Talamás estuvo un mes en prisión por tenencia de armas no registradas en la casona de Buschental

El propietario de la casona de Buschental está saliendo este sábado de prisión, tras un mes en reclusión, tras un operativo policial en el que se le incautaron 59 armas, varias de ellas se encontraban en la casona ubicada sobre el río San José.

Según informó en su edición del viernes el semanario Brecha, “La Operación Freud de la Dirección General de Información e Inteligencia, realiada a fines de marzo, implicó dos allanamientos simultáneos (uno en San José de Carrasco y otro en Libertad), y la incautación de 59 armas de gueso calibre, todas en situación irregular. El propietario de ese poderoso arsenal, era del ex dirigente político Julio César Talamás”.

El procedimiento liderado por la fiscal Mónica Ferrero, fue una derivación de la Operación Sirio, iniciada por la Dirección General de Fiscalización, que incautara 74 armas registradas por una empresa de seguridad privada que estaba inactiva.

Cuando los efectivos ingresaron las casas de Talamás encontraron armas de diverso calibre: 19 no estaban registradas a su nombre, otras 40 si, pero, excepto tres, todas tenían las guías vencidas. Además se incautaron cientos de municiones de grueso calibre y una granada desactivada.

En ese marco, días atrás, la jueza Maria Noel Odriozola, dispuso la condena de Talamás, por un “delito continuado de tenencia no autorizada de armas de fuego y municiones en reiteración real, con dos delitos de porte y tenencia de armas de fuego, con sus signos de identificación suprimidos y un delito de receptación”, por lo cual fue condenado a un mes de prisión, que está terminando este sábado.

La condena se dictó en proceso abreviado, tras el acuerdo logrado entre Talamás y la Fiscalía, por el que se acordó una pena mixta de un mes de prisión y 15 meses de libertad vigilada. Tampoco podrá tener armas de fuego durante el lapso de la condena.