Cultura

Violoncelista José Pedro Romero brindará conciertos en Libertad y San José de Mayo

6 minutos de lectura

Se dice que el violoncello es, además de uno de los instrumentos más difíciles junto al oboe y el fagot, el que tiene el sonido más parecido a la voz humana. Su papel en el grupo de cuerdas de una orquesta resulta fundamental, aporta básicamente sonidos graves, aunque su versatilidad permite también alcanzar registros melódicos.

José Pedro Romero Otonello creció y vivió gran parte de su juventud en Libertad, estudió música desde los 8 años e incursionó en la informática que le permitió costear sus clases hasta que un día decidió que quería dedicarse por entero a la música y en particular, al aprendizaje del violoncello y alquiló un viejo instrumento hasta que pudo comprarse uno.

BECARIO| Desde su domicilio en San Cristóbal de las Casas, en el Estado de Chiapas, José Pedro dialogó vía WathsApp con La Semana y recordó que para llegar allí, donde cursa una maestría merced a una beca, debió renunciar a sus “trabajos en Uruguay e irme al exterior porque me gané una beca para hacer unos estudios de posgrado. Yo había terminado el grado en 2015 y había estado trabajando en el Sodre y también algunas veces en otras orquestas del Estado, surgió la posibilidad de presentarme a esta beca en 2016 me presenté y en 2017 me contestaron que en agosto me podía venir”.

El músico dijo que llegó a México “a fines de 2017 porque tenía contrato con la orquesta, comencé a partir del segundo semestre en febrero de 2018, estuve todo el año acá en México, sigo trabajando para tener la maestría en la interpretación del instrumento” y agregó que recibe “una beca de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo, es una de las becas de excelencia para extranjeros, México tiene un sistema de becas que funciona como en el primer mundo, creo que a nosotros nos queda por aprender mucho de ellos, en Uruguay quien quiera estudiar tiene que trabajar, eso acá está muy bueno, a nivel de EEUU, Suecia o Francia”.

Romero explicó que “la beca me permite estudiar solamente, yo no puedo trabajar en México, yo tengo una dedicación total al estudio como maestrante e investigador, esa beca total me cubre un sueldo que para compararlo a Uruguay serían entre 30 o 40 mil pesos”.

GIRA| La alta dedicación que demanda el posgrado que realiza, así como las condiciones de su beca, sólo le permiten a Romero tomarse 15 días para salir de México, por eso ha confirmado una breve Gira Latinoamericana en la que visitará Uruguay y Ecuador. El músico dijo que “surgió una fecha en Ecuador, para tocar con la Orquesta Sinfónica de la ciudad de Loja, en el sur de Ecuador, eso será el 15 de marzo, pero antes también voy a ir a Uruguay para hacer el jueves en la Iglesia Alemana en Montevideo (a confirmar), el domingo 10 en la Parroquia Nuestra Señora de los Dolores y San Isidro de Libertad, viajo a Ecuador, vuelvo a Uruguay y el lunes 18 me presento en la Catedral de San José y el martes 19 en las Catacumbas de la Iglesia San Francisco de Asís, todos los conciertos serán a las 19 horas menos este último que será a las 18 por el tema de que las Catacumbas son subterráneas y es un lugar muy frío”.

José Romero culminará su maestría en el mes de junio próximo, pero ya está pensando y procurando “un doctorado para hacer en Estados Unidos, (porque), el año pasado en junio estuve en un festival en EEUU que fui finalista en una competición como solista, se llama Jaqueline Aubert Concerto Competition en Sewanee Summer Music Festival, en el Estado de Tennessee, es en una ciudad cercana a Nashville. En esa oportunidad me encontré con un profesor que había conocido en Brasil, conversando con él me sugirió ir a estudiar con él en el Estado de Luisiana, desde ese entonces estoy preparando todo en un proceso bastante exhaustivo, hay que enviar audiciones, se requiere un nivel muy elevado para entrar, yo estaría terminando la maestría en México en junio de este año y en los primeros días de agosto tendría que estar en Estados Unidos para hacer el doctorado”.

REPERTORIOS| El músico dijo que “el repertorio que haré en Uruguay es para Cello solo, voy a usar una Suite de Bach, que es de lo más importante de su repertorio, aunque está nombrada como la número 6 es cronológicamente la número 5 porque está escrita para otro instrumento, que se llamaba violoncello da spalla, que era un violoncello que iba colocado como la viola o el violín, un poco más grande, y llevaba una cinta para poder sostenerlo por el peso que tenia, ese instrumento tenía cinco cuerdas, pero fue un instrumento que se usó durante poco tiempo (siglo XVII a XVIII) y que ya no existe más”.

