Juan Raúl Ferreira y Juan Castillo de recorrida por San José hacia la segunda vuelta

Mientras las cúpulas de los partidos tradicionales realizaban acuerdos en Montevideo tras los resultados de la primera vuelta del 27 de octubre, el Frente Amplio no perdió tiempo y comenzó recorridas por todo el país. Según el aún senador Juan Castillo, más de 40 dirigentes, en parejas, salieron a recorrer los distintos departamentos del interior del país, para bajar a las bases la estrategia a desarrollar de cara al ya inminente cercano 24 de noviembre.

Al departamento de San José llegaron, precisamente Juan Castillo, en compañía de una cara nueva en las recorridas frenteamplistas, Juan Raúl Ferreira, que ahora considerándose a sí mismo como “frentista” llega con su mensaje, plagado de referencias hacia su padre Wilson Ferreira Aldunate.

En Libertad, más precisamente en un salón de fiestas ubicado en Agraciada y San José, estuvieron el viernes 1° de noviembre, para dialogar con los militantes frenteamplistas y vecinos de todos los partidos -por ello no se realizó en el comité Vinelli-, sobre lo que está en juego en el ballotage.

Ferreira dialogó con los medios de Libertad y comentó que para él esta recorrida “es una instancia muy especial, porque es la primera segunda vuelta a la que llego como frentista”. Aclaró luego que “no es la primera segunda vuelta que voto al FA”.

Realizó un llamado a los wilsonistas diciendo: “yo entiendo que muchos que fueron compañeros de ruta decidieron mantenerse en el Partido Nacional pero ahora estamos en otro escenario. Estamos en escenarios no de votar por partidos, sino por elegir modelos de país. La gente ya eligió sus parlamentarios, su sector político, manifestó su voluntad, ahora tiene total libertad”.

“Recuerdo que lo decía mucho el doctor Lacalle padre, ‘cuando se llega al ballotage, no tienen que pesar los lemas partidarios, tiene que pesar el candidato y el proyecto de país’”, comentó Juan Raúl Ferreira, que luego comentó que “el propio candidato Ernesto Talvi dijo que él creía que no más del 80%, con suerte, de los votantes batllistas iban a acompañar al doctor Lacalle Pou”.

 

SIN UNIDAD | En opinión de Juan Raúl Ferreira “hay dos maneras distintas de encarar el futuro político, el FA tiene casi mayoría parlamentaria y el partido del doctor Lacalle no tiene una unidad monolítica dentro, hay senadores y diputados electos que cuestionan el programa y después de solucionar eso tendrán que ir a acordar con los demás grupos. Apareció un documento, pero este no es un tema de documentos ni de marketing, es un tema de poder lograr un gobierno de coalición multicolor”.

Agregó que “los intentos que han habido hasta ahora de gobierno conjunto de los partidos tradicionales han fracasado todos; en vida de mi padre no hubo esos acuerdos porque él consideraba que era denigrante cambiar puestos en el gabinete por votos en el Parlamento. Después se impuso ese modelo, pero fracasó; ningún gobierno de coalición blanco y colorado llegó al final de su mandato, eso generó desgobernabilidad y vacío de poder”.

“Estamos ante dos modelos económicos distintos, el doctor Lacalle, acompañado de Talvi y Cabildo Abierto, expresan su voluntad de llevar adelante una política neoliberal, contra la que Wilson luchó toda su vida”, dijo Juan Raúl Ferreira, que de inmediato agregó que “ese esquema neoliberal, justo antes de estas elecciones está naufragando en todo el continente, con un alto costo social, vidas humanas; en Ecuador, Chile, Brasil, Argentina. Yo quiero que mis hijos vivan en un país con tranquilidad, con paz y con un justo criterio distributivo de la riqueza para evitar esas explosiones sociales”.

Ferreira planteó luego otro problema que se genera con la coalición que formaron los partidos opositores. “Si entre dos partidos, con una tradición de alianzas en el pasado, colegiados, regímenes de coparticipación después del retorno de la democracia fue imposible, cómo se puede hacer agregando tantos pequeños partidos, algunos de tinte ideológico desconocido y con la presencia polémica de Cabildo Abierto”, comentó.

