Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 19/07/2022: «Drogas, tlc y conflicto lácteo»

5 Mins read

Sin tener claro el rumbo que se terminará tomando, comienza a pergeñarse una nueva edición elucubradora de un intenso mes de julio, que se desarrolla entre tratados que de libres apenas si tienen el nombre y vacunas sin inocular. Bienvenidos sean todas y todos a un nuevo camino de desesperanza positiva, agarrados al presente, pero sabiendo que no hay certeza sobre lo que nos deparará el mañana. Veamos qué sale de todo esto.

Estos días leí por ahí algo que me sorprendió, no puedo afirmar si fue gratamente, pero sí digo que me sorprendió. Resulta que Luis Alberto Lacalle Herrera, está de acuerdo en algo conmigo. Sí, sí, lo aclaro así, no es que yo esté de acuerdo con él, porque la coincidencia la tiene él con lo que pienso hace mucho tiempo y que además se ha expresado en esta columna. En este caso, el orden de los factores, sí altera el resultado, porque no es lo mismo un Lacalle que un elucubrador de pueblo.

Le explico, le explico, resulta que al “Cuqui” padre, al primero de los “Cuqui”, lo invitaron a un foro para empresarios o “formadores de opinión”, de esos a los llevan a ex presidentes (a los que les “garpan” un buen cachet), para que parloteen mientras un montón de “señorones” de traje y corbata comen y toman. El mundo no cambia por lo que se dice en esos foros, pero sí generan opinión y a veces terminan influyendo en los cambios que después se operan en las sociedades.

Pero en fin, le decía, parece que el “Cuqui”, dijo en el marco de esa reunión a la que lo invitaron, allá por el norte, que con el tema drogas había que buscar una solución radical y propuso su legalización. Es en eso que él está de acuerdo conmigo. Ya se lo he dicho, no existe forma de combate más efectiva contra el narcotráfico que tender hacia la legalización del consumo de drogas y la extremadamente rígida legislación que se dio Uruguay para regular el mercado de marihuana (hoy casi paralizada por decisión del gobierno del hijo de Lacalle Herrera, precisamente), es muestra más que suficiente de su efectividad.

Yo sé que le puede sonar un poco fuerte, sé que a usted siempre le dijeron que había determinadas sustancias psicoactivas que eran nocivas, que estaban prohibidas y que había que combatirlas, pero el prohibicionismo a ultranza perdió la batalla hace rato y hoy son más dañinas las consecuencias del prohibicionismo, que las sustancias prohibidas en sí mismas.

Claro, para pensar así hay que cambiar de cabeza, hay que revisarse, no quedarse con lo que se pensaba hace 30 o 40 años atrás respecto al consumo de sustancias psicoactivas y a la necesidad de combatir su distribución. No en vano tomé el ejemplo de Lacalle padre para estas líneas; ocurre que justamente un par de días antes había visto a Manini Ríos haciendo un panegírico anti drogas propio de 1970, buscando captar -quizás-, algún voto incauto que crea que hay posibilidad de terminar con las mafias, jugando a incautar algunos kilos de marihuana o cocaína cada tanto, para mostrar en la pantalla de la tevé, como quiere el Diputado cabildante que promueve la derogación total de la regulación.

Realmente da pena ver cómo están haciendo todo para que falle la regulación (como le mencioné arriba, algunos sencillamente la quieren eliminar), pero bueno, ese no fue el disparador de estas líneas, sino que lo fue el hecho de comprobar que el cambio de cabeza respecto a las drogas y su combate, se empieza a dar más allá de los espacios en los que uno lo espera (de Cabildo no se puede esperar otra cosa). Confirma que, aunque le pese a una parte de nuestra sociedad -y aunque se puedan dar eventuales retrocesos-, la visión sobre el uso de sustancias psicoactivas y las formas de combate a las adicciones, seguirá en franca evolución.

