NUEVO EN LA SEMANASuscripción para acceder a contenidos exclusivos! Leer mas
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 06/04/2021: «Bocadillos post turismales»

5 minutos de lectura

Hola, tanto tiempo; es un honor volver a estampar en el papel algunos pensamientos inconexos que a este escriba se le da por desarrollar en cada una de las ediciones del pasquín de pueblo que en octubre de este 2021 (si la “plandemia” nos deja), cumple sus 20 años de existencia. Atravesando mares embravecidos, sigue diciendo presente el periodismo inteligente, crítico y no complaciente que nos propusimos hacer allá por 2001. ¿Es difícil sobrevivir haciendo eso? Sí, pero qué es fácil en un tiempo en que un “hashtag” en Twitter es más fuerte que la sinceridad periodística. Hecha esta introducción que podría significar todo un escrito en sí mismo, le invito a comenzar con el desarrollo de un par de asuntos sin importancia.

Seguramente, uno de mis maestros en esto del periodismo, al leer esto, me estará cuestionando por el párrafo inicial tan largo que he escrito, pero las cosas van surgiendo en la mente y a veces es difícil cortar la acción, así que dejo que mis dedos actúen solos, como también hago cuando no logro hilvanar ni media idea, algo que ocurre más de lo que usted se imagina.

Disculpe que esté dando tanta vuelta para llegar a los asuntos que nos conciernen, lo que pasa es que para hablar de alguien que ha fallecido se debe ser cuidadoso y respetuoso ante el dolor ajeno, pero no por eso puede permitirse que se desvirtúe la realidad, por eso sin mucha vuelta más le confieso que me ha dejado asombrado la elevación a referente casi intelectual al periodista deportivo Alberto Sonsol, tras su deceso a causa del coronavirus.

No es que no me haya sorprendido y por qué no, sensibilizado, su temprano fallecimiento (como debe ocurrir con la muerte de todo ser humano respetuoso de la vida de los demás), pero he escuchado y leído comentarios que lo elevaron a un pedestal de rectitud, inteligencia, sabiduría y capacidad intelectual, que me han dejado de boca abierta.

Le soy sincero, no sabía que Sonsol era tanto hasta su deceso. O quizás la cuestión es que se aplica otra vez aquello que dijo el “Corto” Buscaglia –éste sí que era un tipo inteligente y sabio-: “¡qué sponsor la muerte!”, comentó sobre el éxito post mortem de Eduardo Mateo (otro tipo sabio y sensible), en la película “Hit” (ya recordé esta película hace poco, pero más que viene al caso).

Yo le confieso que para mí era tan solo un relator de deportes, con una voz demasiado chillona, por momentos desgastante (me molestaba su relato), que había sido elevado a la categoría de “opinólogo” o “todólogo” por un sistema de medios masivos que apuesta a la chabacanería, al histrionismo extremo, con mensajes básicos y lineales que busca entretener en lugar de informar.

¿Sabe por qué lo “endiosaron” después de su muerte? Porque en Sonsol se ve –o se veía-, reflejada una parte de nuestra sociedad. La más conservadora, la negadora de la importancia de la formación intelectual, la que aprecia más el triunfo económico y el éxito mediático (él era un éxito mediático, era una marca), que la excelencia académica o los años invertidos en la especialización en alguna materia del pensamiento y/o el conocimiento humano. Ese es el Uruguay que lo elevó casi a mártir de la pandemia.

Entiendo que quienes trabajaron con él en los medios, puedan tener muchas cosas para alabarlo como persona, que hayan sentido el dolor de la pérdida y que no puedan dejar de mencionarlo a cada rato (a todos nos pasa cuando perdemos a alguien cercano), pero no acepto que se lo eleve a la categoría de luminaria del pensamiento moderno, porque era tan solo un relator de deportes, con carencias intelectuales, como cualquier hijo de vecino, como usted o como yo (que más que carencias tengo baches intelectuales).

