Una cacería no letal

La caza deportiva ha sido cuestionada a nivel mundial por la agresión que implica a determinadas especies, por ello en 1986 surgió en Inglaterra la WFTF (World Field Target Federation) y la celebración del primer campeonato mundial. Se trata de una disciplina a campo abierto donde se utilizan siluetas metálicas de animales como blanco, colocadas a diferentes distancias, que tienen un punto de impacto que al acertarle, activa un dispositivo que hace que la “pieza” caiga.

El deporte llegó hace unos cinco años a Uruguay. La Semana habló con Faustino Avondet, quien junto a su padre José Luis integró la delegación uruguaya de nueve tiradores logrando el primer puesto en la categoría Junior de la modalidad Pistón. Faustino de 21 años, vive en la zona de Puntas de Valdez y sobre cómo se vinculó a este deporte dijo que fue “hace cuatro o cinco años a través de alguien que no conocía, al que le pregunté por rifles de aire que yo utilizaba sólo como hobby o para caza y tiro al blanco, él me invitó para una primera tirada, que nunca se había hecho, allí fui y me gustó mucho y ese fue el comienzo, luego con esa gente nos seguimos juntando, el grupo fue creciendo y ahora tenemos una liga nacional con unos 35 tiradores de todo el país”.

Field Target Uruguay organiza periódicamente las “tiradas” que van puntuando para un ranking nacional, también ha participado en encuentros regionales en Chile y Argentina y prepara para el mes de noviembre un Open Internacional que se desarrollaría en Trinidad.

INICIOS | Faustino Avondet dijo que “mi padre siempre gustó de la caza y utilizaba armas de fuego, siendo aún muy chico me compró una chumbera que usé muy poco, si bien tiré algunas veces no era algo demasiado importante, pero a los 13 o 14 años se me despertó el amor por la caza y la práctica de tiro, fue poco después que conocí a Andrés Bula, que también estuvo en el Mundial”. Fue ese referente del deporte en Uruguay que lo vinculó a la competencia oficial.

Avondet agregó que “lo que es el Field Target siempre lo hicimos en algún polígono y después más en campo, como en realidad es la disciplina, pero con mi padre siempre hicimos tiro al blanco en nuestro campo o compartimos algunas cacerías”.

Para Faustino esta fue su tercera participación mundialista. El joven explicó que “en 2016 participé por primera vez en el Mundial de Portugal obteniendo el puesto 40 a mitad de tabla, en 2017 fui a Gales y logré el puesto 20 y este de Inglaterra fue mi tercer Mundial donde quedé en el puesto 13 de la general y primero en mi categoría la Junior”.

Avondet obtuvo el título con 106 puntos, en segundo y tercer lugar se ubicaron dos jóvenes de Estonia, Eva Tonurist con 90 puntos y Rein Reinu con 64 unidades. En la tabla general de la modalidad Pistón, el también uruguayo Nicolás Godan se ubicó en la 10ª posición, en tanto Faustino quedó en la posición 13ª.

MODALIDADES | Faustino explicó que existen “dos modalidades principales que se dividen según el tipo de arma, una es de resorte o pistón que es en la que yo compito, donde la potencia del aire viene de un pistón que se comprime con un resorte, como cualquier rifle de quiebre que usamos de chicos. Luego en la otra categoría, en la que hay más tiradores es la TCP que es un rifle que consta de un tubo con aire precomprimido, que permite unos 100 tiros y se vuelve a cargar”.

Faustino y su padre José Luis Avondet comparten este deporte. A propósito el hijo comentó que “mi padre siempre me acercó a las armas y la caza y luego yo lo acerqué a esta disciplina, en un principio fui yo a la primera tirada y él no pudo ir, a la segunda me acompañó porque vio mi entusiasmo y ahora lo hacemos juntos” y agregó que en este Mundial de Inglaterra en la modalidad Pistón “hubo unos 90 tiradores, mi padre compite en TCP, en esa participaron 350 tiradores y él quedó en la posición 293”.

Entre las dos modalidades, Pistón o TCP, además de las características del rifle cambian también las dificultades en el disparo. Faustino dijo que “en la categoría TCP con el tubo de aire, hacen por lo general más puntos que en la de resorte, porque ésta tiene una dificultad extra que es el movimiento que se genera al disparar, cuando se dispara el resorte hay un golpe final que produce un movimiento, esa es una dificultad extra que la otra modalidad no tiene”.

REFERENTES| En Uruguay la liga que se ha creado no tiene “un instructor en cuanto a técnicas de tiro, sí Andrés Bula que es el más aplicado y siempre está leyendo manuales, es por lo general a quien le preguntamos y quien nos hace alguna corrección de la posición, si tenemos que pedir un consejo se lo pedimos a Andrés, después tenemos un Marshall que es como el Juez de las competencias que es José Negro, que siempre está a cargo en las tiradas, el que carga la mochila de no participar y hacer de juez, es una suerte tener a alguien que tira en otras disciplinas , que sabe mucho y que oficie de juez”.

Sobre las posiciones de disparo, la misma se indica en cada blanco y son tres, “una que es muy conocida de los francotiradores que es sentado en el suelo con el rifle apoyado en ambas o una rodilla, que es una posición libre y además hay un determinado porcentaje de los tiros en la competencia de rodilla, donde la mano del gatillo se corresponde con la rodilla que está en el piso y la otra posición es de pie, como en el tiro olímpico”.

Por Jorge Gambetta