Dando por cerrada esta discusión de la edición elucubradora, le cuento que me sigue sorprendiendo la algarabía que se produce en el sistema político (por ende en buena parte de la sociedad), después de conocerse cada medio paso que se da y va en la dirección del objetivo de firmar un tratado de libre comercio con China. Cada vez que el gobierno está medio enfrascado, cuestionado, aparece una bomba que habla del TLC chino y todos quedan como locos con la zanahoria, olvidados de los problemas concretos.

Alguna voz crítica surge, sí, pero son pocas en relación a los efectos que puede tener una relación comercial de este tipo con un gigante como China. Usted me dirá, bueno, si no escuchás voces negativas es porque quizás no es tan malo. Puede tener razón, pero qué quiere que le diga, si bien sé que no podría opinar de ningún aspecto de la economía -no me administro ni a mí mismo-, todo pacto que te comprometa a no negociar con otros, a no poder vender tal o cual cosa, a no crear en tal o cual área, no me cierra. Sea el tratado firmado con China, con los “states” o con Burkina Faso.

Ya le dije, no entiendo las leyes que rigen la economía, pero usted sabe que yo me meto en todo lo que no entiendo, porque para eso estamos acá, para entender cosas nuevas, para crecer y para no creer ciegamente en todo lo que nos dicen. Por eso, al TLC le digo, dificulto.

Otra cosa antes de cambiar nuevamente de rumbo. Nuestro gobierno prácticamente rompió relaciones diplomáticas con Cuba, Venezuela y Nicaragua por supuestamente no vivir en regímenes democráticos y por la violación de los derechos humanos. En China existe un régimen de partido único y las libertades están recortadas al mínimo, con constantes violaciones a los derechos humanos, pero el gobierno dice que hay que ser pragmáticos porque necesitamos vender. ¿No se podría ser también pragmático con Cuba, Venezuela y Nicaragua?

Pero bueno, inconsistencias de este gobierno, que cumple la máxima que expresaba -o expresa- Mujica-, aquella que dice: “así como te digo una cosa, te digo la otra”.

Para terminar, un último comentario, sobre un sector al que le interesa el TLC, la industria láctea, sector en el que hay un gran conflicto. El despido de una trabajadora y dificultades para firmar nuevo convenio salarial son los puntos centrales del conflicto con la patronal.

He seguido muy poco el conflicto, pero le quería llamar la atención sobre un discurso que surge cada vez que los trabajadores lácteos, en particular los de Conaprole toman medidas. Siempre son los culpables, son los culpables según los productores, los culpables según dice la gran prensa, los culpables del desabastecimiento, de la falta de leche para los niños, los culpables de todo.

Pues a mí eso siempre me suena mal. En un conflicto siempre hay dos partes, ambas son responsables de las situaciones conflictivas y a ninguna le asiste el 100% de la razón (al menos es lo que he aprendido en 25 años de andar detrás de conflictos sindicales), por eso desconfíe cuando le quieran mostrar a Satanás detrás de cada sindicato y cada conflicto. Los diablos también se sientan detrás de los escritorios de finas maderas y tienen sus propias agendas.

Este es el último comentario que le quería hacer en esta edición elucubradora post vacaciones de julio. La hoja en blanco va llegando a su final y la pereza intelectual me impide continuar en la siguiente página, así que es mejor que vayamos dándole un digno cierre a estas líneas, en lugar de extender hasta lo innecesario. La intención es volver a estar con ustedes en siete días, aunque es algo que no se lo puedo asegurar. Igualmente espero que así ocurra y sigamos comentando este presente tan movido.

 

Por Javier Perdomo.

Related posts
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Apuntes sobre el sistema electoral en año de elecciones"

5 Mins read
Un viernes temprano a la mañana comienza a estamparse en negro sobre blanco una nueva edición elucubradora del pasquín de pueblo, que…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Volando sobre las barbaridades de los parlamentarios"

5 Mins read
Aunque este año tenga un día más, de febrero va quedando poco y allí en el horizonte tenemos a marzo, con todas…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Realidad aumentada"

5 Mins read
Mientras todos piensan en lo que pasa en carnaval, en las elucubraciones semanales podemos llegar a ponernos a meditar sobre los problemas…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!