“Solo rimas y cadencias”, el nuevo libro de Omar Díaz, que se presenta el martes en la “feria del libro”

Omar Díaz es una referencia ineludible en Puntas de Valdez, pero también es, según Pedro Peña, autor del Prólogo de “Sólo rimas y cadencias”, “un poeta lúcido e imprescindible”. Díaz presentará el próximo martes en el Espacio Cultural su nuevo trabajo, el primero que reúne exclusivamente poemas, y desde el título el autor expone la humildad con que ha sabido recorrer sus 70 años de vida.

“Los lectores dirán luego si estos versos llegan a ser poesías” dijo a La Semana en una charla exquisita que recorrió lugares cotidianos de alguien que ha sabido cultivar su don natural para observar las cosas que a muchos pueden pasarnos desapercibidas.

No se trata sólo de ver bien, sino de saber explicar a los demás lo que se ha visto, para que cada quien reciba, en sentimientos rimados y lenguaje correcto, la mejor descripción, la que desafía a volver a mirar y finalmente compartir o no las emociones del poeta.

EL LIBRO | Omar dijo que se siente feliz, “como perro con dos colas” fue su expresión al explicar que “hacía tiempo que no publicaba nada y este año a pesar de la dificultad que las imprentas están muy ocupadas con la campaña electoral, por suerte ya tengo el libro”, que será presentado en el marco de la 14ª Feria Internacional de Promoción de la Lectura y el Libro de San José, el próximo martes 10 a las 17 horas en el Espacio Cultural de San José de Mayo.

Sobre el contenido de la obra, Omar Díaz dijo que “en esta oportunidad es sólo poesía, versos por lo menos -acota entre risas-,  los lectores dirán luego si llegan a poesías” y agregó que “lo bueno que tiene la publicación de un trabajo es cuando uno recibe la devolución de la gente, y en ese sentido, si bien es poca la gente que se acerca a hacer una devolución las que recibo son muy alentadoras”.

El autor recordó que “con poesías y cuentos había publicado en 2010 “Cauce abierto”, luego en 2014 publiqué “Puntas de Valdez, memorias y vivencias”, algo muy propio de la Semana de Puntas de Valdez referido al acontecer del pueblo”.

En esta oportunidad Díaz explicó que en el poemario se presenta la “poesía tradicional en cuanto a la métrica, quizás por haber tenido una mínima formación musical, me he quedado un poco en el molde de la poesía de métrica tradicional, además uno va evolucionando y le va tomando el gusto a determinadas métricas” y agregó que “hace un tiempo le había tomado el gusto al soneto, nunca antes había escrito un soneto, luego le tomé el gusto a la décima, que tampoco antes había usado, y eso de tomarle el gusto es disfrutar con el trabajo, sentirme cómodo con lo que hago, si uno no disfruta no tiene sentido hacerlo”.

El poeta dijo que “el placer es parte de la cosa” y que ha pretendido rescatar “la esencia de la palabra, porque hoy vivimos más en una época de la imagen, del movimiento corporal, incluso hay un axioma que dice que vale más una imagen que mil palabras y yo digo que eso es muy mentiroso”.

Para Díaz, “con la riqueza del lenguaje y la oportunidad de expresar sentimientos y emociones, cosas que tocan el corazón y hoy parece que se rigieran por otros parámetros, no es que reniegue de la imagen sino que creo que la palabra escrita también desarrolla la imaginación y la mente, no es lo mismo una gran obra leída que verla en una película sobre la misma obra”.

Omar ha sometido su trabajo a la evaluación de artistas del departamento. “He tenido la suerte de que si bien es una publicación personal, tenga un prólogo de Pedro Peña que hoy por hoy es uno de los más importantes escritores del departamento y del Uruguay y una contratapa de Carolina Silva, además el dibujo de tapa es de Marcelo Alpuy” y explicó que fue el propio Peña quien le alentó a publicar sus poemas “yo participo en el Taller de Pedro Peña en el  Museo Departamental él me insistió mucho y sólo tuve que seleccionar entre el material que tenía”.

