Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 14/06/2022: Picadillo temático de junio 

5 minutos de lectura

Al comenzar a escribir pensando en la persona que mandó a decir que dejaba de recibir el periódico por lo que se dice en la columna elucubradora, temo transformarme en un kamikaze posmoderno y escribir un montón de cosas que se me ocurren al respecto, pero la prudencia me lleva a decir que bien podría no escribirse esta edición ni la siguiente, ni la que viene después, hasta que recuerdo las lecturas que tienen los textos de este para nada humilde escriba en la página web de su semanario periódico y deduzco que no a todos desagrada lo estampado en negro sobre blanco, por lo que me resurgen las ganas de elucubrar para aquellos que quieren leerlo. Si le parece, vemos qué sale.

Pero eso sí -ya que estoy, aprovecho la oportunidad para recordarlo-, no se olvide que los periodistas no vivimos del aire y que necesitamos “combustible” -dígase cobijo, alimento y abrigo-, como cualquier ser humano, por eso si tiene la oportunidad de respaldar a los medios locales como éste, hágalo, porque nos beneficiamos todos. Recuerde, detrás de cada nota que leyó en la web hay una persona que pensó, se formó e investigó para que usted supiera algo más o simplemente se entretuviera y está bueno que pueda vivir de ello.

Dicho esto, intento ponerme en órbita y hablarle de cuestiones más placenteras. Pienso, por ejemplo, en las aventuras de Amanda en el Parlamento y recuerdo que un par de ediciones atrás le hablé de la facilidad que tiene la Senadora para hacer encolerizar a algunos de sus pares en el Senado. Hace pocos días, interpelación a Heber mediante, lo volvió a hacer. Sacó de escuadra a la “Bea” y molestó a la Bianchi porque llevó escrito lo que quería decirle al Ministro.

Quieren desmerecerla, desprestigiarla, pero al final la encumbran a Amanda, al punto que luego de la interpelación anduvo por todos los medios de comunicación, incluido el propio diario El País, que le dedicó una extensa nota hablando de la actividad parlamentaria que despliega la maestra jubilada floridense.

No es la primera vez que a una persona a la que se busca denostar o desprestigiar, sale fortalecida; de alguna manera, los ataques terminan beneficiándole y en el caso de Della Ventura sucede aquello que -salvando las distancias-, ocurría con Mujica, cuanto más le pegan más se agranda su figura. Pero resulta que además, son tan normales, tan uruguayos de barrio, que de verdad terminan representando a los de a pie.

Pero no me detengo más en Amanda -mucho menos en el enigmático “plan” de Heber-, seguro es mejor tomar otro rumbo y hasta por qué no, instalarme en una isla frente a la bahía montevideana mientras veo como el pobrerío se pelea por sobrevivir en tierra firme, todo gracias al proyecto que promueve con fuerza nuestro ex Intendente, devenido hoy en Ministro del transporte y de las obras públicas.

No, estoy lejos de aducirle nada al ex Intendente josefino, él promueve un emprendimiento de más de dos mil millones de dólares, porque es una decisión del gobierno que integra. Uno puede o no estar de acuerdo con el proyecto, pero no hay necesidad de pensar que hay gato encerrado. El verdadero problema es que la gente quiera vivir encerrada, ya sea en una isla o en un barrio privado de esos aparecen como por arte de magia por todos lados, hasta en ciudades pequeñas como San José de Mayo, incluso en la propia Libertad.

Uno de los “ganchos” a la hora de vender estos barrios es que ofrecen “más seguridad para las familias”; les dicen que vivirán distantes del crimen y hasta de los vehículos que andan veloces por las calles de las ciudades, atestadas de pobres, de vendedores de ilusiones y de lucesitas de colores. Todo adaptado para la vida de la gente de bien (¿se acuerda del tipo que era gente de bien y que le pegó una paliza con los amigos a un gurí que justo pasaba por delante de su casa de veraneo?), que en realidad terminan viviendo en auténticos guetos.