Opinó luego que “llegar al gobierno les resultará difícil; yo quiero ver si muchos ciudadanos de tradición y origen wilsonista, van a votar a una coalición con un partido castrense, que tiene entre sus nombres ocultos nada más ni nada menos a los integrantes de la brigada que estaba destinada a matar a Wilson en Europa. Me parecería raro que gente que se siente wilsonista vote esa alternativa”.

Luego apuntó hacia el presidenciable Luis Lacalle Pou que, dijo, “planteaba cuando asumió Macri que ese era su modelo, su ejemplo, su camino, miren en lo que terminó Argentina, creo que la gente querrá evitar eso”.

Agregó que “un gobierno que quiere replantear todo lo se hizo en los últimos 15 años, necesita más consolidar sus mayoría parlamentarias, que un gobierno que está hace 15 años en el poder y que necesita ir profundizando lo que hizo y se puede dar el lujo -porque está casi tocando la mayoría parlamentaria-, negociar ley a ley”.

Consultado por último sobre cómo se siente siendo parte del Frente Amplio, dijo: “en mi casa, yo pensaba -y estaba dispuesto a hacerlo-, que iba a haber un período de pagar derecho de piso, pero me han hecho sentir en mi propia casa. Hace muchos años que no sentía eso en el Partido Nacional y uno necesita, además de afinidad ideológica, un fogón, un nido, un hogar; yo lo encontré”.

 

ABRIR LA CANCHA | Por su parte el dirigente comunista Juan Castillo, dijo que el ballotage “es una carrera contra reloj, estamos a menos de 20 días del ballotage, es bueno que nosotros podamos abrir la cancha, el juego, e incorporar no solamente a figuras políticas que ya acompañaban a Daniel Martínez, sino también a figuras nuevas, ya que además de este tipo de actividades públicas, estamos teniendo encuentros con dirigentes influyentes en cada una de las zonas y localidades a los efectos de mostrar los dos proyectos políticos de país que están en pugna para el 24 de noviembre”.

Respecto a los resultados de la primera vuelta, Castillo reconoció que el FA tenía “la expectativa de tener un piso más alto de votación, algunos estimábamos 42, 43%, aunque había quienes nos decían que éramos demasiado optimistas, se había partido de un piso muy bajo, un 30 o 32%, pero hay que valorar de forma positiva lo logrado. Tenemos un 40% de votos en primera vuelta y al candidato de la oposición, Lacalle Pou, el 71% de la población no lo votó o sea que si fuéramos a hacer una simple operación matemática le falta conseguir más votos a él que a nosotros, pero en política, no camina eso de la matemática”.

Respecto a qué peso tendrán los referentes partidarios que están llamando a votar a Lacalle Pou, Juan Castillo reconoció que “los dirigentes tienen peso en la población, pero hay gente que votó al Partido Coloraedo que no va a votar a Lacalle Pou, lo mismo con votantes de Cabildo Abierto”.

Castillo cree que el FA debe “hacer una autocrítica”, tras los resultados de la primera vuelta. “Me parece que hay un desgaste del gobierno tras tres períodos consecutivos, de todas formas hay un 40% del electorado que te respalda y todos los demás sectores se juntan sólo para sacar al FA. Será problema de ellos explicarle al electorado eso, nosotros estamos orgullosos del proyecto político, el Uruguay está mejor que cuando gobernaban blancos y colorados y aspiramos a que la mayoría de la ciudadanía respalde este proyecto”, dijo Juan Castillo.

En las recorridas que hicieron el fin de semana, dijo Castillo que la intención era hablar con “los militantes, con los dirigentes de cada zona, los vecinos de los barrios. No queremos tribunas para convencidos, porque si esta noche -por la reunión del pasado viernes-, vienen sólo los que votaron al FA, no tiene gracia”. En la reunión del viernes, no se veía votantes de otros partidos.

Por Javier Perdomo.