Romero agregó que “voy a tocar esa suite número 5 que tiene esa peculiaridad de ser la última que escribió, es una obra muy interesante porque es como que hubieran tres o cuatro personas dialogando a la vez, con un instrumento monocórdico que se puede hacer sólo una melodía a la vez, entonces es como un constante diálogo entre varias personas, son varias melodías que van teniendo una conexión en el tiempo de la pieza pero que no paran, también voy a tocar una sonata de Kodály, es la sonata más importante para cello del siglo XX y nunca se tocó en Uruguay, va a ser un estreno absoluto y aún no sé si será en Libertad o en la Iglesia Alemana, en caso que no se dé en Montevideo, sería un estreno absoluto para Uruguay, ningún solista del mundo ha llegado a tocar esta pieza allí y precisamente el hecho de que se estrene por un uruguayo tiene bastante significado” y agregamos nosotros que si se estrena en Libertad y ese uruguayo es un libertense, la significación será mayor aún.

Respecto a la Sonata Op. 8 de Kodály, Romero dijo que “la particularidad que tiene, como la suite de Bach, es que tiene algo que se llama scordatura, una palabra que viene del sordare italiano que significa desafinar, eso significa que el instrumento se usa con algunas cuerdas desafinadas un semitono para atrás, para generar una técnica que se llama extendida, que cambia la ubicación de las notas generando un cambio en la sonoridad y resonancia, eso exige un cambio de la estructura de la mano, porque el cello es un instrumento que no tiene temperamento, o sea, no tiene traste, por eso toda la estructura de la mano debe modificarse y eso conlleva una dificultad aún mayor, porque es preciso reaprender a tocar un instrumento que uno viene tocando hace diez o quince años de una sola manera, implica modificar toda la cuestión corporal para que el sonido emitido sea el correcto”.

DESAFÍO| Un dato a destacar es que la Sonata de Kodály para cello no permite al intérprete leer la partitura, Romero dijo que es imposible, ”hay que tocarla de memoria porque son 19 carillas y no hay momentos en que se pueda cambiar la página, estas son obras de arte que han trascendido la música, porque la pieza de Kodály es folclórica, al igual que la suite de Bach, son músicas nacionalistas con una retórica muy fuerte”.

El músico dijo que “el cello es un instrumento desafiante, es de vanguardia, pero para lograr lo que uno quiere hacer hay que dedicarse de una forma honesta al trabajo, no existe tocar el cello y hacer un trabajo notable si no cambiás la vida totalmente y tenés una relación de simbiosis prácticamente con él”.

Recordando sus orígenes musicales, Romero dijo que “siempre estuve a la búsqueda de lo que me gustaba hacer, Alberto Andrade y Ana María Méndez lo vieron como maestros, en momentos muy particulares de mi vida me hicieron profundizar de alguna manera el cambio interno de que yo quería ser un artista, aunque ello determinara tener una vida muy compleja desde el punto de vista económico, siempre fui de andar buscando caminos, no quedarme, porque para mí habría sido muy fácil haberme quedado en el Sodre, hacer callo y sacar panza y ser un empleado público más, pero tomé la decisión de renunciar a los trabajos, a mi grado como profesor en la Universidad, a todo, cambiar de cultura, estar lejos de la familia, de los amigos, fue complejo, más haciendo arte”.

Finalmente José Romero agradeció el apoyo del Gobierno Departamental de San José que auspicia su Gira Latinoamericana.

La invitación está hecha entonces para el próximo domingo 10, a las 19 horas en la Parroquia Nuestra Sra. de los Dolores y San Isidro de Libertad y el lunes 18 en la Basílica Catedral de San José de Mayo a la misma hora, la entrada es totalmente gratuita y será oportuno para presenciar uno de esos conciertos únicos brindado por un músico apasionado por su arte.

 

Por Jorge Gambetta.

Leer Otros Artículos
Cultura

Quedó inaugurada la exposición de trabajos del plástico "Charli" García

1 minutos de lectura
Tras la apertura oficial realizada el pasado viernes 12 de agosto y hasta el 30 de setiembre se podrá visitar en el…
Cultura

Gonzalo Borgunder grabó su primera "cancioncita" y la presenta públicamente 

4 minutos de lectura
Se subió por primera vez a un escenario en la puerta de su adolescencia. Su vocación por la guitarra debió compatibilizarla con…
Cultura

Comenzó ciclo de cine francés en Casa de la Cultura

1 minutos de lectura
Casa de la Cultura de Libertad, comenzó el pasado viernes 5 de agosto un nuevo ciclo de cine con entrada libre en…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!