Verano perfecto

A sus 23 años Hans Hannibal vive un gran presente en el vóley playa con victorias a nivel nacional y grandes desafíos a nivel internacional defendiendo a la selección uruguaya.

En lo que va de la temporada estival el joven deportista josefino junto a su compañero de dupla de selección Gastón Baldi, han logrado la victoria en todos los torneos que participaron a nivel local lo que incluye: una fecha del Circuito Maragato, dos fechas de Circuito Nacional y dos fechas del Rey y la Reina de la Cancha, una nueva modalidad de torneo que se está jugando en el mundo y que este verano también se realizó aquí en Uruguay.

Pero además de esto participaron de una fecha del Sudamericano y otra de la Continental Cup realizada aquí en Uruguay y donde lograron la clasificación para la etapa final que se realizará en el mes de julio estando en juego nada más ni nada menos que un lugar en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Ahora el próximo fin de semana habrá un torneo en Punta del Este que será el último de la temporada a nivel nacional y luego viajarán primero a Perú y desde allí a Venezuela para participar de dos fechas del sudamericano con la posibilidad de una tercera en Colombia.

Ya en abril tendrán la final del Sudamericano en Chile. A esa final concurre una sola dupla por país y el entrenador ya definió que por Uruguay concurrirá la dupla Hannibal-Baldi.

Todo esto le servirá como preparación para su objetivo máximo que será la final de la Continental Cup en el mes de junio donde estará en juego un lugar en los Juegos Olímpicos de Tokio. Allí tendrá como rivales a Venezuela, Argentina y Chile y se juega un formato similar a lo que es la Copa Davis de Tenis, es decir que por ejemplo las dos duplas de Uruguay se cruzan con las dos de Argentina en cuatro partidos y en caso de empate se juega lo que se llama Golden Set a 15 puntos y donde cada país puede elegir que jugadores lo disputarán dentro de los cuatro que conforman las dos duplas. El país que gane logrará la representación de una dupla en Tokio.   

LAS CHANCES / Sobre las posibilidades de lograr esa clasificación Hannibal respondió que “es difícil pero no imposible” y contó que la dupla que está despegada a nivel sudamericano (además de las brasileñas que ya están clasificadas) es la número 1 de Chile pero por ahora está logrando la clasificación por ranking mundial y si eso se confirma entonces “no participará de esta clasificatoria y Chile concurrirá con otras duplas que en los papeles serían más accesibles”. En ese caso los rivales directos pasarían a ser Venezuela y Argentina. En el primero de ellos “es un rival del nivel nuestro que en las últimas veces le hemos ganado”, mientras que con respecto a Argentina “le hemos hecho buenos partidos, en nuestro caso no le hemos ganado aún pero si lo ha conseguido otra dupla de Uruguay”.

Para Hannibal “por suerte hay bastante tiempo aún para prepararnos”. Dicha preparación incluye doble y a veces tiple horario. “Entrenamos de lunes a viernes y ahora le vamos a sumar algún sábado. Desde hace un mes estamos doble horario y ahora le agregamos algunos días de triple horario incorporando sesiones de yoga y pilates que también sirven”.

En esta época del año su entrenamiento es la Playa de Pocitos pero luego por cuestiones climáticas entrenan en un gimnasio cerrado con arena que consiguió la federación.

“Sabemos que llegamos con desventaja respecto a otros países algunos de los cuales participan en giras europeas por eso tratamos de darle fuerte al entrenamiento”.

SACRIFICIO / Hasta los 14 años Hans Hannibal jugó al fútbol en las formativas de Campana. Un día se le presentó la posibilidad de presentarse en un torneo de vóley en Flores que servía para formar una selección Sub 15 que concurrirá a un Sudamericano en Ecuador. El josefino quedó preseleccionado y recuerda  que “el entrenador dio una charla y me motivó mucho el tema de viajar, poder enfrentar a otras países”. Finalmente fue convocado para viajar al Sudamericano y todo lo vivido en esa experiencia lo llevó a definirse definitivamente por este deporte.

Por supuesto como todo deportista en Uruguay, siempre está el sacrificio antes que todo. Solo uno de los integrantes de las dos duplas uruguayas tiene una beca, los restantes tres aún la buscan por lo que es indispensable el apoyo de la familia y también de algunos sponsor que ellos mismos se consiguen. En el caso de Hannibal además da clases de vóley en su casa o a veces el propio gimnasio donde entrena y así consigue algo de dinero.

A fines del año pasado pudo culminar sus estudios y se recibió de ingeniero tecnológico prevencionista pero inmediatamente se dedicó de lleno al deporte pensando en la Continental Cup y en esa posibilidad de los Juegos Olímpicos “el objetivo es pelearla porque hay chances de clasificar si llega en buenas condiciones pero de lo contrario seguir haciendo experiencia pensando en París 2024 donde van hacer mayores aún las posibilidades”.

Escribe: Marcos Soto