“Mujeres en Libertad” se suma a los cuestionamientos al concurso Reina del Carnaval

Desde su página de Facebook, el colectivo Mujeres en Libertad se unió este martes a los cuestionamientos realizados al concurso de elección de Reina del Carnaval por el licenciado en Psicología Damián Romero Bové, volviendo a difundir un comunicado de noviembre de 2017 en el que cuestionaban a la Comisión Organizadora de la Fiesta del Parque, por la elección de los 145 años de la ciudad, que se iba a realizar en diciembre en la fiesta del parque.

El lunes Romero, también usando la red social había publicado un texto titulado “Preguntas y reflexiones sobre la monarquía en San José”, que se hizo viral en pocos minutos y motivó menciones en otros medios de comunicación.

En el cuerpo del texto, Romero decía que al saber del concurso de Reina del Carnaval, le surgían una serie de preguntas “y líneas a problematizar”. Luego pasaba directamente a las interrogantes: “¿Qué pasa con las jóvenes que no alcanzan los estereotipos que imponen? ¿Qué pasa con los jóvenes que desean postularse? ¿Qué pasa con lxs transexuales? ¿Cuál es el aprendizaje y mensaje ofrecido a la sociedad?” El de sobreexponerse ante otro a costa de un premio material en base a un modelo de belleza que imponen, en base al aspecto físico que limita sexo y edad”.

Opina Romero que ese es “un modelo restrictivo que apunta a lo estético por sobre otras bellezas ¿Dónde queda la belleza del pensamiento, del afecto, de la solidaridad? Evidentemente, invisibilizada, porque las mujeres según esta visión, solo sirven para procrear y ser utilizadas como un juguete sexual, y es así, que luego, representantes excusan que la violencia de género es producto del mal ojo que tuvieron para elegir”, mencionando luego que “si realmente, existe voluntad desde el gobierno departamental en la erradicación de la violencia basada en género, debería replantearse estos eventos, que lo que hacen es propagar la violencia machista, de lo contrario, quedarán como simples eslóganes y perderán toda credibilidad ante la sociedad, si es que aún queda algo de ella”.

Más adelante en su texto, Romero dice creer que “con la creación de estos eventos, lo que se hace es fomentar la violencia basada en género. “Pero claro, como (algunos piensan que), las mujeres se limitan en nuestro departamento a ser yeguas que relinchan o solo tienen perfil de secretarias, nada puede sorprendernos. Es así, que la visión de este gobierno departamental, ve a la mujer como un cuerpo, como un objeto, como cosa de intercambio. De exposición y venta”.

LIBERTENSES / Es así que esta mañana, Mujeres en Libertad difundió el comunicado de 2017 expresando: “ante el concurso para Reina de Carnaval que la ISJ está promocionando, reiteramos nuestro sentir ante estos eventos, e invitamos a la reflexión de la parte organizadora y de la población en general”, para luego dar paso al texto que se difundiera en aquella época y que generó cambios en la estructura inicial del concurso (las concursantes debían mostrar algún “talento” y representar algo así como un ideal), pero que no conformó al primer colectivo feminista de Libertad.

Además de declarar su rechazo al certamen, el colectivo libertense decía que consideraba que “los certámenes de belleza que premian ciertas características físicas de las mujeres, como lo es el ser blanca, delgada, joven, con ciertos rasgos faciales, son absolutamente discriminadores, violentos y racistas”.

“Como Colectivo que se ha instituido con el fin de promover y difundir los derechos de las mujeres de Libertad y sus zonas aledañas, no compartimos la finalidad de esta competencia sexista y misógina. Creemos firmemente que no aporta ningún valor a las adolescentes y jóvenes de nuestro entorno brindarles un espacio en el cual se da valor sólo a la apariencia física”, decía el comunicado, que luego añadía que “si seguimos poniendo a las mujeres en una pasarela a modo de competencia continuamos condenándonos bajo las exigencias de ponerle reglas al cuerpo, decirle exactamente cómo debe verse y lucir para estar ‘bien’, sin importar las consecuencias en la salud que esto provoca”.

“Nos preguntamos si ya no es tiempo de dejar de darle valor y premiar a lo que realmente debería ser secundario. En una sociedad tan diversa deberíamos ser capaces de aprovechar y premiar el valor de las diferentes capacidades de las personas, de sus trabajos, sus esfuerzos, ingenio y creatividad. Que el reconocimiento sea por ser auténticas, libres, hermosas tal cual somos, tal cual nacimos y por expresarnos en lo que a cada una le gusta, celebrando la diversidad y la tolerancia. Trasmitamos a nuestras niñas y adolescentes lo lindo que es el aceptarse tal cual son, el de no exigirse para encajar en moldes estereotipados, el de ser felices sin prejuicios, para que puedan ser futuras mujeres fuertes, empoderadas y libres”, decía Mujeres en Libertad, que culminaba llamando a reflexionar “sobre la violencia que implica celebrar certámenes en los que se premian a las mujeres por su apariencia física”.

 

Por Javier Perdomo.