Cultura

El «museo» de la casa y la polémica que no fue: plástico Carlos Reyes, explicó cómo se cerró el espacio

5 minutos de lectura

Una publicación de la señora Adriana Binaghi en su cuenta de Facebook -haciendo una alusión a una nota de La Semana en la cual se hablaba de las reformas que están realizándose en Casa de la Cultura-, en la que se preguntaba sobre el destino del «museo» que existía en el antiguo Club de Teatro María Búa Arnábal de Viera, generó una andanada de suposiciones, especulaciones e inexactitudes sobre un espacio que lleva cerrado más de 20 años, lleva a la necesidad de historiar el proceso de desmantelamiento de ese espacio que se encontraba abandonado cuando un grupo de vecinos tomó la posta del club y lo transformó en Casa de la Cultura.

La señora Binaghi decía en su publicación que ya que se enteró de la refacción de la Casa -ella habla de “club de teatro”-, dice que le gustaría saber «qué pasó con la parte del museo. Muchas veces me pregunto, a dónde fueron a parar los sables, monedas valiosas, loza Inglesa» que había sido donada por gente de la zona que «seguramente se preguntarán lo mismo». Menciona a su padre como parte de las personas que fueron quienes nutrieron a aquel museo.

Su publicación llevó a un mundo de especulaciones de gente que jamás se acerca a la institución cultural libertense, pero que desde una red social da cátedra de cómo se debe trabajar, por lo cual los integrantes de la actual Comisión Directiva optaron por llamar a Binaghi e invitarla a una reunión de la Comisión para conocer la versión oficial de la institución, sin entrar en polémicas públicas por las redes, que la Directiva entiende que no aportan nada.

Según lo que pudo saber La Semana, del encuentro con Binaghi -que no tiene diálogo con La Semana desde que denunciamos su interesada donación de un terreno para construir el Jardín 113-, la Directiva de Casa de la Cultura sacó pocas conclusiones, más allá de que la dirigente política, cercana al ex intendente Juan Chiruchi, podría estar buscando culpables del desmantelamiento del viejo museo, pues no fue con nada claro al encuentro con ellos.

Los actuales directivos de la Casa le dijeron que todo el material se encuentra en el sótano de la institución, disponible para quien quiera trabajar con él y dejaron las puertas abiertas para que Binaghi presente ideas sobre qué hacer con esos materiales, aunque también le dejaron claro que como Directiva no podían colaborar con ella, porque las prioridades de los actuales directivos están en hacer cultura desde la sensibilidad artística viva y no con objetos inanimados.

La Directiva de la Casa consideró positiva la reunión, porque además de evacuar dudas, hicieron dos nuevas socias para la institución.

 

LA VERSIÓN DE CARLOS REYES | Pero hay otras voces para consultar respecto a la historia del museo desmontado. Uno de ellos es el artista plástico Carlos Reyes, quien integró el viejo club de teatro y además fue el primer Presidente de la Casa de la Cultura en su fundación.

Carlos Reyes recuerda que él vivió el proceso de construcción de ese museo, para lo que trabajó mucha gente y recuerda entre otros a Humberto Torre Cedrés, Roberto “Tito” Barboza y «Coco» Binaghi (padre de Adriana), y recuerda que en estos tiempos había “un entusiasmo muy grande”.

El museo “tenía muchas cosas, no estaba encarado como un museo ordenado, había cosas de diferente valor, de diferente interés”, pero funcionó durante muchos años, hasta que “el club de teatro se fue desintegrando y quedaron dos o tres personas a su cargo”.

El artista plástico recuerda el proceso de fundación de Casa de la Cultura, alguna gente -entre ellos José González y Héctor González, Margarita Galaín, su esposa Pilar Correa, Jorge Gambetta-, que habían sido socios del Club de Teatro, queríamos recuperar ese espacio cultural, que tenía un teatrito, que tenía un hall, el museo y una biblioteca”.

Se llamaba “Grupo de Comunicación” y fue ideado para hacer actividades en sus instalaciones pero no como integrantes del club, porque no querían que ese espacio se muriera. Luego de un tiempo las personas que aún estaban en el club, le piden al Grupo Comunicación que se haga cargo de él y así es que nace la Casa de la Cultura de Libertad.

