Positivo balance de la temporada de verano en balneario Kiyú

Pasó febrero, arrancó marzo, volvieron las clases y el balneario recupera su tranquilidad. En la mañana del lunes volvió a ser “día de escuela” y el silencio era notorio, los caminantes residentes permanentes, recuperaron su playa y desde temprano marcaban sus huellas en la húmeda arena.

Tiempo oportuno para realizar un apretado balance de lo que dejó el trimestre estival y para ello es importante la visión del presidente de la Comisión de Fomento de Kiyú, Luis “Vasco” Echeverría, quien dijo a este medio que en líneas generales “fue una buena temporada, sin ser nada excepcional, tuvimos 15 o 20 días del mes de enero que fueron muy buenos y después decayó un poco”.

BUENA | Sobre el movimiento en las principales bajadas, Echeverría dijo que “creo que los paradores han trabajado normalmente, tanto la gente del Parador Chico como del Grande están contentos, en el caso del Grande los concesionarios tienen la intención de trabajar con un público no muy numeroso, sobre la playa Tequila también estuvo a full los fines de semana principalmente”.

Respecto a otras actividades, el “Vasco” agregó que “creo que las casas que estaban en alquiler tuvieron una ocupación aceptable, los comercios tuvieron un movimiento importante también fundamentalmente los fines de semana, por lo que me parece que fue una temporada que podríamos calificar de normal, con sus picos altos y bajos”.

En ese sentido destacó las propuestas que Parador Grande ofreció y puntualizó en la llegada del Sommelier Javier Muyala ´”que invitó a un Chef ruso en una actividad que estuvo muy interesante, ahora se está conversando para hacer una cata de vinos, ahora está previsto para el viernes 13 una degustación de galletería, y para el resto del año habrá presentaciones de distintos chefs de varias nacionalidades, eso es interesante porque convoca público también fuera de temporada”.

SERVICIOS| En lo que tiene que ver con servicios e infraestructura, Echeverría dijo que “estamos mejor que años anteriores, hay nuevas propuestas gastronómicas, algunas de comida rápida que anduvieron muy bien, hay algunas nuevas ofertas de apartamentos que no son caros y tuvieron buena aceptación”.

En cuanto a carencias Echeverría se refirió a que “tal vez falte alguna batería de baños, pero eso depende de que algún concesionario asuma el cuidado y mantenimiento, como ocurre con Tequila” y agregó que esos aspectos forman parte del contrato y como ejemplo dijo que con el Parador Grande se logró “que realizaran algunas mejoras en la cocina, se colocaron algunas aberturas nuevas, y eso queda para otras temporadas”.

INFRAESTRUCTURA| Echeverría dijo que también “tuvimos la suerte de ganar algunos fondos de llamados de OPP (Oficina de Planeamiento y Presupuesto), con proyectos para hacer la senda peatonal Luz Marina y la nueva escalera de la Bajada del Medio que ya está pronta con sus barandas, eso fue un gran logro porque era muy necesaria”.

Desde la Comisión se pide a los vecinos un mayor grado de involucramiento y participación en la vida del balneario. “Este año tendremos elecciones, después de las elecciones departamentales vamos a hacer una convocatoria, pero queremos que los vecinos aporten proyectos para la zona”, dijo Etchevarría.

COMERCIO| También habló con La Semana el concesionario del Parador Chico, César Cametto, quien dijo que “como en años anteriores trataremos de extender la temporada manteniendo los servicios hasta la Semana de Turismo, seguramente a partir del lunes no va a ser nada fácil, por el comienzo de las clases, pero confiamos que los fines de semana haya buen tiempo y la gente se anime a venir, en turismo el camping normalmente convoca una buena afluencia”.

También Cametto coincidió que “la temporada ha sido en términos generales buena, los primeros 15 días de enero auguraban que sería mejor, pero después bajó y ya no fue lo mismo en febrero, quizás la difusión excesiva del tema del agua, que en realidad fue muy intermitente y se dio en toda la costa, al igual que el tema de las yaras, que no daban para armar la bola de nieve que se armó”.   

Por Jorge Gambetta.