Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 08/02/2022: «De todo un poco»

5 Mins read

Sabiendo que usted espera que yo le diga algo sobre el asunto que despertó las emociones de los uruguayos en la pasada semana, llega la edición elucubradora correspondiente a la segunda semana del corto febrero. ¿Cuándo le rehuyó este escriba de pueblo a algún debate? Bueno, en realidad todas las veces que pude, pero en esta ocasión eso no ocurrirá y para comenzar estas líneas, le diré alguna cosa sobre la selección del “tornado”, así que si quiere, vamos comenzando, porque no es cosa de andar dando tanta vuelta para arrancar.

En realidad, no tengo mucho para declararle, la nueva selección ganó seis puntos que estaban en las cuentas de todos y que seguramente hubieran sido ganados también con la conducción de Tabárez, con Gallardo o con Giordano (que ha pasado por todos los clubes, pero nunca gana nada). Quizás sea cierto que se pudo ver alguna cosa distinta al seleccionado del maestro, pero los rivales no son la medida, por eso elevar a Alonso a la categoría de fenómeno removedor, no me parece serio y es apresurado. Uruguay ganó dos partidos ganables con cualquier técnico mínimamente serio.

Yo los entiendo, tienen que justificar lo que hicieron con el maestro y un par de partidos ganados les venía bien (en una de esas los dirigentes tuvieron en cuenta eso a la hora de elegir el momento para hacer el cambio). Por eso te muestran al enérgico y canchero técnico (que contrasta de plano con el viejo con muletas de antes), gritando, motivando a sus hombres en la lid deportiva. Renovación, te dicen los aduladores de los poderosos e insisten con que antes faltaba quien motivara a los “players”, como si para motivar bastara con pegar un par de gritos para que te vea la tribuna y te capte la cámara de la bendita tevé.

Pero ya basta de hablar de fútbol. Esta columna no tenía ese objetivo al nacer, porque el fútbol no lo es todo en la vida (aunque algunos así lo crean), y si bien me permito hablar de lo que quiero, en este inicio del año 22, me estoy extralimitando con las referencias futboleras. En definitiva, si vamos al mundial estará bien y si no vamos también lo estará, porque el devenir social continúa y ya vendrán otros desafíos a encarar, en la cancha de fútbol o en la de la vida de cada uno, así que imaginariamente dejamos la pelotita colgada en el ángulo y nos vamos a otro asunto.

Parafraseando a Horacio Guarany podríamos decir que las penas siguen siendo de nosotros y las ovejitas (el original usted sabe que son las vaquitas pero a los efectos de estas líneas, se justifica el cambio), siguen siendo ajenas y el pensar de sus dueños, pesan más que lo que opinen todas las organizaciones de protección animal del país.

En estos días renunció a su cargo de director del Instituto Nacional de Bienestar Animal (ex Cotryba), el veterinario Gastón Cossia, quien al parecer tenía sintonía con los grupos bicheros (también había disidencias, vale aclararlo), en relación a la polémica sobre la mortandad de animales en los campos a manos de jaurías de perros salvajes.

Cossia se oponía a la idea de “gatillo fácil” que piden los ganaderos, apostando a la educación y a las castraciones masivas para erradicar esas jaurías. Por eso, haciéndose eco del pedido de los ovejeros, la Federación Rural solicitó la destitución del jerarca al gobierno. Lo pidieron una vez y no le hicieron caso, gritaron más fuerte y Cossia terminó renunciando, seguramente inducido desde Presidencia (eso sí, para no dejarlo en banda le inventaron otro cargo en la órbita presidencial, algo que se ha vuelto costumbre para casi con todos los renunciados nacionalistas), porque el gobierno no quiere enemistarse con su principal base social (es decir los dueños de las “vaquitas” y las “ovejitas”), por lo que se puede decir que fue una pulseada ganada por el “lobby ganadero”.

