La noche azul

La selección mayor de San José Interior tuvo su noche inolvidable al golear al actual monarca Durazno por 4 a 1 quedando muy bien parada de cara a la revancha y a la posibilidad de meterse en las semifinales de la Regional Centro Sur.

Los dirigidos por Rodolfo Armas llegaban tras el empate ante Colonia entre semana en Tarariras que le había posibilitado meterse como segundo de su grupo. A su frente estaba nada más ni nada menos que el actual campeón de este torneo quien había ganado con luz su serie conformadas además por Flores y San Gregorio de Polanco.

El primer tiempo en líneas generales fue parejo, con intercambio en el dominio de las acciones aunque fue la visita quien estuvo más cerca de anotar. Casi enseguida de comenzado el partido el zaguero Diego Pereira vio adelantado a Nicolás Moreno y desde su propio campo sacó un remate que se estrelló en el horizontal. Minutos más tarde fue Sosa quien remato un tiro libre que luego de desviarse en Gáspari volvió a estrellarse en el travesaño.

Más tarde lo tuvo Gasañol cuando en un tiro de esquina apareció por el segundo palo y ensayo una tijera que obligó a una buena intervención de Moreno.

El local tenía su buenas intenciones como siempre, por intermedio de sus hábiles jugadores de ofensiva pero al igual que en partido anteriores le falta claridad en los últimos metros.

Sin embargo y antes del descanso logró ponerse en ventaja con un bonito gol. Una pared por derecha entre Gallardo y Nantes terminó en un remate cruzado de este último que fue inatajable para González.

Gol clave para irse al descanso en ventaja y darle tranquilidad al equipo de cara a un segundo tiempo aparecería la tan ansiada contundencia , ausente en los partidos de la primera fase.

 

CONTUNDENCIA

Como era de esperar la visita salió con todo al segundo tiempo, sin embargo San José Interior se mostró muy ordenado y de contragolpe terminó siendo letal.

A los 52 minutos Gáspari que remata el portero da rebote y Burgos con su olfato de goleador no perdona para estirar a dos goles la diferencia.

Durazno logró llegar al descuento rápidamente por intermedio de su mejor exponente (Gasañol) y allí durante un breve lapso se adueño de las acciones e hizo pensar que podía llegar el empate. El propio Gasañol tuvo un remate a boca de jarro que tapó Moreno en la chance más claro de empatar que tuvo la visita.

Pero el partido tuvo un quiebre definitivo cuando Gáspari con magnifico tiro libre anotó el tercero a los 72 minutos. A partir de allí el partido fue todo de San José Interior ante un rival que se quedó sin respuestas.

Uno tras otro los contragolpes se sucedían con un libreto que incluía caños, paredes, gambetas y demás. El incansable Burgos se convirtió en una pesadilla para los ya cansados defensores rivales, al igual que Nantes. Un Gáspari exultante cerraría una gran noche en lo personal anotando el cuarto gol con otro gran remate de larga distancia.

En el final Nantes, Ramos y Burgos tuvieron sus chances para haber ampliado las diferencias y prácticamente haber cerrado la llave ante un Durazno que estaba para el no knock-out.

Una noche soñada para San José Interior que seguramente quedará en las retinas de todos los que concurrieron al Casto Martínez Laguarda a observar esta llave de cuartos de final.

La revancha será el próximo miércoles en Trinidad al encontrarse el Estadio de Durazno en remodelaciones. Si bien la llave no está cerrada y menos teniendo a este rival en frente, debería pasar una catástrofe para que el equipo de Rodolfo Armas no clasifiqué al menos como mejor perdedor.