Plan de Ordenamiento de San José de Mayo: conflicto de intereses

El Plan de Ordenamiento Territorial (POT), de San José expulsará a los clubes nocturnos que se encuentran en la zona de AFE de la ciudad de San José de Mayo. La medida generó resistencia en los propietarios de los locales bailables por no ver viables sus traslados hacia otras zonas.

El POT para la capital departamental, cuyo objetivo es “planificar el desarrollo integrado y ambientalmente sostenible”, estableció la prohibición de “salas bailables, boliches bailables, pubs, bares y similares” para “todos los predios de AFE”, es decir “los frentistas a la calle Viera y Benavidez, los linderos a la Vía Férrea, los frentistas a la calle Colón entre Viera y Benavidez y Pbro. Dr. Norberto Betancur y los padrones N° 12, 13, 14 y 15”.

Según el  documento se encuentran “ubicados dentro de esta sub zona de Alto Valor Patrimonial y Cultural”, de modo que “cuando se presenten a solicitar los permisos de Viabilidad Urbanística o de construcción correspondientes ante la Intendencia de San José, las propuestas serán estudiadas por las oficinas pertinentes, las que remitirán su informe a la Unidad de Gestión del Plan de San José de Mayo”.

Los empresarios de la noche manifestaron su oposición a la medida, ya que el alto costo que exige poner en marcha la reubicación de las salas bailables condicionaría su continuidad.

Hoy, San José de Mayo cuenta con tres salas bailables, Fortunata y La Taberna que se encuentran ubicadas en La zona de AFE y La Cava que funciona como parte de los servicios que brinda la Hostería del Parque.

Las zonas disponibles para ese tipo de actividad establecidas por el Plan son los terrenos próximos al arroyo Mallada entre Varela y ruta 3,  la zona sur de la ciudad, entre Camino de la Costa y ruta 3 y las zona de alto (con una frecuencia de inundación alta), y medio (con una frecuencia de inundación media) riesgo de inundación pese que en el mismo documento se especifica que “se desalentará el asiento de población residente en particular la zona de riesgo alto, donde no se permitirá el asentamiento de residencia ni actividades permanentes para no agravar los problemas derivados de las inundaciones”.

El retiro de todas estas actividades consideradas por el POT como “incompatibles con las residencias”, tendrán un plazo de entre tres y cinco años a partir de la aprobación de POT.

En 2014 la ISJ ya había dejado entrever la posibilidad de modificar la ubicación de los boliches a través del documento de avance del POT: “La localización en la ciudad de las salas bailables necesita una puesta a punto a la luz de los años que han transcurrido desde la aprobación del decreto”. El decreto al que alude es a uno del año 2007, en el que se habían reglamentado estas actividades. En aquella oportunidad se consideró que uno de los requisitos necesarios a la hora de poner a funcionar un local bailable era que no afectara ni “el descanso ni la salud de los vecinos”.

Con ese objetivo el artículo 6 declaró que el área de radicación promovida para la instalación de estos emprendimientos sería la que comprendía a “los predios frentistas a la Avda. Manuel D. Rodríguez y también a los linderos a la vía férrea, en ambos casos entre calles Dr. Alfonso Espínola y Avda. Brig. Gral. Juan A. Lavalleja y los frentistas a la explanada de AFE como áreas de radicación promovida”.

El decreto advertía en su artículo 7 la constatación de “falencias importantes” que ya en aquel entonces se habían hecho evidentes desde la puesta en marcha de la legislación vigente. A continuación señala que por ese motivo se debería “redefinir la zona de radicación promovida”.

 

VECINOS MOLESTOS | Entre las falencias que son importantes señalar, se destaca el rechazo generalizado de los vecinos hacia los clubes nocturnos debido -entre otras cosas-, a la contaminación sonora que generan.

Es por ese motivo que el jueves 9 de agosto, un grupo de vecinos que residen en la zona de AFE ratificaron ante la Comisión de Ordenamiento Territorial del Legislativo su beneplácito por el retiro de las salas bailables de ese sitio.

De acuerdo a San José Ahora, en esa oportunidad el vocero del grupo de vecinos, Rodrigo Ausán aseguró que el POT contempla el deseo de una amplia mayoría de personas que viven próximo a los locales con esas características. Es por ello que hicieron entrega a la Comisión y al intendente Falero, una nota firmada que explica la postura del grupo.

De acuerdo a Ausán, la ubicación actual de los bailes y otros emprendimientos han “originado un grave deterioro en la normal convivencia que debe existir en un barrio”,  debido a los ruidos molestos, los desórdenes en la vía pública, la falta de higiene y de seguridad.

Según los propietarios de los boliches, también existe un segundo grupo de vecinos, igual de numeroso, que no han expresado tener inconvenientes.

INVIABLE |El edil del Partido Nacional, Alejandro Dianessi que es propietario de Fortunata, no comparte la nueva normativa y solicitó la instalación de un “ámbito de diálogo” con el Ejecutivo para debatir la problemática.

Dianessi insistió en el riesgo que corre su negocio bailable en caso de que se ejecute lo establecido por el POT. El curul dijo que no considera que el traslado sea una posibilidad viable para las salas bailables cuya inversión requeriría una cuantiosa suma, para poner en marcha un lugar poco prometedor por estar en periferia de la ciudad.

Sin embargo, para la Oficina de Ordenamiento Territorial de la ISJ el tema ya estaría cerrado. “A esta altura, es un aspecto que está fuera de discusión”, dijo el arquitecto Nicolás Roquero, quien integra dicha oficina. Aseguró que un problema más grave que el generado con los vecinos es que la zona de AFE se encuentra a medio usar. “La idea es generar más lugar para viviendas en donde están todos los servicios y retirar de la planta urbana este tipo de actividades como otras, como barracas o depósitos”, remarcó.

 

Por Katherine Martínez.