambió el rumbo y en lugar de seguir promoviendo una política aperturista y regulatoria en materia de drogas (como única estrategia efectiva a largo plazo para combatir al narcotráfico), instruye a la Policía para que salga a “cazar” gurises por unos gramos de marihuana.

Hace meses que estoy detectando, por ejemplo, en la información que distribuye Jefatura de Policía de San José en sus partes diarios, un ensañamiento contra el cultivo de marihuana. Es raro que cada dos o tres días no aparezca la información de un gurí condenado por tenencia de un poco más de marihuana de la permitida. Incluso días atrás apareció uno -muy difundido en los medios del departamento-, donde se informaba que en San José de Mayo había sido detenida una persona con 25 cogollos de marihuana y, para justificar que había sido erróneamente detenido (seguramente fueran bastante menos que los 40 gramos permitidos los cogollos que tenía), lo responsabilizaron de haber violado disposiciones relativas a la emergencia sanitaria.

Esto que le menciono sobre el trabajo decidido de la Policía sobre la venta al menudeo de marihuana, es sólo una de las actitudes regresivas que se están registrando. El ministro Larrañaga está a diario minando el sistema regulado que fue aprobado en 2013 por el Parlamento y que fue ejemplo a nivel mundial (ahora ya pasamos a estar rezagados), atacando a los clubes canábicos y a los auto-cultivadores.

Fantasea con que hay un excedente de marihuana en los clubes canábicos que se vende a Brasil (algo poco probable por los controles que realiza el IRCCA y por los volúmenes que se manejan), porque desde su óptica prohibicionista y miope, todo el que consume drogas es un potencial delincuente.

Lo peor de todo es que esta visión se da de punta contra la mirada de otros integrantes de la “colisión” gubernamental, como el propio presidente de la Junta Nacional de Drogas Daniel Radío o el ministro de Turismo Germán Cardozo quien el año pasado -cuando el coronavirus aún no había hecho añicos a la industria turística-, manejó la posibilidad de promover el turismo canábico, permitiendo que extranjeros adquirieran marihuana en farmacias, algo hoy limitado sólo a los uruguayos.

Incluso extraña la postura del presidente Lacalle Pou, porque cuando era Diputado, presentó un proyecto de regulación alternativo al que fue aprobado y uno esperaba que no se pusiera trabas a la normativa vigente, que ha generado una verdadera industria legal de la marihuana, empleando a centenares de personas, en todas sus variantes: medicinal, recreativa y en el uso del cáñamo.

No, no me malentienda, no digo que por perseguir a unos gurises que tienen un plantío ilegal se esté perjudicando a la industria canábica, que tiene sus propias reglas. Sólo menciono que se trata de una actitud, de una predisposición que no existía desde la aprobación de la regulación. Los que tienen unas plantas de más en el fondo de sus casas, no son los delincuentes. Los delincuentes están en otro lado.

¿Lo mejor de toda esta cuestión sabe qué es? Que mientras la Policía persigue el menudeo de marihuana y cuestiona y quiere controlar el trabajo del IRCCA para seguir avanzando en llegar con la regulación al mercado ilegal que aún queda, la ley de urgente consideración flexibilizó los controles en el mercado financiero, posibilitando que el dinero ilegal proveniente de los cárteles de la droga (de cocaína y de otras drogas más duras, que son las que verdaderamente dejan dinero), pueda ser colocado en el país y nadie pregunte mucho.

Ahora los abogados y escribanos, están eximidos de informar todas las operaciones que realizan y por allí se pueden cobijar grandes capitales. Ante esto uno se puede preguntar si efectivamente el interés es el combate al narcotráfico o sólo se busca ejercer un mayor control social en zonas disidentes, mientras los narcotraficantes de cuello blanco, disfrutan de sus dinerillos, bien depositados en un sistema financiero que estaba saliendo de la opacidad, pero que de a poquito va volviendo a la oscuridad anterior.

Espero no haberlo aburrido hablándole de faso. Hace semanas que lo quería hacer, aunque pueda ser un tema no comprendido por muchos (recuerde que no escribo para que esté de acuerdo conmigo), pero me acordé que hemos escuchado tanto hablar de la “libertad responsable”, que entendí que era una idea que bien podría ser esgrimida ante la autoridad policial y judicial -¡Que está mandando en cana por 24 meses a personas que tenían 100 o 200 gramos, una barbaridad, por más que la ley así lo diga!-, en sus intervenciones, porque el consumidor es responsable de sus actos y en absoluta libertad, decide plantar y también compartir con sus amigos.

Vio, por lo menos no me dediqué toda la edición elucubradora a machacarle con el coronavirus. Por más que nos sigue acosando, hay otros temas que necesitan nuestra atención. La persecución al faso es una cuestión menor, pero si levantamos la frazada y miramos qué hay debajo del coronavirus, nos encontraremos con mil problemas disimulados. Es tiempo de no disimular más.

Por acá terminamos, en siete días es probable que estemos intentando estar por acá otra vez. Si nos cruzamos, le diré que está comenzando una nueva edición elucubradora, aunque en este caso está terminando. Será hasta entonces.

Por Javier Perdomo.

Leer Otros Artículos
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 04/05/2021: "hay ollas y ollas"

5 minutos de lectura
Llegó el momento de poner mis dedos sobre el teclado y comenzar a tirar las primeras palabras de una nueva edición elucubradora…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 13/04/2021: "De milmillonarios y despidos express"

5 minutos de lectura
Viernes temprano a la mañana, comienzo muy avanzada la semana a tirar algunas líneas sobre la página de word; la búsqueda por…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 06/04/2021: "Bocadillos post turismales"

5 minutos de lectura
Hola, tanto tiempo; es un honor volver a estampar en el papel algunos pensamientos inconexos que a este escriba se le da…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!