DEVOLUCIONES | Omar respeta a sus lectores y valora mucho la devolución que le hagan llegar sobre sus trabajos. “En mi caso particular es hermoso que lo que uno escribe con determinado sentido la gente lo interpreta con otro sentido totalmente distinto que fue como a ellos les llegó” y agregó que “tengo al respecto testimonios muy lindos, como uno sobre un poema a ese trabajador que normalmente en nuestros pueblos es tan denigrado, que es el arrancador de papas, y un día alguien que se dedicaba a eso, me hizo la mejor crítica, me dijo ‘tal cual’ y eso porque realmente se sintió identificado y eso es muy valioso para quien escribe”.

Para Omar Díaz, “la obra no está completa hasta que llega a la gente, por eso también un poco el título de este libro, ‘Sólo rimas y cadencias’ porque pasarán a ser poesía si tocan la sensibilidad de la gente, por eso digo que por ahora son sólo rimas y cadencias”.

En el Prólogo del libro, Pedro Peña expresa que “desde hace tres años Omar prestigia el taller que tengo oportunidad de coordinar en el Museo Departamental de San José. Desde hace tres años comparto con Omar una pasión que para él viene desde mucho antes. Es la pasión y la emoción que sucede al acto creativo individual que, al compartirse con otros, se vuelve colectivo”.

En la contratapa por su parte, Carolina Silva dice que “luego de haber leído su poesía, sembrada de grandiosas simplezas, todo está dicho. Es poeta quien sabe lo que quiere decir y encuentra para ello las palabras, nunca liberadas al azar, siempre convocadas por algo que va más allá de lo tangible, algo que tiene que ver con eso que estalla del corazón o vaya a saber uno de dónde”.

TEMÁTICAS | En el nuevo trabajo de Omar Díaz, que contiene más de 50 poemas, se abordan temáticas diversas, “desde descripciones paisajísticas hasta algo que siempre me ha destacado Pedro Peña que es el meterme en pequeñas cosas cotidianas, desde una fruta hasta un árbol que de pronto está cerca de mi casa y a mí me importa destacarlas y hacerlas versos porque a veces pasamos por la vida sin prestarle atención a esas cosas que pueden ser esenciales en nuestra vida”.

Además de referencias a paisajes diversos, en la compilación poética el lector encontrará referencias a la amistad, o “temas como el arado por ejemplo, que hoy en día está quizás fuera de circulación o como adorno en alguna casa, y es algo que tuvo mucha importancia para nuestros antepasados y gracias a ellos tenemos hoy el bienestar actual, el caballo criollo, cuestiones más familiares, hay mucho sobre el crecimiento de los hijos, la pareja, cosas que siempre aparecen en la valoración del entorno que uno hace, el árbol y su sombra, o como adorno de un entorno, aún como compañero de vida del pájaro y su nido” o del mismo poeta que disfruta en su contemplación.

ORÍGENES | Omar ha dedicado los últimos 20 años a la escritura, sobre sus comienzos recuerda que “comencé haciendo el libreto de algún programa de radio cuando era muy joven o colaboraba con algún periódico como El Reencuentro o el Paso a Paso, pero le he dedicado más tiempo a la escritura en los últimos 20 años, que me he dedicado también a la investigación como puede ser el pasado del pueblo o sus personalidades destacadas”.

Siempre afanado en su crecimiento Omar ha realizado múltiples talleres literarios, “hice talleres con Abel Soria que era un maestro del lenguaje, siempre procuro tener ópticas distintas, con Soria teníamos varias cosas en común en el trabajo de la métrica, del conocimiento del lenguaje en las que él tenía una prolijidad muy especial”.

Actualmente Díaz dijo que “Pedro Peña me ayuda mucho a crecer en lo gramatical, es alguien que está haciendo una maestría en ese aspecto y le he buscado para crecer en ese sentido, mejorar la sintaxis del texto, son cosas muy dinámicas en las que hay que estar siempre trabajando, cada generación nueva aporta mucho al lenguaje y sus formas, aunque con los celulares los que éramos medio fanáticos de la ortografía hemos tenido que agachar la cabeza o cerrar los ojos”, finalizó aludiendo a las modernas formas que los jóvenes y la tecnología le han impuesto a la comunicación.

Por Javier Perdomo.