Se hizo toda una reforma del escenario de la sala, se acondicionó el hall para realizar exposiciones y así se logró una seguidilla de exposiciones mensuales que eran muy visitadas. “Hacíamos todo con mucho esfuerzo, realizamos campañas de socios, rifas e incluso “sacábamos préstamos sociales del Banco República para hacer obras en la casa y después los íbamos pagando, porque no teníamos fondos”, dice Carlos Reyes, que recuerda además que una de las rifas que realizaron fue con un cuadro donado por el artista plástico maragato Hugo Nantes.

Pero el museo era un problema grande para los nuevos directivos, ya que cuando tomaron posesión de la institución ya no se abría hace tiempo, por lo que se decidió inventariar “todas las cosas que había y las fuimos guardando en cajas, para reordenarlo después”, cuenta Carlos Reyes.

En los últimos tiempos del club de teatro, se había inundado el sótano de la casona agua “y hacía mucho tiempo que estaba así, inundado, lo que había provocado que un montón de material en papel que había allí abajo se perdiera, quedó todo inutilizable, por eso después se limpió el lugar y todas esas cosas que había en el museo, quedaron allí guardadas para ver en tanto cómo organizábamos eso de otra manera».

 

AL LICEO | La decisión de la entonces nueva Directiva generó algunos cuestionamientos pero una vez que dialogaban con las personas que cuestionaban la medida, lo entendían. “La idea era no hacer desaparecer el museo, lo íbamos a reorganizar y darle otro carácter, con la idea de hacer un espacio de exposición de la historia de la zona; queríamos hacer una cosa más organizada y que tuviera otro sentido”.

Una de las personas con las que se habló recuerda Carlos Reyes fue con “Coco” Binaghi, quien era taxidermista y había preparado todos los animales embalsamados que había en el muestrario que todos llamábamos museo. “Yo mismo fui a hablar con él, le expliqué la situación y lo consulté sobre qué podíamos hacer con esos animales, que no tendrían razón de ser en la sala de exposición de objetos de la zona que nosotros queríamos realizar. Binaghi mismo fue el que me dijo de dárselo al liceo, qué se hizo con eso en el liceo, no lo sé, está en un centro de estudio, supongo que lo pudieron aprovechar”.

Reyes dijo que “eso fue idea de él, que además había sido gestor del museo, era de los que salía a buscar cosas en Kiyú para incorporarlas. Pero nosotros, lo único que sacamos de la Casa fueron esos animales, porque no teníamos cómo conservarlo”. Además se transformó el espacio donde funcionaba el museo en una sala para que utilizaran los talles de danzas que funcionaban en la institución.

“Cuando comenzamos nosotros decidimos que teníamos que rediseñarlo, íbamos a tratar que fuera una exposición de objetos que hicieran a la historia de la zona y creo que era mucho más rico el aporte, porque había cosas que nada tenían que ver con Libertad y sus alrededores”, comentó Carlos Reyes, quien después de integrar la Directiva de Casa de la Cultura por más de un período, se terminó retirando por disensos con posteriores directivas.

Con el paso del tiempo, las prioridades fueron cambiando y la reestructuración del museo terminó quedando a un lado, aunque las piezas se conservan allí para que quien quiera trabajar en un proyecto de reacondicionamiento, como el que en su momento presentó la esposa de Carlos Reyes, Pilar Correa, que según la Directiva de la Casa no se llevó adelante por falta de gente interesada en colaborar y según Correa, por desinterés de la Directiva.

Por Javier Perdomo.

Leer Otros Artículos
Cultura

Paola Reyes y un recuerdo especial para su maestro, Anhelo Hernández

6 minutos de lectura
El pasado martes 22 en el Museo Nacional de Artes Visuales se realizó la presentación del libro «Los laberintos mudos. Poemas de…
Ciudad del PlataCultura

Lorca por dos, a sala llena en América Unida

1 minutos de lectura
Con dos funciones, los elencos coordinados y dirigidos por Daniel Barceló cerraron en La Cueva de América su temporada 2022. Un año…
Cultura

Segundas partes sí son buenas: Libeer Fest congregó buena cantidad de público

1 minutos de lectura
Con una muy buena participación de público, en el parque Clauzolles se realizó el sábado 26 la segunda edición de la primera…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!