Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 15/11/2022: «Cuando rueda la pelota»

5 minutos de lectura

Como no puede ser de otra forma, la columna elucubradora entra en modo mundial. Cuando salga la siguiente edición del pasquín, la “globa” estará rodando, así que antes que ello ocurra se me vienen algunas cosas por decir de la competencia mundialista. Es que antes del pitido inicial, se acumulan las críticas hacia la Fifa y al evento en sí, pero luego que se convierta el primer gol, se olvidarán los cuestionamientos y todos, como corderitos, iremos tras la fascinación de la pelota. Hablemos de Qatar 2022.

A días del inicio, las quejas por el lugar elegido para esta edición de la “justa deportiva” más importante del orbe, se multiplican. Incluso el mismo Blatter, hoy fuera de la Fifa por una chorrada de chanchullos que se mandó, dice que se equivocó al promover la candidatura de la nación qatarí cuando era el mandamás, pero como dice el dicho, “tarde piaste”. Algo así dijo un periodista español bastante crítico con el negocio del fútbol, que opinó que si hace 12 años, cuando se estaba por definir la sede del mundial 2022, los protagonistas -futbolistas, entrenadores, directivos de los países que integran la federación-, no dijeron nada, ahora ya no tiene sentido hacerlo.

Lo cierto es que una revista inglesa, publicó tiempo atrás un informe sobre la cantidad de muertes en el proceso de construcción de los estadios mundialistas; menciona que fueron más de 6000 (disculpe que no sea exacto con la cifra -la nota sí lo es-, es que la memoria es tan selectiva, que redondea sola), los que perdieron la vida construyendo los estadios. Por supuesto que las autoridades qataríes negaron esos datos y dijeron que eran cifras infladas, pero por más desmentido que hagan, hayan sido seis mil, mil o 50, uno se pregunta si era necesaria tanta muerte, para ver la pelota correr.

Los que piensan que el mundial es un circo para mantener adormecida a la masa me dirán que no es posible que muera tanta gente, los apasionados del deporte pueden argumentar que son los riesgos que se corren en las obras faraónicas y uno, que siempre anda por el medio, entiende que es cierto que el fútbol adormece un poco las conciencias, pero en la vida no hay que estar siempre alerta, también se necesita un poco de recreo y eso es el fútbol; por lo menos en lo que a mí respecta. Claro, con eso de “plantar” estadios en el desierto a costa de la muerte de otros seres humanos, uno no puede estar muy de acuerdo, por más futbolero que se sea.

En lo que no parece haber dudas es que afuera de las canchas será un mundial bastante aburrido (tampoco hay que descartar que sucedan partidos aburridos). Con un mundo de restricciones, especialmente para las mujeres -pero también para los hombres-, el que vaya con la intención de “agitar”, alentando a su seleccionado, se deberá contener y sentirse dentro de una mezquita andante, con poco alcohol encima y caminando derechito sin ni siquiera poder ver el rostro de las señoras que pasen a su lado.

Las normas de comportamiento en el mundo árabe son una limitante enorme al disfrute en toda la extensión de esa palabra. Lo mejor de todo es que estos países -Qatar, Arabia Saudita, Omán-, son catalogados como los más “occidentalizados”, pero en los hechos, violan los derechos de las personas, tanto o más que los países que están incluidos en el “eje del mal”.

El tema es que cuando hay algún pueblo que defiende sus intereses, el imperio y sus secuaces europeos condenan todo hecho de discriminación o violación de derechos humanos que pueda haber en esa nación, pero en países como Qatar, paraíso fiscal en el que el capital internacionalizado hace negocios, y bueno, si le pegan y denigran a las mujeres, si sojuzgan a sus pueblos, occidente declara que no puede meterse en los asuntos internos de las naciones y hasta le organizan un mundial a medida. Así que quizás por ahí uno puede entender por qué se juega este mundial a fin de año, en el medio de la arena, con 40 grados a la sombra y en un país en que el respeto a la vida humana está en entredicho, como en la mayoría de los países de Oriente Medio.

