Sorpresa: la cocaína decomisada en Alemania habría estado en depósito en cercanías de Libertad

Verdadera conmoción causó la noticia surgida el viernes pasado respecto a que los 4500 kilos de cocaína que fueron interceptados en Europa, estuvieron escondidos en un silo ubicado en el departamento de San José. La novedad surgió a partir de la formalización por 120 días de un hombre de iniciales M.M.B.M., por el delito de “asistencia a las actividades ilícitas del narcotráfico”.

Fue la Fiscalía de Montevideo de Estupefacientes de Primer Turno, la que solicitó ante la Juez Letrado en lo Penal de Crimen Organizado de 4º Turno, Subrogante de 3er. Turno, la formalización del empresario, que es propietario de la empresa exportadora C.S.A., que tiene un Director y un accionista principal, que son “ficticios” y que fueron designados por el real propietario de la empresa, el imputado, “quien así lo hizo según sus dichos por encontrarse embargado por mantener deudas con todos los bancos de plaza; situación económica que no se condice con el hecho de que el mismo posea cinco empresas más (L.S.A., L.C., M.S.A., A. y T.S.R.L.), así como cuentas en el extranjero (EEUU y España)”.

Según el petitorio de la Fiscalía, el ahora formalizado no pudo explicar la razón por la cual decidió cargar dos de los contenedores que exportó en Los Cerrillos, Canelones, y un tercero en San José, siendo que el destinatario era el mismo de toda la carga, queriendo imputar dicha decisión al repentino cambio en los cut-off de la empresa naviera (cierre del plazo de la presentación de la documentación de un flete), cuando surge de la documentación y declaraciones colectadas que tal cambio no fue tan repentino y que la decisión le fue comunicada con antelación”.

El informe de Fiscalía establece que “el contenedor en donde fueran incautadas las 4,5 toneladas de cocaína, permaneció un día y medio ‘guardado’ en un silo que no posee ningún tipo de resguardo en materia de seguridad: no hay alambrado perimetral, ni portera o portón de acceso y por supuesto no hay ninguna persona que controle el acceso al predio o cámaras de seguridad, incluso el galpón donde quedara la chata cargada todo el fin de semana si bien se tranca por dentro, la puerta de acceso al mismo posee la cerradura rota, por lo que cualquiera que sepa esto puede ingresar al mismo”.

Establece luego la Fiscalía que “el imputado frecuentaba el silo de R., incluso manejaba la posibilidad de adquirirlo y la factura de luz del mismo estaba a su nombre (al de MMBM), por lo que estos detalles los conocía con claridad”.

 

IDA Y VUELTA | “El día 10 de junio el imputado concurrió hacia el Silo de R. en la mañana, pasando por el Peaje de Santiago Vázquez a la hora 10:01 con dirección a Colonia, retornando hacia Montevideo a la hora 12:56, para posteriormente pasar nuevamente por dicho peaje en dirección a Colonia a la hora 18:07 y retornando hacia Montevideo a la hora 03:17. Interrogado respecto a estos movimientos, éste admitió haber retornado al Silo de R. en la tarde-noche del mismo sin precisar para qué, siendo esto un indicio extremadamente fuerte de que M. fue el único que poseía la disponibilidad sobre el contenedor en el cual luego se incautaran las 4,5 toneladas de cocaína, aun cuando no se cuenta con indicios que permitan imputarle por ahora la autoría de la exportación de la sustancia estupefaciente mencionada, aunque sí la asistencia a los presuntos autores de esta”, dice la Fiscalía.

Como conclusión, dice la Fiscalía que “de las evidencias reunidas por este Ministerio Público y que constan en la respectiva carpeta de investigación, surge que la conducta del imputado encarta típicamente en la figura de un delito de ‘asistencia a las actividades ilícitas del narcotráfico en calidad de autor de conformidad con lo establecido en los arts. 3, 18, y 60 num.1 del Código Penal y art. 33 de la Ley Nº 19.574”, por lo cual solicitó que “se disponga la formalización de M.M.B.M. bajo la calificación requerida y se disponga como medida cautelar la prisión preventiva del mismo por el plazo de 120 días”.

Según la información extraoficial que ha circulado en las últimas horas, el silo del que habría salido el cargamento estaría ubicado en las afueras de Libertad y su propietario continúa siendo indagado por la Justicia montevideana.

 

Por Javier Perdomo.