Titiritero Karlos López dejó Libertad tras casi dos años, ahora tras una nueva búsqueda

De aldea en aldea comienza Serrat el ya añoso -pero siempre vigente-, tema El Titiritero; difícil de eludir cuando hablamos con Karlos López, ese ciudadano vasco que hace algún tiempo llegó por Libertad con sus muñecos y pronto fue captando curiosidad y simpatía en la ciudad, llevando su legendario arte a las escuelas y enseñándolo en cursos y talleres a quienes quisieran conocer los misterios y la magia de ese oficio milenario.

Karlos partió a España en el mes de junio, acompañado por uno de sus alumnos, Gonzalo Torres; en el verano español los artistas mostraron sus marionetas principalmente en calles, plazas y playas, tras tres meses de andar “siguiendo el sendero”, en setiembre retornaron a Libertad.

VIAJE | La Semana habló con Karlos López quien se refirió a sus “periplos”, siempre de buen humor y bromas espontáneas el titiritero, dijo que “estuvimos tres meses en España, viendo conocidos que no veía hace siete años y lo hemos disfrutado mucho” y explicó que la hoja de ruta les llevó por “Barcelona, Mallorca, Valencia y País Vasco fue donde pasé más tiempo”.

López es oriundo de San Sebastián, en la provincia de Guipúscoa, en el País Vasco, una privilegiada zona turística al norte de España, sobre el golfo de Vizcaya, donde el Atlántico se transforma en el Mar Cantábrico. “Ahí vive mi mamá” dijo, que “con sus 92 años se levanta todos los días a las 6 de la mañana a limpiarlo todo, porque quiere que todo esté bien limpio siempre, hace 40 años que lo tiene todo muy limpio, pero esa es una buena señal, cuando deje de hacerlo habrá que ver qué es que le ha pasado”, agregó.

Karlos López agregó que “allí estuvimos con Gonzalo (Torres) que se ha venido con el oficio certificado y ahora ya anda con su marioneta para todos lados”. Sobre el viaje agregó que, además del reencuentro con familiares y amigos, “hicimos muchas presentaciones en la calle, sobre todo porque era verano y fueron muchas más las presentaciones de calle que las de sala”.

OTRA GIRA| Tal como el personaje que inspiró a Serrat, López ya tiene prontos sus “chismes” y sus sueños en una mochila, versión moderna de la vieja alforja. En esta semana parte nuevamente, “ahora me voy a Misiones, a las cataratas, pues ahí encontré un amor e iremos a rendirle pleitesía al amor”, dijo entre risas y agregó que “ahí haremos algunas presentaciones ya que al presentar trabajos de escena en Argentina hay un circuito de festivales muy grande y nos llaman mucho porque le damos el carácter internacional a sus eventos y el INT (Instituto Nacional de Teatro), hace mejores aportes para los festivales internacionales”.

En este nuevo itinerario, “tenemos ya establecido Misiones, luego Córdoba, Comodoro Rivadavia y después de eso en Argentina me voy a Brasil, donde tengo algunas presentaciones ya acordadas en San Pablo”.

Serán otros tres meses de viaje. El artista estima que “en total esta gira me llevará hasta febrero y sin dudas irán surgiendo otros, porque a medida que te mueves surgen propuestas continuamente”.

REPOSO | Sobre su ajetreado ritmo y su afincamiento en Libertad López dijo que “en Libertad he tenido una pausa, de mucha tranquilidad, que me ha dado la oportunidad de crear y enseñar, creo que ahora eso por un tiempo se me ha acabado, es el juego que tienes al ser titiritero, hay un rato de pausa en el que creas y descansas un poco porque has vivido muy acelerado y luego precisas una pausa. Superas ese momento y ya llegan las ganas de viajar, conocer lugares y reencontrarse con gente, porque en los festivales nosotros disfrutamos mucho del reencuentro con conocidos y amigos que hace mucho que no hemos visto, aunque estemos en contacto por el WhatsApp”.

LORCA | El pasado sábado Karlos López se presentó en el Museo de la Memoria, con las dos últimas funciones antes de su nueva partida, su espectáculo esta vez gira en torno a la vida y muerte de Federico García Lorca. Al respecto dijo que “este año se celebran los 30 años de las Cajas Lambe Lambe, no de su nacimiento, que en realidad es mucho más antiguo, pero se conmemora que en Brasil las hicieron resurgir”.

El artista explicó que “lo que era una práctica muy antigua que eran las Cajas Mágicas chinas, los brasileños las llamaron Cajas Lambe Lambe, que son teatritos en miniatura para un público muy reducido, porque la presentación se hace para tres personas. En nuestro caso hemos preparado cinco cajas, que en realidad son jaulas de pájaros, y decidimos que fueran jaulas que hayan sido usadas por pájaros, y en este caso, con esas jaulas contamos una parte de la historia de Federico García Lorca”.

López agregó que “tenemos una primera en la que se recuerda, porque este año se cumplen 100 años de su llegada a la Universidad y su encuentro con Buñuel, con Dalí y con otros muchos personajes que le rodearon. En la segunda caja se presentan sus obras, esta es una jaula que tiene un libro dentro y donde van pasando todos sus espectáculos, sobre todo los espectáculos dramáticos, en la tercera se refiere a la llegada de Lorca en el 34 a Buenos Aires y a Montevideo y Atlántida, también su relación con el pintor uruguayo Rafael Barradas”.

En la última jaula se representa la muerte de Lorca, y es donde López explica que “por eso es muy especial que se represente en el Museo de la Memoria, porque en Lorca hay algo que nos lleva allí, porque aún es un desaparecido, ya que su cuerpo no ha sido encontrado, lo asesinaron y no se ha determinado dónde puede estar su tumba”.

Este trabajo sobre la vida y muerte de Federico García Lorca será la que López presente en su próxima gira. “Iremos con este material, son cajas que las hemos hecho separadas, aunque se puede hacer la presentación toda junta, cada caja tiene una entidad, la idea es irlas trabajando individualmente”, explicó.

El titiritero dijo que “debo hacer unas gestiones con la Fundación García Lorca de España, para tratar de ir a presentar este trabajo allá, ya que en América se lo estudia en los colegios y se le conoce, pero poder ir a representarlo en Granada, su tierra natal y en la Fundación García Lorca sería uno de los grandes objetivos del proyecto”.

Resulta interesante sin dudas la evocación a un personaje como Lorca a través de la representación de espectáculos de títeres que apuntan a públicos de todas las edades y donde seguramente el ingenio creativo del artista enfrentará el desafío constante de atraer la atención de los más pequeños para que viajen, junto a sus mayores, al mundo mágico de este arte milenario que sigue dando titiriteros que recorren los caminos de la cultura sin fronteras.

Pero los proyectos de Karlos no sólo apuntan a los viajes, a su regreso a Uruguay, estimado en principio para fines de febrero, el artista y su grupo de apoyo local comenzarán a trabajar en la organización del Festival Internacional “El Yorugua 3”, que estima podría desarrollarse en el mes de mayo próximo-como los dos anteriores-, tras lo cual iniciará su regreso a España.

 

Por Jorge Gambetta