Paternain dijo en Libertad que hay que desarmar a la población civil para aplicar una política distinta de seguridad

El sociólogo y senador suplente del Frente Amplio Rafael Paternain congregó el pasado miércoles a entre 30 y 40 personas (fundamentalmente militantes frenteamplistas), en el salón ubicado en Agraciada y San José, para hablar sobre seguridad, en un encuentro en que quedó claro que la visión del sector Casa Grande va a contrapelo de la mayoritaria visión dentro del FA y de los restantes partidos políticos del sistema uruguayo.

Rafael Paternain comenzó insistiendo con su calidad de suplente, que si bien puede parecer un dato menor, para él no lo es ya que es muestra de la forma colectiva en que se trabaja en Casa Grande. Contó a los presentes, que los senadores del Partido Nacional le dicen, en broma, que él es el Senador 32, por la forma en que participa suplantando a Constanza Moreira en temas como el de seguridad.

En grandes líneas dijo que la seguridad es un fenómeno que desafía a la izquierda, porque si bien se han hecho una enorme cantidad de cosas, no hay mucho para mostrar en materia de resultados. Mencionó su preocupación por el aumento de los asesinatos, que de un promedio de 200 al año hasta 2011, se pasa a una cifra actual, promedio de 350.

Paternain dijo que pese a una serie de reformas como la de la Justicia, la profesionalización del accionar policial, el aumento histórico de recursos e inversiones, que han significado un antes y un después en la materia, la subjetividad respecto al estado de la seguridad empeora y está provocando un desplazamiento hacia opciones autoritarias como la propuesta de Larrañaga que plantea la cadena perpetua revisable y la militarización de la seguridad.

“Estamos en un momento en que las percepciones sociales están más dispuestas a abrazar soluciones autoritarias en materia de seguridad, cuando en verdad esas, deberían ser posiciones que no tuvieran representación en nuestra sociedad”, dijo Rafael Paternain, que sin embargo consideró que no estamos en una situación irreversible y que es necesario dar la discusión.

Aclaró Rafael Paternain que el trabajo en el Ministerio del Interior es muy intenso, “nadie está haciendo pasantía ahí”, dijo, pero opinó que ciertos énfasis que tiene la actual política frenteamplista, tiene cuestionables resultados a nivel mundial.

VIDEO VIGILANCIA | Concretamente se refirió a la apuesta de las nuevas tecnologías en materia de seguridad, la video vigilancia en particular, que genera la ilusión de volver a tener una ciudad o un barrio seguro, pero que en realidad lo único que logra es desplazar el delito hacia las zonas que no están vigiladas por cámaras.

Rafael Paternain dijo que sabe que fuera del FA es muy difícil encontrar aliados, pero cree que debe darse la pelea para generar una agenda más amplia en materia de seguridad, que no deje de ser represiva, pero que apele a una fuerte acción preventiva, política esta que dejó de desarrollarse en los últimos dos períodos.

El punto más importante en materia de prevención es realizar una gran campaña de desarme a nivel nacional, porque en Uruguay tenemos unos índices de tenencia inéditos para la región. Dijo además que hay que apostar a mejores políticas de reinserción social de los ex reclusos, a la participación social a partir de las mesas locales de convivencia y a la generación de métodos alternativos a la prisión.

Por Javier Perdomo.