“Quiero Comprar mi Casa” Libertad recibió al diputado Eduardo Rubio en la “escuelita” del barrio Colón

El pasado jueves en la noche, el movimiento “Quiero Comprar Mi Casa” de Libertad, recibió en la “escuelita del barrio Colón” –por calle Oribe-, al diputado de la Unidad Popular Eduardo Rubio, quien concurrió a contarle a los participantes del grupo libertense en qué etapa está la discusión del proyecto de creación de un plan nacional de vivienda popular, ahora en discusión del Senado.

Eduardo Rubio comenzó diciendo a La Semana que se está en “una etapa nueva de la batalla por el proyecto de vivienda. Terminamos este año la gran victoria con la aprobación del proyecto en la Cámara de Diputados; ahora está en el Senado y en este mes se ha trabajado con la Rendición de Cuentas por eso no hubo trabajo de comisiones, pero el tema está en el primer orden de la comisión de vivienda, que ya ha tomado algunas medidas y ha convocado a distintas delegaciones para sus próximas reuniones. No ha empezado el debate pero ya hay algunas iniciativas”.

El principal referente de la Unidad Popular, dijo que debía destacar “el cambio de opinión en el oficialismo, que mayoritariamente en Diputados se pusieron en contra del proyecto y que ahora en el Senado hay mostrado voluntad de estudiar el proyecto, de cambiar alguna cosa y hasta de votarlo, como se nos ha dicho. Hay que ver lo que se quiere cambiar, no cambiando los elementos centrales de nuestro proyecto, no hay problema en negociar”.

Consultado sobre cuáles han sido los planteos que le han realizado desde el gobierno, dijo Eduardo Rubio que “no hay un planteo formal, hay conversaciones, nos han planteado -por ejemplo-, la idea de poder cambiar el sistema de construcción y abrirle el camino a la construcción alternativa. Ese es un tema complicado porque este proyecto nuestro tiene el objetivo de resolver el problema de la vivienda y abrir fuentes de trabajo”.

“El sistema tradicional genera muchas más fuentes laborales que el sistema alternativo. Las construcciones con Isopanel tienen una fragilidad importante, una durabilidad limitada, mientras que con la construcción tradicional se está dando otra solución, todo con materiales nacionales”, opinó el Diputado de la UP.

Más allá de los detalles de las propuestas, dijo Rubio que “son todas cosas que se pueden negociar, pero lo que importa es volver a colocar el tema en la agenda política, porque la gran presión social que hubo llevó a que esto se aprobara en Diputados, por lo que tenemos que recorrer ese camino también en el Senado”.

El Diputado de la UP dijo que en Diputados, “la falta de financiación fue la excusa principal del oficialismo para no acompañar su proyecto, pero pasaría una noche entera enumerando proyectos que se han aprobado sin ningún financiamiento. Quien debe financiar es el Poder Ejecutivo, el Parlamento no puede hacerlo, entonces, ¿de dónde sacar plata? Plata hay, lo que uno tiene que decir es esta plata que tengo, en qué la vuelco. ¿La uso para sostener el sistema financiero o la uso para resolver los problemas del pueblo? El financiamiento no es el problema, es la excusa”.

Dijo que vive el proceso de discusión del proyecto “con mucha ansiedad”, pero aclaró que no lo está viendo desde afuera; “a nivel político mantenemos contactos, tratamos de responder dudas y haciendo campaña expresa hacia este proyecto que nos parece una respuesta concreta y viable para el problema de la vivienda en Uruguay”.

“Este proyecto le resuelve el problema a quienes no tienen capacidad de ahorro, que no tienen terreno y que no pueden pagar cuotas como las que establece el mercado”, insistió Rubio.

 

REFORMA MILITAR | Con respecto a las negociaciones para que la UP respalde el proyecto de reforma de la Caja Militar del gobierno, dijo Eduardo Rubio, que “tal como está no lo votamos. Esta es la última parte de la reforma que nos impuso las AFAP’s que es una reforma nefasta, neoliberal, que busca recortar el gasto en seguridad social. La caja militar había quedado para atrás. Es un proyecto negativo, más allá que hay que reformar esta caja”.

“A partir del proyecto que viene del Ejecutivo, lo que nosotros planteamos es similar a lo que plantea el diputado Darío Pérez. Este proyecto perjudica al personal de tropa, a los más débiles y nosotros queremos un proyecto al revés, que no castigue a los débiles y que en todo caso quite privilegios”, dijo Rubio.

Por último comentó que “el FA luego que terminó la discusión interna empezó a tender líneas de conversación y estamos conversando con el mejor espíritu. Lo que no puede pretender el FA es que estuvieron un año y medio discutiendo ellos y que cuando lo acuerdan vengan y me lo quieran imponer en una semana, porque así no es la democracia”.

Por Javier Perdomo.