Presidente del IRCCA confirma negociaciones por venta de empresa de cannabis

El pasado viernes, en el predio donde funcionan las empresas que producen cannabis estatal, sonó fuerte la información que una de esas empresas –más precisamente ICC-, había sido vendida a la empresa canadiense Aurora Cannabis, tal cual había publicado el día antes, jueves 16, el diario El Observador como una posibilidad. Ante esto, La Semana se contactó con el presidente de la Junta Directiva del Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA), y de la Junta Nacional de Drogas (JND), Diego Olivera para confirmar la información y hablar sobre otros detalles del proceso de regulación de venta.

El jerarca dijo que aún no tienen “una comunicación formal por parte de la empresa”, aunque reconoció que hay movimientos en ese sentido. Comentó que “la industria del cannabis, estos últimos años ha tomado un gran dinamismo. Los privados están invirtiendo en esta industria, cada vez están trabajando con perspectivas más importantes porque hay países como Uruguay, Canadá y también muchos estados de Estados Unidos que están regulando”.

“Toda la legislación medicinal que hay en distintos países va generando nuevas oportunidades de inversión y eso se está moviendo con mayor dinamismo y Uruguay, dentro de ese conjunto de actores empresariales, obviamente es uno de los lugares que se ve con mayor interés por la normativa y por las características que tiene el país, con gente educada, con una democracia sólida, con niveles de seguridad jurídica importante y por eso siempre hay movimientos”, comentó.

“En el caso de ICC, hoy –la nota se hizo ayer lunes-, no tenemos una comunicación concreta de la empresa, pero sí no desconocemos que han habido movimientos y negociaciones. Estamos a la espera de conocer cuál es la propuesta y en caso que se plantee la adquisición por nuevos inversores, la negociación tiene que pasar por la autorización de la Secretaría Antilavado, que es la que supervisa todas las inversiones relacionada a la industria del cannabis. No hay impedimento legal para que las empresas cambien de propietario, lo que si se necesita es informar y transparentar quiénes serían los nuevos propietarios”, dijo el Presidente del IRCCA.

Respecto al rol que juega el IRCCA en el caso de una posible venta, dijo Diego Olivera que “lo que hace es que se cumpla el contrato de producción que se tiene con la empresa, si hay un cambio de propietario y ese cambio es autorizado por la Secretaría, el IRCAA lo que hace es mantener las exigencias en cuanto al cumplimiento del contrato. Para nosotros no es un inconveniente la venta”.

Mencionó luego que “hasta el momento estamos trabajando bien con ICC, ya que ha mejorado sus instalaciones, ha desarrollado sus procesos productivos y esperamos que siga en ese camino”.

Nuestro intento de comunicación con Olivera viene desde el conflicto laboral que involucró a la otra empresa cannábica, Symbiosis o FAICE. Al respecto al papel jugado por el IRCCA en ese conflicto, dijo Olivera que “como toda empresa privada, tanto Symbiosis como ICC, se tienen que regir por la normativa laboral vigente en nuestro país. Esta no deja de ser una producción agrícola, con características específicas, porque se trata de cannabis. Las buenas gestiones del MTSS, colaboraron a que se pudiera encauzar y las partes pudieran llegar a un acuerdo. El IRCCA lo que hace es estar atento al tema, no es de injerencia directa nuestra, si coordinamos con el MTSS y buscamos facilitar el diálogo. Lo que hicimos fue asesor a ambas partes para que se prestaran con buena disposición a una mesa de diálogo tripartita”.

 

DESARROLLO | Olivera, más allá de los conflictos y los cambios que se puedan estar dando, consideró el cannabis como un nuevo polo de desarrollo para Libertad. “Yo creo que es una posibilidad que genera trabajo a nivel de los operarios, pero también a nivel profesional, que puede diversificar lo que es la agroindustria. Obviamente que hay distintas producciones, a partir de la planta de cannabis hay distintas reglamentaciones, una cuestión es el uso industrial, otra distinta es el medicinal, la investigación científica, que también está prevista y el uso recreativo que es el que tenemos instalado con fuerza en Libertad, que tiene sus controles especiales porque es el que tiene más riesgos para la salud”.

“El Estado uruguayo hizo esta regulación con la idea de mejorar la salud pública. Reconociendo que existe el consumo de cannabis, buscó generar las condiciones para que afecte lo menos posible la salud” y eso lleva a este desarrollo que, mencionó, “nos consta que para la localidad de Libertad ha implicado una fuente de trabajo para muchas personas y en ese sentido lo veo como positivo”.

Consultado luego sobre qué alternativas se están manejando para que haya nuevos puntos de expendio de cannabis, dijo Diego Olivera que “estamos trabajando para que exista una cantidad de producto mayor. Este año se va a incrementar la cantidad de cannabis producido para la venta al público y eso nos va a permitir avanzar en la estrategia alternativa a la comercialización en las farmacias. Este año es probable que se triplique la producción de 2017, tenemos que ver cómo evoluciona en los próximos meses. Esto tiene que ver con la introducción de tecnología a la producción, vinculada a los factores climáticos, a la iluminación y al proceso del secado. De mantenerse la producción, nos va a permitir entregar nuevas licencias de comercialización para cubrir todas las zonas del país que no están cubiertas”.

 

SEGURIDAD | Al insistirle sobre cómo serán esas licencias, dijo Olivera que “básicamente la ley nos obliga a comercializar en farmacias y la ley de farmacias, nos habilita a la creación de establecimientos específicos cuando sea necesario. Llegado el caso se anunciarán las características específicas”.

Algo de lo que se ha cuidado mucho en todo el proceso de instalación de las empresas de cannabis, es la negativa a permitir el acceso a la prensa al lugar. Según Olivera esto “tiene que ver con la gestión de la seguridad. Nosotros emitimos informes de monitoreo donde damos una cantidad de información respecto a lo producido, a lo comercializado. Tenemos vocación de transparencia, los aspectos físicos, que hacen a las imágenes relacionadas al predio, se han mantenido en reserva por seguridad, pero no descartamos que en el futuro se puedan ir mostrando algunos de esos componentes”.

 

Por Javier Perdomo.