NUEVO EN LA SEMANASuscripción para acceder a contenidos exclusivos! Leer mas
Opinión

Columna de David Rabinovich: No, no eres clase media

4 minutos de lectura

Afirmaba Viri Ríos, analista política y colaboradora regular en español de The New York Times: “Muchos creen ser de clase media. La mayoría se equivoca. El malentendido impide solucionar los problemas más apremiantes y perpetúa políticas que solo benefician a las élites”. Se refería a la realidad de México.

IZQUIERDAS Y DERECHAS | Cuando en cualquier país del mundo hay un gobierno de izquierdas las derechas son oposición. Oposición y punto. Nada les viene bien. Cuando hay “alternancia”, largos períodos de gobiernos derechosos dejan paso a gobiernos progresistas y a la vuelta de unos años, las derechas vuelven -por las buenas o las otras-, a recuperar la administración del país. El sistema no tolera cambios más allá de sus límites. La marea sube y baja; vuelve a subir y a bajar… Las olas van y vienen alentadas por el viento, que sopla con fuerza y dirección variable.

Entonces las derechas vuelven al gobierno y se abocan a desmantelar a toda prisa los sistemas de bienestar y reparto. Los servicios públicos y los derechos sociales se vuelven objetivos inmediatos para sus políticas, “pro mercado” a como dé lugar. Toca a las izquierdas oponerse a esas políticas, también transformadoras, pero ahora en sentido inverso. Las izquierdas devienen en oposición. Sin adjetivos: oposición. Cada uno es siempre tan “responsable, constructivo y serio” como sabe y puede. Porque todos actúan o gobiernan de acuerdo a motivaciones propias y en porcentajes variables, de conveniencias y convicciones influidas, claro, por la situación objetiva de cada quien.

CLASES MEDIAS | Muchos creen ser clase media aunque no sea así. Ríos sostiene que hay “un serio malentendido sobre el nivel de ingresos”. No es “clase media” quien “no tiene seguridad laboral o un sueldo que le permita satisfacer las necesidades de su familia”. La realidad es una sola, las formas de medirla y entenderla son variadas. Aunque es posible que “negar la realidad impida tener demandas políticas concretas y claras”.

Es necesario poder diagnosticar con claridad carencias o privilegios a fin de saber qué se puede o debe reclamar para fortalecer las clases medias y ampliarlas. Sucede que los ricos se dicen clase media y los pobres pueden creer serlo.

En la región, millones que viven en condición de pobreza moderada creen que son clase media. No lo son, en especial quienes tienen una condición económica precaria, volátil, que depende de mantener funcional su capacidad de trabajo y la oportunidad de utilizarla. A esos el primer vientito los tumba.

Tampoco basta dejar de ser pobre para ser clase media. Muchos que técnicamente no son pobres “tienen carencias básicas como acceso a la salud, a la seguridad social o la educación”. También sucede que los abuelos, clase media consolidada, sostienen hijos y nietos que, por ese apoyo, no caen en la pobreza.

HABLAR EN PLATA | La línea que define la pobreza es demasiado baja. Para tener una referencia: “un hogar unipersonal (en Montevideo), es considerado pobre si su ingreso mensual es menor a 15.838 pesos, mientras que un hogar de cuatro personas es pobre si su ingreso es inferior a 52.002 pesos” (Google).

En realidad, para ser clase media, “se necesita tener ingresos suficientes para satisfacer necesidades de educación, salud, servicios sanitarios, drenaje, teléfono, seguridad social, electricidad, combustible, bienes durables básicos y no trabajar más de 48 horas a la semana”.

Sobre las clases medias recae una responsabilidad importante: “entender que están en peligro de extinción y que seguirán así mientras continúen pensando que deben compartir su agenda política con los más ricos. Los ricos no representan a la clase media. El modelo económico actual no promueve la movilidad social sino el estancamiento. En este momento, los integrantes de la clase media tienen mayor probabilidad de volverse pobres que de ser ricos”.

La columnista del New York Times, considera un mito “que los ingresos no suben por falta de educación”. Aunque pueda considerarse la educación un prerrequisito, la realidad muestra que muchos “han incrementado de manera significativa su nivel educativo sin que ello aumente sus ingresos. La productividad también ha aumentado. Los salarios no” (en la misma o parecida proporción al menos).

Estadísticamente hablando ¿Uruguay tiene una extensa y ancha clase media? ¿Es esa la realidad? ¿Alguien cree que aumentar educación y crear empleos formales es suficiente para promover el desarrollo? ¿Qué relevancia tiene la recuperación salarial o empujar la reforma del código tributario para que el 10 por ciento más rico tenga una carga fiscal con tasas progresivas en especial para gravar a los ultra ricos?

“El Estado debe crecer para invertir en servicios públicos de calidad y evitar que la clase media tenga que recurrir al pago de servicios privados para tener acceso a servicios públicos, a pesar de pagar impuestos”. Esto que se daba, en alguna medida, como resultado de las políticas del Frente Amplio está bajo amenaza cierta e inminente con las del multicolor.

La analista concluye: “El Estado debe convertirse en una palanca de desarrollo que apuntale industrias productivas que generen buenos empleos y compitan a través de innovación y calidad. Debe siempre ser claro que generar riqueza para todos es más fácil que generar riqueza para unos cuantos, y posteriormente tener que luchar políticamente para redistribuirla”

Eso es lo que en Uruguay se intentó durante 15 años con mayor o menor éxito según el sector y hasta el caso que analicemos.

Por David Rabinovich.

Leer Otros Artículos
Opinión

Análisis de David Rabinovich: Sobre vigas y pajas

5 minutos de lectura
Luego de la exitosa campaña electoral desplegada por el “Luis” a lo largo de más de 10 años, la estirpe de los…
Opinión

Análisis de David Rabinovich: "La política hoy"

4 minutos de lectura
Una sociedad gobernada o controlada por la minoría formada por sus miembros más ricos es una “plutocracia”. La palabreja viene del griego,…
OpiniónSuscripción digital

Corren y vuelan, análisis de actualidad de David Rabinovich

6 minutos de lectura
Pesan los brazos y duelen las piernas, oprime el pecho una severa angustia, duele la memoria en la mente cansada. Es que…... Este contenido es solo para miembros de Suscripción digital Detrás de cada noticia está el trabajo de todo un equipo de periodistas que velan por traerte una cobertura rigurosa y amplia. Esto no sería posible sin el apoyo de nuestros lectores, que hacen que el PERIÓDICO LA SEMANA sea una realidad. La experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos por $ 250 por mes! Suscribirse
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 275/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!

 
error: El contenido está protegido