Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 17/01/2023: «Los récords de los más grandes del mundo»

5 minutos de lectura

Qué difícil es retomar este diálogo. Apenas pasaron 15 días de nuestra última charla, pero en ellos se fue un año y comenzó otro. En ese tiempo, uno siguió con el rabillo del ojo lo que ocurría alrededor, porque el descanso de un cronista de pueblo implica necesariamente desconexión mediática. Por suerte, cuando uno vuelve a enchufarse, se da cuenta que como siempre ocurre en los eneros, domina la escena noticiosa lo más estrafalario de cada sociedad y uno no sabe si prestarles atención o hacerles el vacío. Lleno de preguntas sin respuesta, vuelve el espacio elucubrador, versión 2023.

Como era previsible, con el comienzo de la feria judicial, el receso parlamentario y el afloje generalizado, la atención sobre el “affaire Astesiano” bajó, aunque es probable que cuando ésta se levante, el “Fibra” seguirá levantando polvareda que nada le gustará al oficialismo, porque la oposición insistirá y porque los periodistas somos curiosos por naturaleza (me incluyo pese a no haber sido favorecido con las filtraciones).

Lo cierto es que mientras ese tiempo llega, desde el gobierno parece haber orden de exagerar la gestión y por eso al comienzo del año, si usted presta atención se dará cuenta que todos los ministros y los jerarcas de segunda línea hablan de récords y más récords en todas las áreas de actividad del país.

El que hizo el comentario que me pareció más disparatado fue el subsecretario de Turismo Remo Monzeglio (el socio de Puglia). No había terminado el primer fin de semana de enero y ya estaba anunciando el mejor inicio de temporada de los últimos 40 años, como quien dice afuera está lloviendo. Yo entiendo que el señor pueda tener esa percepción (claro, después de dos temporadas en que no venía nadie, cualquier montoncito de gente es bueno), pero hay que tener datos, cifras, estadísticas, para hacer comparaciones que son difíciles de hacer cuando no ha pasado ni una semana de ese comienzo de temporada del que habla.

En los días subsiguientes, se generó toda una polémica con ex jerarcas frenteamplistas que dijeron que el Remo exageraba un poco; les dijeron de todo a Kechichian y Liberoff (lo mínimo fue “antipatriotas”), pero al final, en otra entrevista, Monzeglio, remando contra la corriente que él generó, reconoció que era imposible que venga la misma gente que venía al país antes de la pandemia. ¿Entonces, dónde queda lo de los mejores 40 años de tu vida? Ah, no, esos, eran solo cinco.

Y así como el no tan récord del Remo, tenemos récords de exportaciones, de nuevos abonados a Antel, ¡de adopciones!, de faena de ganado, de venta de autos nuevos; récord de aquello y de lo otro. Claro, datos tirados así como así que a primera escucha pueden asombrar a algún desorientado, pero como usted y yo sabemos, a los números les podemos hacer decir lo que queramos, así que si se empieza a escarbar, uno encuentra unos récords de medias verdades y hasta de comparaciones alocadas.

Pero sabe qué, tengo la impresión que hay otros jerarcas, que más que convencer a la gente de lo que dicen, buscan convencerse a sí mismos, porque es difícil de sostener el discurso del ministro del Interior Luis Alberto Heber de estar diciendo una y otra vez que en materia de estamos mejor que antes (¿cuándo sería antes?), cuando todos los días vemos cómo está muriendo gente de forma violenta.

Entiendo que debe defender su gestión y la del gobierno (todos los gobernantes lo hacen), pero eso no le debería impedir tener un mínimo de autocrítica y reconocer que hay cosas que están fallando, porque al final la estrategia le termina saliendo mal, ya que no siempre una mentira dicha mil veces se transforma en verdad, como decía la máxima “goebeliana”. En este caso, repetir mil veces que estamos mejor que antes en seguridad (quiere decir mejor que con el FA), no nos hace estar mejor, porque además, es tan relativo eso de estar mejor o peor, que no ameritaría mayores comentarios.

