Volvieron las misas presenciales a la parroquia libertense

Con hasta 40 personas presentes, todas con barbijo, anotándose previamente o al momento de concurrir y usando alcohol en gel, volvieron el viernes 19 de junio las misas presenciales en todo el país y también en la parroquia de Nuestra Señora de los Dolores y San Isidro de Libertad.

El padre Giussepe Calderone, uno de los dos párrocos en Libertad, comentó que el regreso a la presencialidad se produjo el día de la Fiesta del Sagrado Corazón con misa desde las 17 horas, al igual que ocurrió el sábado, en tanto el domingo se realizó a las 10 y 30 de la mañana. Estos días y horarios se mantendrán en esta primera etapa de regreso, al igual que el número de personas que puede asistir, que se irá incrementando paulatinamente.

El padre “Pepe” valoró el regreso -que generó ruido a nivel nacional, ya que el mundo de la cultura, que pide que abran los teatros, se molestó al saber que se habilitaban las misas antes que espectáculos artísticos-, pero tampoco reniega de la experiencia vivida ante la pandemia del Covid-19, tiempo durante el cual se transmitió la misa mediante plataformas digitales.

“Siempre decimos que la gente estaba presente de alguna forma; no celebrábamos solos aunque estuviéramos solos presencialmente”, dijo el sacerdote, que contó que para él también fue una forma nueva de “vivir la celebración. Una cosa es vivirla en vivo y sin una cámara que te está filmando y otra cosa es estar atento -obviamente-, a la celebración de la misa, pero también estar atento a la cuestión técnica; que todo salga bien, que se escuche bien, que no se corte el audio o la conexión. Al comienzo fue todo nuevo”.

El sacerdote también se refirió a la suspensión de actividades por Semana Santa y San Isidro. “Fue algo histórico, porque acá no hubo nunca guerra como sí ocurría en Europa, lo que podía llevar a que se suspendieran las fiestas patronales. Eso acá nunca pasó y ahora no estuvo permitido festejar, celebrar reuniones, no sólo de San Isidro, sino de todas las actividades, como por ejemplo la catequesis”, dijo el padre Calderone.

El sacerdote recordó que el Día de San Isidro, se hizo la misa virtual con el obispo Arturo Fajardo, “tratando de subrayar que eso es lo más importante, la celebración litúrgica, religiosa, después la fiesta popular, el desfile, es parte de la tradición de la ciudad y es bueno hacerlo, por eso se realizará en setiembre”, mes en que parece que florecerá todo el país, ya que hay muchas actividades que se están difiriendo para esa época.

 

RIFA | Calderone comentó que en esta semana se pondrá a la venta la rifa de San Isidro, que como todos los años entregará 40 y más premios. “Eso nos va a dar la excusa para volver a recorrer la ciudad y la parroquia, Kiyú, Puntas de Valdez, Colonia Italia. Andaremos en camioneta con música, vendiendo los números, pero también queremos visitar a la gente y volverla a invitar a la celebración. Así como en Semana Santa hicimos las visitas a las casas, esta vez haremos algo parecido”, contó.

Consultado sobre el nombramiento del obispo Fajardo como futuro obispo de Salto, dijo Calderone que para ellos “fue toda una sorpresa, aunque algo se podía intuir por lo que pasó en Salto, ya que el obispo anterior, monseñor Gil, falleció muy poco tiempo después de ser nombrado y ahora eligieron a monseñor Arturo, que irá a hacer cargo de una Diócesis muy grande y significa para él una gran responsabilidad”.

“Yo vine a Uruguay como seminarista y había hecho la experiencia en Ciudad del Plata y el obispo ya era Fajardo. Cuando volví como sacerdote, también estaba él así que mi vida en la diócesis siempre fue acompañada por él y siempre me sentí a gusto con su manera de recibir a la gente”.

 

EXPERIENCIA | En cuanto a quién sucederá a Fajardo en San José, dijo que “todavía no sabemos. Es el Papa el que designa, consultando a los obispos del lugar y al Nuncio Apostólico, que es el embajador del Papa en cada país. Se hace una propuesta de tres personas, que pueden ser sacerdotes u obispos que cambian de Diócesis, como en este caso de Fajardo. Monseñor Fajardo asume en Salto el 15 de agosto y no sabemos aún cuánto llevará el proceso para elegir el nuevo Obispo de la Diócesis de San José y Flores”.

Calderone llegó a Libertad hace ya tres años, con el padre Francisco. Respecto a su adaptación al medio dijo que se siente “muy a gusto, trato de conocer a la gente, integrarme y conocer las necesidades”.

“Ahora en esta época de pandemia, en que se necesitó mucha ayuda, vi que se armaron en Libertad varias ollas populares. Hay que destacar la solidaridad que hubo. Nosotros estuvimos apoyando el merendero que está en el barrio María Julia y alguna situación puntual que vimos que eran bastante delicadas. Preferimos hacer acciones puntuales viendo que ya había bastante movimiento”, comentó y añadió para finalizar que “la función de la Iglesia es ser subsidiaria, no reemplazar lo que le tocaría hacer al Estado, es una ayuda que se tiene que dar cuando el Estado no puede”.

Por Javier Perdomo.