¿Sabe qué? Lo que me preocupa -antes de pasar a otro asunto de menor interés-, es que los que reclaman la posibilidad de “limpiar” (matar), perros, muchas veces son los mismos que quieren salir a “limpiar pichis” cuando surge alguna ola delictiva en el interior, así que hay que tener mucho cuidado a quién se le da la posibilidad de disparar un arma, porque vio que con esto de la “apariencia delictiva”, se puede llegar a justificar cualquier cosa.

Otro asunto que le quería comentar -porque esta edición viene de grageas temáticas-, es el asunto que involucró a “Nachito” Álvarez y su particular estilo periodístico. Los más memoriosos recordarán que en alguna edición elucubradora pasada le dediqué unas palabras a su estilo periodístico. Se lo resumo: según mi para nada objetiva visión, Álvarez toma los temas con una opinión formada, a partir de la cual procura las “pruebas” que le den la razón a su opinión, que no necesariamente es la verdad, que es el fin último que debería buscar el buen periodismo (aunque como siempre le digo, no hay verdad absoluta en ninguna materia de la experiencia humana). A Álvarez no le importa la verdad, sino vender su verdad.

En el caso de la violación de una mujer por parte de tres o cuatro jóvenes ocurrida en Montevideo, el comunicador difundió una serie de audios que la defensa de los individuos formalizados luego presentó como pruebas ante la Justicia para intentar demostrar que lo ocurrido no fue una violación, sino sexo consentido, exponiendo a un nuevo escarnio público a la mujer ya expuesta por la situación que tuvo que vivir.

Si le soy sincero/a, la situación me genera sensaciones ambiguas, porque como profesional del periodismo, jamás podría aceptar un allanamiento de parte de la Justicia en procura de los dispositivos tecnológicos con los que trabajo para conseguir el origen de alguna información por mí difundida (eso es violar un precepto básico como es preservar la identidad de las fuentes periodísticas), pero en el caso de Álvarez, me da por pensar que quizás sea tiempo de que se le ponga un freno a un estilo de comunicar en el que la ética falta con aviso.

Dicho esto es importante que tome otro rumbo antes que se nos termine el espacio destinado a las elucubraciones y le cuente -volviéndonos internacionales-, que allá por las Europas, la cosa está que arde. El expansionismo norteamericano quiere llegar a las mismas puertas de Rusia y los rusos, que han sabido sacar a más de un invasor de su territorio, les quieren poner freno.

Los norteamericanos, como siempre, acusan de expansionistas y de poner en peligro la democracia a aquellos países que quieren sojuzgar, pero Rusia es demasiado grande como para dejarse amedrentar por los yanquis y ahí están ahora, sonando los tambores de guerra. Mientras los rusos buscan apaciguar las aguas, los yanquis repiten y repiten, miren que nos quieren atacar, mientras ellos mismos llenan de sus soldados a todas las republiquetas que aceptan tener bases yanquis, rodeando así a Rusia.

Los europeos más inteligentes -los alemanes, los franceses-, no están ni ahí de embarcarse en una guerra con los rusos, pero el poder que ejerce sobre todas esas naciones los Estados Unidos es tan grande que pueden verse envueltos en una pelea de consecuencias irreparables para todos, incluidos nosotros, acá abajo, en el fin de ese mundo.

Las elucubraciones se despiden rápido, no queda demasiado lugar para ser florido, sólo resta decir que es probable que en siete días más me encuentre otra vez por acá, quizás con temas que atraigan más su atención. Hasta ese momento.

 

Por Javier Perdomo.

Related posts
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Apuntes sobre el sistema electoral en año de elecciones"

5 Mins read
Un viernes temprano a la mañana comienza a estamparse en negro sobre blanco una nueva edición elucubradora del pasquín de pueblo, que…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Volando sobre las barbaridades de los parlamentarios"

5 Mins read
Aunque este año tenga un día más, de febrero va quedando poco y allí en el horizonte tenemos a marzo, con todas…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Realidad aumentada"

5 Mins read
Mientras todos piensan en lo que pasa en carnaval, en las elucubraciones semanales podemos llegar a ponernos a meditar sobre los problemas…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!