Para cerrar el tema Sonsol e ir cambiando de temática ya. El relator deportivo fue solo una de las vidas que se ha llevado el coronavirus hasta ahora. En Uruguay van más de 1000 muertes tempranas y si todo sigue como hasta ahora habrá muchas más, sin embargo muchos parecen haberse dado cuenta de lo que está pasando cuando vieron que se murió “alguien de la tele”.

En el breve período de descanso que tuvo el pasquín de pueblo, la pandemia se acentuó en el país, pero más se incrementó el nivel de exasperación de los discursos contrapuestos. De un lado y del otro del espectro se tiran dardos más para conformar a los propios que para lograr una síntesis discursiva que permita superar el trance por el que pasamos.

Desde el gobierno no se reconoce que están superados por la situación (algo que puede ser entendible), y apelan al fácil argumento de la intencionalidad política cuando una persona, organización o institución los cuestiona. Desde la oposición, se pone el acento en temas menores (el precio de unas escaleras o del desayuno de la Ministra de Economía), sin lograr articular una oposición efectiva a un gobierno que demuestra no saber qué hacer con cada nueva medida que toma.

Lamentablemente uno no puede ser optimista con el futuro próximo; son demasiados los elementos de presión y no hay un rumbo cierto. Las consecuencias socio –económicas de la pandemia recién están apareciendo y por más que los contagios bajen, nos vacunemos todos y en primavera podamos volver a la “normalidad”, la economía seguirá estancada y el supuesto ahorro que ha hecho el gobierno, le seguirá negando el sustento a miles de uruguayos (porque cuando el Estado ahorra, no solo los que reciben prestaciones son afectados).

Usted sabe que yo soy un ortodoxo y que creo en un Estado que dinamice la economía, que invierta en vivienda, en industria, en innovación, en cultura, que estimule la creatividad y los talentos de los habitantes de su territorio. Nada de eso está en carpeta, por eso mi pesimismo.

Ah, y otro comentario al respecto. No crea en que nos van a salvar los “malla oro”, porque esos, cuando ven que el Estado no invierte, también se retraen y esperan a que vengan mejores tiempos.

Para terminar, un último comentario. La comisión que buscar llevar a referéndum la Ley de Urgente Consideración (LUC), pidió al Poder Legislativo que le otorgue más tiempo para reunir las 700 mil firmas necesarias para habilitar el recurso, debido a las dificultades que le ha impuesto a la tarea la pandemia.

Si bien el argumento puede ser de recibo, yo creo que el gran problema de la comisión es lo tarde que comenzó con la campaña. Perdieron un tiempo precioso definiendo contra qué iban a ir y ahora intuyen que no les dará para llegar al total de firmas (aunque creo que se ha reunido una buena cantidad de adhesiones). Me parece que si no llegan a las firmas, quienes decían que este referéndum era quemar un cartucho temprano, tendrán razón. Será difícil salir de nuevo a juntar firmas cuando, por ejemplo, aprueben la nueva “ley de medios” que afectará directamente a Antel.

Bueno, termina por acá esta edición elucubradora post turismo pandémico. Espero que no le haya desilusionado el regreso pesimista. Tenga claro que siempre he sabido que cuando todo más oscuro parece, es cuando más hay que aguantar el chaparrón, así que bajo un paraguas, comienzo el recorrido por el bazar de los hechos que nos permitirán tener, si todo sale bien, otra edición elucubradora en siete días. Hasta ese entonces.

Por Javier Perdomo.

Leer Otros Artículos
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 23/03/2021: "Referencias pandémicas"

5 minutos de lectura
Le voy pidiendo permiso para ingresar en su burbuja, ahora que el escriba lentamente sale de su cuarentena pandémica. Es para hablarle…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 16/03/2021: "De lo particular a lo general"

5 minutos de lectura
Cosechando papas y sembrando escándalos, comienzan las elucubraciones semanales su tránsito por la tercera semana de marzo; en plena ebullición pandémica y…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 9/03: "El ruido en sus distintas formas"

5 minutos de lectura
Con pena y sin gloria, como Salinas vacunando frente al Ministerio, es que las elucubraciones se presentan ante usted una nueva semana….
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 275/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!

 
error: El contenido está protegido