Lo más gracioso es que en medio de las críticas mundiales, un ex futbolista qatarí, embajador del gobierno en el mundial, haciendo gala de un manejo excepcional de las relaciones públicas -entienda esto como una ironía-, se lanzó contra los homosexuales en una entrevista con un medio alemán, a menos de 10 días de comenzar el mundial, mostrando de qué hablamos cuando hablamos de Qatar.

Pero bueno, como ya le dije, cuando ruede la pelota, los que lo miraremos por tevé, nos olvidaremos de todas las penurias que estarán pasando aquellos que se fueron a Qatar y mal o bien, estaremos pendientes de lo que ocurra en ese desierto durante un mes. La pelota convoca y hacia ella miramos.

¿Usted está esperando que le haga algún comentario de la lista de Uruguay? No, pero si yo no sé nada de fútbol, mal haría en opinar de cosas que no manejo. Bueno, si es cierto lo que dice, del fútbol todos tenemos algo que decir, así que capaz que me tiro.

Para empezar le recuerdo sé que fui “tabarista” desde el primer ciclo (en el siglo pasado), y que sigo estando muy molesto con su destitución al frente de la selección, por más fuerza que haga Alonso para intentar convencerme (no es literal eso de “convencerme”, porque el tipo ni siquiera sabe de mi existencia), de que era buena la renovación y todo eso que me dicen en la radio y en la tevé a toda hora y todo el día. No me convencerán, ni con una copa del mundo arriba de la mesa.

Aclarada mi adhesión incondicional al proceso Tabárez, le digo que sí, por supuesto quiero que a la selección le vaya bien, que llegue lo más alto que pueda, pese a los errores y los manejos político –partidario de los dirigentes de la AUF a la hora de destituir al Maestro.

Quiero los “viejos” (Suárez, Cavani, Muslera, Cáceres y Godin), se retiren con la frente en alto, con el honor de haber dejado claro lo que Uruguay es como potencia futbolística en el mundo, porque por más que seamos tres millones y algo, el fútbol es un valor identitario que trasciende lo que ocurre dentro del “rectángulo de juego” y eso, a la hora de entrar a la cancha, pesa más que cualquier error dirigencial. Así que sí, espero que nos vaya bien, a pesar de todo.

¿Pretende que opine sobre si es cierto aquello de que un buen resultado deportivo, ayuda a los gobiernos a mantenerse en el poder? Bueno, eso no es algo científicamente comprobable. Claro que los buenos resultados deportivos generan buen ánimo en “el pueblo”, pero que eso pueda condicionar resultados electorales es algo poco probable. Ahora lo que importa es disfrutar el mundial, las otras cuentas déjelas para el año que viene, porque recuerde que no bien termine, al bajar del avión qatarí, estaremos abriendo “La Gijonesa”, para celebrar el advenimiento del nuevo año. Así es la vida, no nos da tiempo a respirar.

Seguramente la columna elucubradora volverá sobre temáticas mundialistas, veremos cómo se va desarrollando y qué hay de interesante fuera de la cancha. En siete días, estaremos nuevamente acá para seguir abordando la agenda noticiosa desde la perspectiva de un escriba de pueblo. Como todos estos textos, será incompleto, pero en definitiva, uno siempre se está construyendo. Hasta la que viene.

 

Por Javier Perdomo.

Leer Otros Artículos
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 22/11/2022: "Astesiano, Drexler, la patria y la cumbia"

5 minutos de lectura
Y sí, empezó el mundial, pero es tan poco lo que ha ocurrido hasta ahora que es mejor dejar pasar unos días…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 08/11/2022: El servicio sin inteligencia

5 minutos de lectura
“Se pasa el tiempo, se pasa volando (…), por fin buen tiempo, aunque no hay un mango”, dice Fernando Cabrera en una…
Elucubraciones

El hotel, las jubilaciones y los periodistas valientes

5 minutos de lectura
Terminado el mes del aniversario del medio que nos sostiene, noviembre comienza con cambios por todos lados y aroma mundialista. En la…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!