Cultura

Hugo Fattoruso y una deuda más que saldada con el público de Libertad

2 minutos de lectura

Poco más de un centenar de privilegiados pudieron el pasado viernes a la noche presenciar uno de los espectáculos más interesantes que han pasado por la sala María Búa de Casa de la Cultura en el período post pandémico. El gran Hugo Fattoruso, el uruguayo que ha recorrido los escenarios del mundo, recaló por primera vez en su carrera en Libertad, acompañado de Albana Barrocas, una sutil y a su vez potente percusionista, que se transforma en la compinche ideal para el multi instrumentista, fundador de un sinnúmero de proyectos musicales en todo el mundo.

Tener a dos pasos de uno al músico que hizo vibrar a las y los adolescentes del plata en los años 60 del siglo pasado con la versión uruguaya de la bleatlemanía, genera una sensación especial. Tener allí al mismo músico que fue creciendo y evolucionando con el paso del tiempo -siempre junto a su fallecido hermano Osvaldo-, e incursionó en el samba, el candombe y el jazz, el mismo que fue parte de Opa, una de las formaciones musicales más aplaudidas por el mundo del jazz a finales de los 70 y comienzos de los 80 (los Fattoruso y Rubén Rada), en la cosmopolita Nueva York.

El mismo que volvió del exilio auto impuesto y que participó de cuanto proyecto musical han realizado desde entonces tipos como Jaime Ross, Rubén Rada y una larga lista de nombres que es difícil de abarcar en una nota como esta, reconocía asombrado ante los espectadores presentes en Casa de la Cultura, que nunca había estado en Libertad. Pero pagó con creces su falta de tantos años.

Al frente de sus teclados fue desgranando un mundo musical que tuvo versiones de temas propios y de otros artistas, la mayoría de ellos uruguayos, aunque también se despachó con una melodía jazzera de otro oriental, pero de ojos rasgados.

Desde la tercera canción en adelante, sale en escena Albana Barrocas, que parece tener la percusión incorporada en el cuerpo. Cajón peruano, birimbau, batería, por supuesto tambor, pandereta y todo instrumento que se pueda golpear, suenan con una candencia especial, acompañando el virtuoso ritmo que sale de las teclas pulsadas por Fattoruso. A todo eso, le suma unos acompañamientos corales fabulosos.

¿HABRÁ BIS? | Algún problema con la potencia de la voz de Fattoruso, fue el único elemento que se podría cuestionar de la presentación de este espectáculo, que demuestra que cuando a la gente se le ofrecen buenas propuestas, responde.

Hugo Fattoruso cumplió una deuda que no recordaba que tenía con el público de Libertad y vaya si cumplió. Además, hizo que conociéramos a una percusionista sencillamente fantástica -por lo menos para quien esto escribe-, como lo es su actual compañera de ruta. Habrá que hacer lo posible para que se repita pronto la visita, porque la buena música, siempre hay que volver a escucharla.

Imágenes: Sebastián Parentelli.

Por Javier Perdomo.

Leer Otros Artículos
Cultura

Paola Reyes y un recuerdo especial para su maestro, Anhelo Hernández

6 minutos de lectura
El pasado martes 22 en el Museo Nacional de Artes Visuales se realizó la presentación del libro «Los laberintos mudos. Poemas de…
Ciudad del PlataCultura

Lorca por dos, a sala llena en América Unida

1 minutos de lectura
Con dos funciones, los elencos coordinados y dirigidos por Daniel Barceló cerraron en La Cueva de América su temporada 2022. Un año…
Cultura

Segundas partes sí son buenas: Libeer Fest congregó buena cantidad de público

1 minutos de lectura
Con una muy buena participación de público, en el parque Clauzolles se realizó el sábado 26 la segunda edición de la primera…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!