Ley de riego: recolección de firmas para referéndum continúa, mientras el gobierno presenta reglamentación

Tal como estaba previsto, el viernes en la noche en Casa de la Cultura de Libertad, se desarrolló la charla abierta en respaldo a la recolección de firmas para llamar a referéndum de forma de poner a consideración de la ciudadanía, la vigencia o no de la ley 19553 o Ley de Riego, que reformó una norma anterior, la 16858, aprobada en 1997.

Si bien la expectativa era grande, la concurrencia dejó gusto a poco, pero igualmente los que concurrieron se fueron con una visión global del tema en discusión. En el escenario estuvieron el pequeño productor Álvaro Jaume, con quien hiciéramos una nota hace una semana atrás, las licenciadas Claudia Simón y Andrea Tomassino, además de Carmen Sosa, representando a la Federación de Funcionarios de OSE (FFOSE), que fue el sindicato que comenzó a promover la realización de esta instancia de referéndum.

En la previa a la charla, Carmen Sosa habló con los medios presentes y dijo que se opone a la vigencia de esta ley, la 19553, ya que “habilita que participen capitales privados en la gestión del agua, ni siquiera tienen que ser productores, puede ser cualquiera y construir grandes represas, multiprediales, que pueden ser compradas por un inversor que no tenga nada que ver con el agro”.

Obviamente -continuó diciendo Carmen Sosa-, como serán empresarios los que van a estar en estos proyectos, van a querer ganancias, entonces para que un productor obtenga agua, va a tener que pagar un canon por la construcción de la represa y por el mantenimiento, o sea que es un canon de por vida y además va a tener que pagar lo que consuma de agua. Eso sin dudas, va a perjudicar a los medianos y pequeños productores”.

Profundizó sus cuestionamientos diciendo que “curiosamente, a pesar que el productor va a tener que pagar por la obra, esa represa entra en lo que se llaman las PPP (proyectos de participación público privados), que están exoneradas de impuestos y también se le aplica la ley de inversiones o sea que no solo no van a pagar la obra, sino que tampoco van a pagar impuestos y al productor que no pueda pagar se le va a cortar el agua”.

LOS GRANDES FAVORECIDOS | La dirigente de FFOSE no duda en decir que esta ley “no está hecha para los pequeños productores, está hecha para los grandes productores, que en estos momentos son los sojeros y de hecho mucha gente del gobierno ha dicho que poder regar la soja de una forma regular va a aumentar casi el doble la producción o sea que los sojeros que están ganando mucho dinero, van a ganar muchísimo más porque la producción va a aumentar y eso va a perjudicar a los pequeños productores que se van a ver privados de las aguas”.

Carmen Sosa prosiguió dando más argumentos en contra de la normativa que prentenden llevar a referéndum. Dijo que “desde el punto de vista ambiental, toda la academia ha dicho que si se instrumenta esta ley va a aumentar la contaminación. Tenemos que saber que todos nuestros recursos hídricos, están contaminados en mayor o menor grado, por lo que inundar los ríos con grandes represas va a traer más contaminación, solo basta pensar que si aumentamos la producción de soja transgénica, van a aumentar los fertilizantes y todo el paquete tecnológico que viene con esa soja transgénica. Ese exceso de fertilizantes va a parar al agua”. Recordó Carmen Sosa que la reforma a la Constitución de 2004, dice claramente que “el agua tiene prioridad para consumo humano y eso es algo que no se respeta”.

Consultada sobre los argumentos que les dan quienes votaron la norma, dijo Carmen Sosa que “como comisión del agua, venimos participando desde 2006 en la Comisión de Cuenca y los consejos regionales y hemos planteado este tema y no obtuvimos ninguna respuesta. En los debates que hemos tenido con los que aprobaron la ley, sus argumentos son rebatibles fácilmente, porque insisten que esta ley está hecha para los pequeños productores y es claro que eso no es así”.

REGLAMENTACIÓN | A fines de la semana pasada, el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), anunció que se había abierto un período en que se pueden realizar aportes para la reglamentación de la ley de riego. Consultada Sosa sobre si la comisión había sido notificada, dijo que sí, pero que ellos dicen que “una ley que es inconstitucional no se puede reglamentar, porque todas las organizaciones sociales de este país están en contra, por lo que nos parece ilógico que el gobierno esté llamando a opinar en la reglamentación de una ley con la cual las organizaciones más representativas de este país están en contra”.

Por eso dijo que más allá de esa convocatoria “nuestra aspiración es llegar a las firmas para lograr el referéndum. Un referéndum pone a consideración de la ciudadanía si se está de acuerdo con una ley, en este caso la de riego. Solo estamos llamando a la consulta popular, es increíble que en un gobierno democrático, no sea el gobierno que la apoye. Es una consulta absolutamente democrática, deberían estar apoyando”.

Consultada sobre cómo concibe el riego la comisión pro referéndum, Carmen Sosa contó que “cuando se aprobó la reforma de 2004, participamos por casi tres años en el MVOTMA en el armado de la ley de agua, la 18610. Durante todo ese tiempo, la comisión hizo muchos aportes, algunos fueron tomados en cuenta, otros no, pero cuando esa ley se aprobó quedó establecido que los ambientes participativos -los consejos regionales y las comisiones de cuenca-, son organismos asesores, sin embargo nosotros decimos que la Constitución es muy clara, ‘participación, control y gestión en manos de la ciudadanía’, por lo cual esa ley tampoco cumple con lo que dice la Constitución. A pesar de eso hemos participado”.

Nosotros hemos hecho aportes; los compañeros de la academia, que son parte de la comisión, lo que han resaltado es que esta ley solo se basa en las presas y ellos entienden hay muchas otras formas de riego, no todo tiene que ser una presa, se pueden hacer pozos de agua u otras alternativas; la situación es particular de cada cuenca. La ley, respetando lo que dice la Constitución debe tener la participación de todos los actores de la cuenca”, dijo Carmen Sosa.

En cuanto a la marcha de la campaña, Carmen Sosa dijo que la gente está respondiendo muy bien y “hay muchos sectores políticos, incluso del propio gobierno, que se están arrimando a la comisión”.

Creo que la población está consciente, cuando se habla con la gente, firma, pero nos están faltando brazos militantes para salir a reunir firmas”, dijo Carmen Sosa, que informó que van más de 200 mil ya en la base de datos, aunque saben que hay muchas más en la calle, porque “los compañeros esperan a llenar todas las papeletas antes de entregarlas. Tenemos tiempo hasta el 26 de octubre para entregar las 700 mil firmas.

Opinó que es un desafío muy grande, aunque de igual forma, “nos alienta mucho que pusimos el tema del agua sobre la mesa”.

Por Javier Perdomo.