“La Cueva” de América Unida, en tiempos de aislamiento social voluntario

Casi cien metros cuadrados de silencio, un espacio que comúnmente es llenado de energía pro-positiva durante los talleres de danza, el espacio lúdico y hasta la peña mensual, permanecen en silencio por la emergencia sanitaria, que sólo fue roto por el rato en que algunos integrantes de América Unida abrieron las puertas de “La Cueva” para recibir a este medio.

La Asociación Civil América Unida al igual que todas las instituciones culturales y sociales del departamento y de todo el Uruguay, a partir del 13 de marzo cuando se declara la “emergencia sanitaria”, cerró sus puertas. Igualmente se vienen realizando allí tareas de mantenimiento del equipamiento de sonido, luces y proyección con los que cuenta la sala, más ahora con la humedad característica que acompaña al otoño e invierno. Los equipos se deben proteger y poner en funcionamiento para que no tenga perjuicios.

Pasaban unos minutos del mediodía del pasado jueves y el profesor Gustavo Verno -presidente de AU-, y los docentes Lucia Pintado e Iván Quimpos, quien además de danzas desarrolla sus tareas de músico y comparte el área de comunicaciones dentro de la estructura de AU (América Unida), recibieron a La Semana.

Verno comenzó recordando -y de paso saludando-, los primeros 15 años de vida del Grupo de Danzas Abambae, de origen brasileño, más precisamente de la ciudad de Pelotas en Rio Grande Do Sul. Abambae, que tiene su epicentro y desarrollo en la Universidad de Pelotas, no es un estamento oficial pero utiliza sus instalaciones para desarrollarse. Abambae es un grupo que participa activamente de todas las actividades de AU e incluso ha gestionado distintas áreas estratégicas en el marco de las actividades realizadas tanto en Uruguay como en otras partes de América del Sur.

Volviendo al origen de la entrevista, al consultar a Lucía Pintado, sobre cómo venían sobrellevando el parate de actividades, dijo la docente que “la tecnología fue una aliada, primero con videos a través de WhatsApp y ahora con la plataforma Zoom estamos dictando clases a distancia, que son más que clases, porque primero y antes que nada les preguntamos cómo están. Después marcamos los pasos de alguna coreo y así la vamos llevando”. 

Sin perder la esencia Lucía dicta docencia en materias de danzas folklóricas desde niñas/os hasta adultos mayores. Ser maestra y licenciada en psicología le permite junto a su compañero de tareas y de vida Iván, buscar caminos para que el grupo no pierda la esencia de integración, comprensión y solidaridad. Lucía también comentó la gran aceptación que las mecánicas aplicadas han tenido.

 

COMUNICACIÓN | Iván Quimpos, músico en desarrollo, dijo que esta experiencia de la pandemia le permitió recorrer otros caminos en la búsqueda de la creatividad y adoptarse a estos tiempos del “aislamiento social voluntario”. Rescata de este momento la necesidad de comunicarse con el otro aunque sea en forma virtual.

 

DIRECTOR | Gustavo Verno por su parte dijo que todo esto le lleva a delegar más tareas para mantener el flujo constante con la gran familia que se ha formado en el entorno de AU.

Rescató en especial al grupo de abuelas y abuelos de AU, quienes demandan a distancia una integración inusitada y les elevan propuestas.

Verno muestra un lanzamiento en exclusiva desde la página Facebook de América Unida, una coreografía libre con la cumbia del Coronavirus, donde participan una decena de integrantes del Grupo de Abuelas y Abuelos de AU.

Verno contó que todos se filmaron más allá de la transmisión en directo para poder armar el video que en estos momentos ya es viralizado y que tendrá su próximo relanzamiento el próximo viernes 29 de mayo en redes sociales como Facebook /@EncuentroAmericaUnida, Twitter: @americaunida_ok, Instagram: encuentroamericaunida.

A un mes del día Internacional de la Danza, el próximo 29 de mayo, podrán volver a revivir el video para celebración de este día que unió a 11 países en señal de poder lograr una América Unida porque la Cultura y el arte popular todo lo puede, sólo depende de la voluntad de sus protagonistas.

Por Carlos García.