“La nave de las locas”, el taller literario de Fabio Guerra en el Centro MEC Libertad

Desde hace dos meses viene desarrollándose en la Casa de la Cultura y dentro de las actividades que tras la reapertura se ha propuesto el Centro MEC de Libertad, un Taller Literario con la animación de Fabio Guerra, periodista cultural y Coordinador de Centros MEC San José quien dialogó con La Semana para explicar el alcance del taller y las propuestas que se impulsarán en lo que resta del año.

Guerra dijo que el centro estuvo cerrado durante unos meses debido a la renuncia “de la animadora Victoria Palacios y también de la docente Susana Díaz y se nos planteó la necesidad de darle continuidad a la actividad en Libertad con mi presencia dos veces por semana, los martes y los viernes como coordinador y animador y vendrá también como Docente de Alfabetización Digital la Responsable Departamental Andrea Mendieta que empezará a llegar los días miércoles”. En el caso de Guerra, tiene además la tarea de coordinar el trabajo en red con todas las instituciones bajo la dinámica habitual de Centros Mec.

Además del Taller Literario el coordinador dijo que también comenzó “el 24 de julio un Taller de Introducción al  Audiovisual, a cargo de José Delaqua que también se realiza los martes y en su segundo encuentro tuvo unos quince participantes, con ocho o nueve chicos de UTU y los restantes del Liceo, viene muy bien porque los gurises están muy entusiasmados y comprometidos en los encuentros, prestando mucha atención, hay elementos que el docente nos ha dicho que no los vive en la UTU de San José donde también da clases, y eso lo he podido ver personalmente porque he estado presente en los talleres, participando como un tallerista más”.

Guerra explicó que “en este marco del restablecimiento de las actividades en Libertad se me ocurrió plantear la posibilidad también de hacer un Taller Literario, porque vengo un poco de ese palo porque he escrito alguna cosa y el primer contacto que tuvimos fue con Carolina Silva y ella me sugirió nombres de otras escritoras, tuvimos algún encuentro también con Milena Delgado, pero por ocupaciones de ellas se fue complicando para que siguieran y continúan hasta el momento Ana Berta que además es profesora de Literatura, Gimena Vignoles y Julieta Álvarez que es la más joven del grupo y es alumna del Liceo”.

DINÁMICA| En cuanto al funcionamiento del taller, Fabio Guerra dijo que “se planteó como un acercamiento al mundo de la literatura a través de la producción de textos, combinamos información literaria con producción de textos propios que son analizados a partir de los conocimientos de Ana como docente, alguna experiencia que tengo yo en talleres y lo vamos procesando en cada encuentro en un planteo horizontal en el que se comparte la información”.

Guerra agregó que “al término de cada encuentro proponemos una consigna para crear lo que a cada uno le salga, en el formato que cada uno desee, sea narrativa, poesía o una canción, sobre esa consigna cada uno trae al siguiente encuentro lo que escribió para comentarlo en grupo, en el trabajo que hacemos de los textos no se busca el análisis sino la mejora de la escritura, considerando los piques que hemos visto antes, un instrumental para quienes se están iniciando en el campo literario para ir logrando mejores resultados”.

En este sentido el funcionario dijo que “en la experiencia acumulada de la humanidad hay como cánones, como reglas no escritas, desde el Decálogo del pequeño cuentista de Horacio Quiroga para acá hay mucha experiencia acumulada. En narrativa por ejemplo, no digas con cinco palabras lo que podés decir con tres y eso vale en la narrativa literaria y en el periodismo, de hecho existe un género que se denomina periodismo narrativo, entonces todas esas leyes del buen escribir, acumuladas en el pensamiento de los escritores y de los comunicadores y verificado en la práctica, es lo que tratamos de transmitir al grupo, lo que uno hemos podido acumular y rescatar de todo ese universo”.

A escribir se aprende leyendo, y Guerra agregó que “en cada libro nuevo uno tiende a pensar que si funcionan los mecanismos de control de calidad, uno debería lograr eso de ir corrigiendo su propia escritura o su estilo escritural, porque cada libro pasó por varios ojos que acordaron que ese material merece ser publicado y merece lectores, esos filtros ejercen un poco como talleres, o una cadena eslabonada de talleres personalizados en el proceso”.

Aunque Fabio opera como animador del grupo, sostuvo que “todos opinamos sobre el trabajo del resto y aportamos desde allí, con libertad para que quien quiera arriesgar un poco más en cuanto al contexto u otros aspectos pueda hacerlo libremente, siempre en un clima de respeto por la creación del autor, la idea es multiplicar la creación y no censurarla”.

EL NIVEL| El grupo trabaja además con diferentes autores. Guerra dijo que “lo que se pretende es cómo presentar dónde está el listón, porque algunos escritores han colocado el listón en un altísimo nivel, por ejemplo el otro día trabajamos sobre poemas de Wisława Szymborska, la escritora polaca Premio Nóbel de Literatura en 1996, que es brutal, por ese lado en la información que se aporta hay un listón donde el otro se puede reflejar y hacer su propio laburo sin necesidad de direccionarlo hacia un efecto determinado o hacia lo correcto, leyendo, que es la manera de apropiarse de la cultura y de las herramientas, leyendo simplemente ya hay una posibilidad de corregirse o modificarse en función de alguien que lo hizo mejor”.

Aunque la simple lectura pueda resultar sencilla, el animador del taller dijo que “es todo un campo, yo ahora justamente estoy terminando un curso de lector profesional y hay cosas que uno maneja vagamente o por retazos de información y al sistematizar los contenidos se puede ver la profundidad que tiene el acto lector, las dimensiones, los tipos de lectura, las diferencias entre la lectura superficial y la lectura analítica, lo que se puede extraer de una lectura analítica, los múltiples contenidos que el autor colocó allí”.

Guerra dijo que “en el campo del estilo, de las técnicas y el lenguaje, todo eso que construye el autor por ejemplo de narrativa, también hay un montón de elementos que desde el rol lector se pueden trasladar al rol escritor integrante de un taller que busca perfeccionar determinado texto, porque el acto de leer es más complejo de lo que uno supone, si se quiere hacer para que rinda cognitiva y subjetivamente hay algunos detalles a tener en cuenta”.

OBJETIVOS| En cuanto a los objetivos pre establecidos para el taller, Guerra dijo que “como en todo ensayo de acercamiento artístico el fin primero es disfrutarlo, en el entendido de que todos estamos disfrutando de este trabajo, un segundo objetivo inmediato es aprovechar lo que la literatura nos ofrece para el cotidiano vivir, muchas posibilidades de comprender y de analizarse a uno mismo, el crecimiento personal básicamente y la oportunidad de verse reflejado en lo que un autor nos propone y descubrir hasta dónde le habla al lector con la posibilidad de negociar sus propios conflictos desde ese texto, el intercambio y el diálogo” pero agregó que el objetivo final “se irá determinando en conjunto, surgirá de manera grupal”.

A modo de adelanto, el coordinador de Centros MEC dijo que “ya tenemos un acuerdo con la Casa de la Cultura, para realizar en la cafetería Negro Boccata un Café Literario, para eso tendremos que esperar que llegue un clima más apropiado, pero lo queremos encarar a partir de los integrantes del Taller, invitando a que la gente acerque sus textos, sus pinturas, que sea un espacio de artes afines, como la música también”.

El taller se llama La nave de las locas y funciona los martes a partir de las 15 horas y la participación está abierta para quienes tengan interés, para ello pueden comunicarse a través del 091634139 o por el mail centrosmecsanjose@gmail.com.

 

Por Jorge Gambetta.