“Salile a la luz mala”, la actividad que Centros MEC realizó en la escuela 35 en el día de “halloween”

Tras varias idas y vueltas, el pasado miércoles 31 de octubre se realizó en la escuela 35 de Tropas Viejas, la actividad de los Centros MEC, catalogada como “Contra-Hallowen” y que llevó por nombre “Salíle a la Luz Mala”. En representación de los Centros MEC estuvo Fabio Guerra, junto a Indira Manzano, del Centro de Educación Socioambiental de San José y representantes del grupo literario “La Nave de las locas”.

De la actividad participaron todos los alumnos de la escuela junto a sus docentes, quienes tuvieron la oportunidad de interactuar con los exponentes de las historias dedicadas a este día tan particular como este celebración pagana que se ha popularizado en el mundo entero.

La tradición que conocemos como Hallowen, esa fiesta en la que todos los 31 de octubre los niños se disfrazan y salen por todo el barrio o vecindario a pedir “dulce o truco”, es realmente una fiesta pagana original de los celtas pero que la trajeron los irlandeses a finales del siglo XIX hacia Estados Unidos.

Muchos creen que es una tradición estadounidense, pero no es así. La realidad es que la acercaron a América del Norte los irlandeses que emigraron a finales del siglo XIX debido a una gran hambruna que hubo en Irlanda. Y aunque la gran mayoría emigró a Estados Unidos, hubo una importante población que también emigró hasta América del Sur: Chile, Argentina e incluso Uruguay.

La tradición celta, como lo dice la palabra Hallowen (día de todos los santos). Ese día en que se terminaba la cosecha en el pueblo celta, y comenzaba los días más oscuros. La historia cuenta, que justo ese día la frontera que separaba a los vivos y a los muertos, se achicaba, es entonces cuando los muertos podían pasar de “su mundo, al nuestro”.

Así comenzó la intervención de Fabio Guerra, contando a los niños el verdadero origen de la tradición de lo que conocemos como Hallowen.

 

OTRAS HISTORIAS | Guerra les cuenta a los niños que hay una conexión del mundo de los vivos y de los muertos en todo el mundo hispanohablante.  “En Uruguay y en toda Sudamérica y en México, tenemos historias que nos conectan con ese otro mundo, tenemos aparecidos, fantasmas, historias mágicas. Sobre todo esto el psicólogo social Néstor Ganduglia ha investigado. Esto nos llevó a ejecutar un proyecto en que podamos contrastar esa generalización de hallowen con nuestras propias tradiciones. La idea es rescatar nuestras historias, nuestras tradiciones, por eso la jornada se llama ‘salíle a la luz mala’, esta ya es una leyenda continental a estas alturas y es un común denominador de todos estos países”, resalta Fabio Guerra.

Durante la actividad que abarcó buena parte del día miércoles en la escuela, estuvieron presentes también dos representantes del taller literario “La nave de las locas” –que coordina el propio Guerra y funciona en Casa de la Cultura-, Marcela Arévalo y Gimena Viñoles, quienes contaron historias  urbanas, de misterio y de aparecidos a los niños presentes.

Marcela Arévalo dijo que la intención de la actividad desarrollada “no es desplazar esta fiesta que ya es tradición en Uruguay, sino que por el contrario pretenden integrar esas historias mágicas que tenemos acá, con lo que ya conocen, que si bien es válido, también es lindo que conozcan nuestras historias. Venimos a compartir un poco con los niños, contarles que nosotros tenemos un Hallowen propio, tenemos nuestras historias y está bueno indagar un poquito en eso”.

 

MANZANO | Por su parte Indira Manzano,  representante del Centro de Educación Socioambiental de San José, que es oriunda de México, cuenta que el “Día de los Muertos”, que se celebra el 2 de noviembre, es una tradición más bien precolombina, anterior a la llegada de los conquistadores españoles al continente americano.

“Luego de la llegada de los españoles, esta celebración sufre un sincretismo, y realmente cuando no se conoce el origen, es difícil de asimilar pues se suele pensar que es como la celebración de la muerte. Pero más bien la tradición cuenta que es el día especial en que los muertos pueden venir a reunirse con sus seres queridos, o sea, se extiende como un puente en donde ellos pueden venir esa noche y reunirse con sus familiares,  es ahí cuando se combinan un montón de elementos como por ejemplo, el altar de muertos, en donde cuentan que sólo podrán venir los que estén representados en este altar”, dice Manzano.

Manzano contó que “el objetivo era compartir con los chicos de la escuela cómo se viven estos días en tierras mexicanas, porque ‘el día de los muertos’, es la festividad que más se vive en México. Buscamos compartir estas tradiciones, para que se sepa que no solamente existe el Hallowen, sino que hay otras maneras, para que tengan conocimientos de otras tradiciones y no solamente tomen lo comercial, además de reconocer sus propias tradiciones”.

 

Por Livia Cedeño.