Deportes

Los «Riguetti» en Argentina; con su Ford Cortina, compitieron en el campeonato «Argentino Históricos»

3 Mins read

Emilio Riguetti como piloto junto a su hijo Federico partieron el viernes 16 a bordo del ya popular Ford Cortina modelo 1973 con destino a la Provincia de San Luis en la República Argentina para participar del Gran Premio Argentino Históricos. Tras algunas reparaciones necesarias en el trayecto, la dupla libertense ingresó en tiempo y forma al Parque Cerrado en la localidad de Potrero de los Funes que fue el punto de partida de una competencia en etapas diarias de entre 250 y 300 kilómetros de recorrido entre las curvas, subidas y bajadas del bellísimo territorio serrano con alturas máximas de 2200 metros sobre el nivel del mar y pasajes por zonas nevadas.

Para Emilio fue su primera carrera desde el mes de marzo ya que se sometió a una cirugía de cataratas bilateral que mejoró su visión. Su hijo Federico dijo a este medio que “ni siquiera tuvo entrenamiento, salimos algunas veces y habremos completado tres o cuatro horas”. Luego dijo que “al ver mejor, puede concentrarse mucho más en el velocímetro sin descuidar la ruta y el tránsito”.

CARRERA| El co-piloto del Cortina respira y transpira centésimas y milésimas de segundos que constantemente son traducidas a indicaciones a su padre en forma de velocidad y accidentes del terreno, sabe de la importancia de su función y de su mínimo margen de error.

Federico indicó que “las hojas de ruta son diferentes allá. Si bien el juego es el mismo la manera de tomar los tiempos fue distinta a la del año pasado” y reconoció que eso le llevó a que “cometiera algunos errores el primer día en el que comenzamos con malos tiempos”.

En el rodaje de la competencia el co-piloto fue adaptándose a las exigencias reglamentarias y “conseguimos mejores resultados”. En tal sentido, Riguetti explicó que “hicimos etapas de 11 o 12 centésimas de error, son tiempos muy buenos teniendo en cuenta que los que andan en punta tienen promedios de error de seis centésimas de segundo”.

Para indicarlo más gráficamente agregó que “estoy hablando que el ganador le erró por un metro menos que nosotros en 20 o 30 kilómetros y eso considerando que es una geografía completamente distinta, por ello pensamos que estamos logrando nuestros mejores resultados”.

EXIGENCIAS| Con una pasión heredada Riguetti afirmó que “en una de las etapas hicimos una de las pruebas a 34 km/h  subiendo las sierras” y explicó que “mantener la velocidad a velocidades bajas es más difícil, en especial en caminos de montaña porque debíamos trepar 1500 metros de altitud en 11 kilómetros, donde la recta más larga apenas sería de 50 metros”.

Respecto al comportamiento del Ford Cortina, Riguetti refirió que “el auto aguantó de todo. El último día a la mitad de la etapa el motor quedó en tres cilindros y en determinado momento se apagó y pensamos que deberíamos abandonar”. Al auto le faltaban solamente 100 kilómetros para cruzar el siguiente puesto de abastecimiento.

Riguetti explicó que felizmente el motor arrancó y lograron llegar, con sumos cuidados, al puesto donde podrían buscar una solución. Allí “sacamos la tapa de válvulas y resolvimos el problema e hicimos los últimos 200 kilómetros con una sonrisa de oreja a oreja”, dijo.

OPTIMISMO| El co-piloto de la Scudería Riguetti, dijo que aquel problema de compleja solución finalmente “nos cambió la forma de ver las cosas, veníamos un poco desconformes con nosotros mismos porque no estábamos logrando los puestos que queríamos, pero en esos últimos 300 kilómetros el auto de alguna manera nos recordó lo afortunados que somos por poder ir a correr, lograr buenos resultados y llegar al final”.

Finalmente, además de una “experiencia soñada” la tripulación libertense destaca “la confraternidad con las otras tripulaciones uruguayas, el trato con la gente que se arrima a charlar en las largadas con la intriga por ver un auto que allá no hay, la nobleza del auto, que tanto va al súper en Libertad como hace 3700 kilómetros en una semana y trepa hasta los 2200 metros sobre el nivel del mar y siempre nos damos cuenta que lo más memorable es lo humano, el apoyo de los amigos que nos auspician, los que nos escriben para tener noticias y especialmente de la familia, desde los que nos llaman permanente para darnos ánimo hasta los que nos consiguen repuestos a 1000 kilómetros de casa. Hay una familia y una banda de amigos que empujan ese auto de principio a fin”.

 

Por Jorge Gambetta.

Related posts
Deportes

San Rafael ganó por la Copa de Clubes B, mientras Juventud volvió al torneo local con victoria

2 Mins read
Se jugó entre el sábado 15 y el domingo 16 de junio la primera instancia de la segunda fase de la Copa…
Deportes

Actividad del fin de semana futbolero

2 Mins read
Parcialmente comenzará este sábado 15 y domingo 16 de junio la disputa de la segunda fase de la Copa Nacional de Clubes…
Deportes

En el Infantil de la Liga San José, comenzó la rueda de revanchas

2 Mins read
Se disputó el pasado sábado 8 de junio la octava fecha del Torneo Inicial de la Liga San José de Fútbol Infantil….
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!