Los números de la rendición de cuentas de la ISJ según la visión de Pablo Urreta

Al cierre del mes de junio, la Intendencia ingresó a la Junta Departamental la Rendición de Cuentas del año 2017, de la que se desprende que el déficit el año pasado fue de 36 millones de pesos. Según el análisis que realiza la comuna, “con las partidas nacionales pendientes y deduciendo la inversión realizada para el recambio de luminarias a tecnología LED, habría un superávit de 154 millones de pesos”, pero para el dirigente del Frente Amplio Pablo Urreta estamos ante el séptimo año consecutivo de déficit presupuestal, lo que consideró algo preocupante. “Parejita la gestión del Partido Nacional”, dijo Urreta.

Según el documento presentado por la Intendencia al deliberativo, los ingresos en 2017 fueron 1482 millones de pesos, (926 millones de origen departamental y 556 millones de origen nacional), y los egresos fueron a su vez 1518 millones, lo que da una diferencia negativa de 36 millones de pesos. En 2016 el déficit había sido mayor. Los ingresos fueron 1388 millones de pesos y los egresos fueron 1437 millones. La diferencia fue de 48 millones.

El dirigente frenteamplista Pablo Urreta (Frente Líber Seregni), una vez conocidas las cifras, fustigó en las redes la conducta administrativa del intendente Falero y habló en varios medios sobre sus conclusiones de lo dado a conocer por la ISJ, aclarando que no conocía aún el desglose definitivo de las cifras.

Con La Semana, como primer análisis, Urreta dijo que en 2017 “los ingresos siguieron creciendo y los egresos también, o sea que tenemos una Intendencia que por séptimo año consecutivo arroja un déficit en sus números. Así que la gestión del Partido Nacional es parejita, todos los años está perdiendo plata”.

Urreta profundizó en las grandes cifras y dijo que si uno se mete “un poco en los números, se ve que los ingresos crecen un 7% y los egresos crecen un 6% y eso es lo que no le permite equilibrar las cuentas a la ISJ”.

Según Pablo Urreta, en 2017 la Intendencia tiene un déficit que es manejable, porque son 36 millones de pesos, que es 2.4% de los ingresos, en función de que recauda más y la recaudación crece en función de los ingresos de origen departamental”.

 

REDUCCIÓN A CUENTA | Urreta opinó que la Intendencia “está reduciendo el déficit de un año contra el otro a costa del bolsillo de los contribuyentes, ya que esos ingresos crecieron un 17% cuando tuvimos una inflación del 8%. Es claro que hay un incremento de la carga tributaria sobre los vecinos que pagamos los impuestos y esto tiene que ver con que algunos tributos departamentales, han crecido bastante más que la inflación”.

El dirigente del Frente Líber Seregni dijo que “hay un aumento importante de la contribución inmobiliaria urbana, a la que se le suma la tasa de alumbrado y porque además hay aumento importante de la contribución inmobiliaria rural que se incrementó un 22% a pedido del Congreso de Intendentes, donde el Partido Nacional es mayoría”.

Siguió profundizando Urreta en las cifras, al explicar que “la contribución urbana crece mucho porque hasta 2016 en el recibo de Contribución Inmobiliaria Urbana se pagaba la contribución inmobiliaria en sí y se pagaba la tasa de alumbrado y salubridad, eso era el 60% del monto que se pagaba. La Intendencia le cambió el nombre a lo que decía tasa de alumbrado más salubridad; ahora se llama tasa de salubridad, te lo sigue cobrando en el recibo de la contribución inmobiliaria urbana y lo ajustó por IPC y adicionalmente creó la tasa de alumbrado. Eso significa que los contribuyentes josefinos estamos pagando más del doble por los mismos servicios”, dijo Urreta, que acotó que “a eso hay que agregarle el incremento por el SUCIVE” (Sistema Único de Cobros de Impuestos de Vehículos).

Pero a esto hay que agregarle, dijo Pablo Urreta a que “cuando analizamos los gastos del año, vemos que es el segundo año consecutivo en que las inversiones caen y lo que siguen creciendo son los gastos de funcionamiento, es decir salarios, horas extras, viáticos sin rendición de cuentas, cargos de confianza, servicios, por lo tanto lo que vemos es que no se tomó ninguna medida para contener el gasto, que es lo que debería hacer el Intendente, que está invirtiendo menos que antes y que la reducción del déficit la viene haciendo de la mano de un incremento de los impuestos departamentales”.

 

CONTROL DEL GASTO | El dirigente del Frente Amplio dijo que hace mucho tiempo que “le venimos pidiendo al Intendente que controle los gastos, porque está claro que el incremento del gasto no es solo por los ajustes salariales. El Intendente está contento porque tiene un déficit inferior al año anterior, pero en realidad es el séptimo año consecutivo de déficit y esto conduce al endeudamiento”.

Urreta dijo luego que al mal manejo financiero, a la gran desprolijidad en el manejo de los dineros públicos se le agregan “otros condimentos, como por ejemplo que se está pidiendo el procesamiento del ex Presidente de la Junta (Nelson Petre), y de su Secretario General (Alexis Bonahón)”. Recordó Urreta, que “lo grave es que cuando Alexis Bonahón fue obligado a renunciar en 2014, porque se quedó sin respaldo político, el Intendente lo toma como asesor personal de ordenamiento territorial, destacando que Bonahón es un buen funcionario. Hoy, con las cartas sobre la mesa, creo que el Intendente debería, por lo menos, separarlo del cargo hasta que la Justicia se pronuncie”.

También opinó el dirigente del FA que “cuestionar las decisiones de la Justicia cuando no me convienen y aceptarlas cuando me conviene, es una práctica que se está dando seguido” y a su entender “las decisiones de la Justicia hay que aceptarlas siempre”.

Consultado sobre si a partir de esta situación en tiendas nacionalistas, el Frente Amplio podría sacar algún rédito electoral, dijo Pablo Urreta que “acá lo que está claro es que la administración del Partido Nacional en los últimos años ha sido muy desprolija y creo que eso es algo que está instalado en la gente, hay una gran ausencia de obras porque la Intendencia es un gran barril sin fondo; si el FA puede capitalizar o no, depende del FA y de sus resoluciones internas que siempre han sido traumáticas, yo espero que el FA resuelva sus candidaturas y su programa de forma lo más civilizada posible, que nos permita dar la pelea”.

 

Por Javier Perdomo.