Y al final así, las ciudades se vuelven un espacio de diversificados guetos, hechos a medida del consumidor; están los guetos del mundo delincuencial, está el de la gente “común y corriente”, que vive como puede en los guetos mayores y está el gueto de los ricos, que puede ser muy lujoso y seguro, sí, pero que no deja de ser un gueto como cualquier otro.

Un nuevo gueto para los súper ricos uruguayos, más sofisticado y más caro que los barrios privados, es el que promueve el actual gobierno nacional para Montevideo; el discurso parece ser “ya que no podemos combatir el delito, encerrémonos en una isla a la que sólo puedan entrar quienes nosotros queramos”. Así suena el nuevo paradigma de la riqueza en Uruguay.

Claro, nos “doran la píldora” hablando de todos los puestos laborales que implicaría una obra de estas características, como ocurre siempre que existe un proyecto que genera dudas o cuestionamientos, pero al final son mayores las dudas que las certezas que generan estas obras faraónicas que surgen de la nada para llenar una agenda que hasta ahora no tiene nada para mostrar.

Ahora, si me permite, un último comentario sobre este asunto. Mis ojos saltaron de sus órbitas cuando leí al ministro de Ambiente Adrián Peña decir que nadie le había dicho nada del proyecto de la isla de la fantasía. ¿Sabe qué terminé de confirmar? Que no hay coalición, que no hay gobierno multicolor y que por supuesto, no hay un proyecto común de país entre los coaligados para ganarle al anterior gobierno. Es el gobierno del Partido Nacional, con el respaldo tácito de los partidos menores.

Nadie consultó al Ministro de Ambiente porque no es blanco, porque es un socio menor -encima medio díscolo por momentos-, que deberá acatar lo que se le diga cuando el proyecto le llegue. ¿Acatará? Bueno, yo creo que el proyecto ni siquiera le terminará llegando, así que no creo que podamos tener respuesta a esa interrogante.

Como esta edición elucubradora viene de picadillo, le quería hacer un comentario futbolero. En estos días hubo actividad futbolera de la selección en su preparación hacia el mundial de Qatar (ahora que recuerdo, quizás el baile de la divorciada Loli en el país asiático -con islas artificiales varias-, tenía que ver con este proyecto maravilloso). Tranquila/o, no voy a hablar de los partidos, sino de la difundida bicicleteada y caminata de los jugadores celestes para cumplir una promesa.

Escuché todo tipo de halagos a los jugadores por su acción. Todos se detenían en destacar el compromiso, la humildad, la entrega y blah, blah, blah de unos tipos, la mayoría de ellos millonarios de los que podrían vivir en la isla, por salir a andar en bicicleta y caminar. ¿Qué pasa con los miles y miles de anónimos seres que hacen a diario kilómetros y kilómetros en bici o a pie para ganarse el mango? ¿Esos no tienen compromiso? ¿No tienen entrega?

Está muy bien que lo hagan, bien por ellos, habla de una comunión y un objetivo, pero tenga claro que es un gran efecto publicitario, no lo ponga como sinónimo de esfuerzo y de entrega. No exageremos. Le insisto, fue un gesto publicitario, de gente que vive de hacer esas cosas y que muy bien gana por hacerlas. Nada más. Ah y ojalá que nos vaya bien en el mundial.

Aquí se termina la edición elucubradora de esta semana. Espero poder estar acá en siete días, si ustedes así nos lo permiten. Recuerde, usted que nos lee gratis en la web, los periodistas también necesitamos combustible. Busque la forma de respaldar al periodismo independiente y sin compromisos. Hasta la próxima.

 

Por Javier Perdomo.

Leer Otros Artículos
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 26/07/2022: "Nichos electorales y explosiones paquetas"

5 minutos de lectura
Si a uno le está costando arrancar la escritura, significa que la cabeza pide parar, pero la vida obliga a no detenerse…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 19/07/2022: "Drogas, tlc y conflicto lácteo"

5 minutos de lectura
Sin tener claro el rumbo que se terminará tomando, comienza a pergeñarse una nueva edición elucubradora de un intenso mes de julio,…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 12/07/2022: "Violenta pantalla plana"

5 minutos de lectura
En la columna elucubradora no nos fiamos de los divos de la tevé y tampoco hay tevé en la que mirarlos; acá…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!