Si usted me pregunta a mí lo que creo, le digo que lo que le he dicho reiteradas veces. Combatir el fenómeno del narcotráfico a punta de pistola ya fracasó en el mundo entero, por lo tanto el gobierno ya fracasó. En Uruguay fuimos pioneros en comenzar a mirar la cuestión de otra forma, pero esta administración desanduvo el camino iniciado y ahora se celebra la incautación de hasta un gramo de cocaína (porque también en esa materia hablan de récords y más récords), cuando todo el mundo sabe que por cada gramo incautado, pasaron 500 por al lado.

No es real que los narcos se están matando entre ellos por la poca droga que hay en el mercado gracias al combate realizado por el gobierno. Se están matando porque cada vez son más los que encuentran en el microtráfico un modo de vida. Se están matando porque los gurises (de todas las clases sociales), sueñan con ser los grandes narcotraficantes, quieren tener plata, ansían el éxito rápido, andar en autos de alta gama, acompañados de lindas mujeres (como le muestran en las series de Netflix), viajar, ganarse el “respeto” del barrio, en un mundo plagado de policías corruptos y sistemas legales intrincados, que buenos abogados pueden sortear (tal como en la tele les muestra).

Pero además, las bandas se están peleando porque el mercado consumidor crece y la moda de “la vida rápida” (aquello de “es mejor vivir un día a mil que 80 años a 10” o algo así), exige nuevas experiencias, pide sensaciones más fuertes y aumenta las exigencias sobre los proveedores de alucinógenos, que como trabajan en la ilegalidad y no tienen controles sanitarios, generan verdaderas bombas de tiempo hechas pastillas.

En síntesis, los narcos se pelean porque cada vez son más los que quieren su pedazo del mercado, que cada vez es más grande y que pide nuevas emociones. No puede haber éxito en eso. No podemos estar mejor y mientras sigan celebrando que cerraron una boca de pasta base, no habrá mejora en la seguridad.

Y a partir de acá me expreso enojado conmigo mismo, porque pensaba dedicarle un buen espacio a Brasil, pero otra vez me fui por las ramas y poco espacio queda ya. De todas formas, me queda algún párrafo para referirme al asunto.

Una cachetada es la que uno recibe ante determinados hechos que acontecen fuera de frontera. La falta de contexto lo deja a uno impactado cuando ocurren estos hechos. Eso me pasó el domingo 8 cuando empecé a enterarme del asalto a los tres poderes en Brasilia; temí a la distancia que pasara algo el día de la asunción de Lula, pero como todo fue normal y tuvo momentos de emotividad (la asunción sí la vi, en vivo y en directo u online, como quiera), pensé que lo peor había pasado.

En realidad, me parece que ni siquiera ha empezado a empeorar, porque hay una fauna compleja de extremas derechas, empresarios y pastores de los “rebaños” más estrafalarios que a uno se le pueda ocurrir a los que se les ha puesto que la izquierda no puede gobernar aunque gane en elecciones libres y limpias, por lo que seguirá intentando hacerle la vida imposible a Lula.

En la fuerza del frente democrático que Lula diseñó para volver al gobierno está la sobrevivencia de un Brasil democrático. Pavada de tarea le espera a los brasileños de buena voluntad ante el ataque de la barbarie, que en cada país tiene sus formas y representantes. No voy a entrar en los de Uruguay porque eso tendría que ser tema para una edición entera y la verdad sea dicha, hay que cerrar este texto. Así queda entre los pendientes para 2023. Nos vemos en siete días.

Imagen ilustrativa tomada de la web.

Por Javier Perdomo.

Leer Otros Artículos
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 24/01/2023: "Conduciendo por los verdes prados"

5 minutos de lectura
Tenga usted la amabilidad de recibirme otra vez en su rincón favorito. Soy de los que cree que hay textos que se…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 20/12/2022: "Por más homenajes en vida"

5 minutos de lectura
Sea bienvenida/o a esta instancia elucubradora pre-navideña. Le confieso que no soy el más indicado para hablarle de eso que llaman espíritu…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 13/12/2022: "VAR y despues"

5 minutos de lectura
Usted no se imagina lo que implica estar llegando a la edición 46 de un nuevo año de elucubraciones. Significa que el…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!