Sector lechero está en pie de guerra contra el gobierno

En asamblea, productores lecheros de todo el país determinaron otorgar el plazo de un mes al gobierno para que éste considere nuevas medidas a favor del sector lácteo, ante la difícil situación que denuncian, atraviesa el sector. Amenazaron con tomar medidas de fuerza en caso de incumplimiento.

En la Asamblea Nacional Extraordinaria de Productores Lecheros que se realizó en la localidad de Capurro, San José, en la tarde del jueves 13 de diciembre, más de 500 productores insistieron en la necesidad de la aplicación de un adicional a la devolución de impuestos a las exportaciones equivalente al 3%, tal como ocurre en el caso de otros rubros que poseen dificultades económicas.

En noviembre, este reclamo fue rechazado por el gobierno. La petición estuvo enmarcada en un planteo dirigido al presidente Tabaré Vázquez que contenía seis puntos que para los productores son claves para salvar al sector lechero. En esa oportunidad, las gremiales reclamaron aumentar la devolución de impuestos de 3% a 6% para el sector. Los productores entienden que Uruguay posee condiciones desiguales en comparación con sus competidores, lo que genera una diferencia del 15% en aranceles.

En ese contexto, los productores que fueron recibidos por el ministro de Ganadería Agricultura y Pesca Enzo Benech, para profundizar en torno a ese y otros temas que se incluían en la lista, evaluaron negativamente el encuentro tras haber recibido “un no total” como respuesta a los planteos efectuados.

Al término del encuentro, Justino Zabala, directivo de la Agremiación de Tamberos de Canelones dijo en medios capitalinos que no existía voluntad política para cobrar la deuda que mantiene Venezuela con Conaprole cuyo monto es de 39 millones de dólares: “muchísima plata que mucha falta nos hace en este momento”, dijo.

 

DEUDA | Ese punto también fue puesto en consideración por la asamblea que decidió exigirle al Poder Ejecutivo que asuma “la responsabilidad que le corresponde para recuperar los 39 millones de dólares que adeuda Venezuela a Conaprole” por entender que “no es posible aceptar que un negocio realizado en el marco de un acuerdo firmado entre ambos gobiernos, pueda catalogarse como ‘un acuerdo entre privados’ y obligar a los productores remitentes a Conaprole a absorber la pérdida por el incumplimiento venezolano”.

“Hemos confiado en el gobierno que nos impulsó a incrementar los negocios con Venezuela. Exportamos, cumplimos y acumulamos deudas de la que nadie se hace responsable”, dijeron. Como contrapartida, el Presidente de la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL), Wilson Cabrera quien encabezó la actividad, anunció durante su transcurso que la gremial podría iniciar una acción legal en contra del gobierno. Finalmente, en la proclama aprobada, los productores incluyeron ese punto y resolvieron mandatar al directorio de Conaprole a iniciar dichas acciones lo antes posible.

 

PLAZO | Los empresarios resolvieron declararse en asamblea permanente y aguardar las respuestas del gobierno a los reclamos que han sido formulados por el sector durante este 2018. El plazo de espera finalizará el próximo 13 de enero y tomarán medidas de fuerza en caso de no recibir soluciones.

“Si en un breve plazo no hay respuestas por parte del Poder Ejecutivo, se implementarán las medidas de impacto que entiendan pertinentes, sin descartar medidas extremas como movilizaciones en rutas, concentraciones en la capital del país o dejar de remitir leche por tiempo indeterminado”, anunciaron.

La moción aprobada incluyó el sentir general del sector lácteo de “tristeza y disconformidad” ante la falta de avances en las negociaciones con el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Enzo Benech. De acuerdo a lo plasmado en el documento, Benech “no ha demostrado compromiso ni sensibilidad con el sector y el sistema cooperativo”.

 

PRECIO LECHE | Los empresarios también solicitaron durante la reunión que el precio de la leche al consumidor se ajuste por IPC.  Wilson Cabrera,ó que presidió la asamblea, recordó que en el año 1960 el precio de la leche era igual al de un kilo de pan y que el valor de la leche se estancó a tal punto que en la actualidad el kilo de pan vale cuatro veces más  En ese contexto uno de los productores que asistieron a la reunión  planteó que el precio de leche por litro se suba a los cinco pesos. La idea fue aplaudida por todos los presentes.

El 31 de agosto del presente año leche pasó a costar 25 pesos en los comercios tras un decreto emitido por el Ministerio de Economía que señalaba que “es deseable que el precio de la leche al consumidor se alinee paulatinamente a los precios del mercado” y que “resulta la necesidad de adecuar los precios de venta de leche en las distintas etapas que intervienen en el proceso”.

La decisión estuvo basada en un informe del Instituto Nacional de la Leche (INALE), que daba cuenta de que “el precio promedio nacional que paga la industria a los productores por la materia prima, así como el costo de producción del productor”.

 

MEDIDAS | Durante el encuentro, las gremiales lecheras analizaron adoptar medidas extremas como “movilizaciones en rutas, concentraciones en Montevideo y dejar de remitir leche por tiempo indeterminado”. Las pondrán en práctica si en el plazo previsto no obtienen respuestas que permitan impulsar la economía del sector.

El expresidente de la Asociación Rural de San José César Zunino, fue quien propuso que los tamberos dejen de remitir leche durante dos días. “Nosotros también tenemos que demostrar que tenemos poder”, dijo. “Hemos intentado dialogar mucho con un gobierno sordo que nunca nos escuchó o que si nos escuchó miró para otro lado”, por lo tanto “tenemos que tomar medidas de fuerza para que este gobierno nos pueda escuchar de una vez por todas”, añadió Zunino.

Zunino propuso pasar “dos días sin remitir leche y al segundo día le abramos la canilla a todos los tanques de leche de nuestros productores, para que vean que nosotros también tenemos poder y no nos vamos a achicar ante un gobierno que no nos quiere escuchar”.

 

SITUACIÓN | La asamblea fue convocada el 28 de noviembre luego de saberse que la planta de Pili en Paysandú no recibía más leche. Hecho que fue marcado por los productores a través de una declaración como “un día de luto para el sector”.

La situación perjudicó a tamberos que tuvieron que encontrar otro destino para su producto o para aquellos que debieron otra por otra actividad: “esto es un síntoma más de una situación crítica de todo el sector que ya vivió los recientes cierres de Schreiber Foods y Ecolat y seguirán otras si no se toman medidas de fondo”, decía la declaración de los productores.

De acuerdo al documento, son 10 mil los productores lecheros que han abandonado el sector, “son familias y trabajadores que se ven obligados a dejar sus tambos porque el precio que reciben por su leche no le alcanza para pagar los costos de funcionamiento”.

Por último dicen que “la cadena productiva láctea tiene más de 2800 productores en una punta y a la principal empresa exportadora del país en la otra, en un modelo cooperativo, orgullo e todos los uruguayos”, agregando a continuación que esa realidad “se ve amenazada seriamente y no vemos reacción ni conciencia en quienes toman decisiones de gobierno” para remediar esa problemática.

 

Por Katherine Martínez.