Yonny Suárez, el candidato para presidir la Liga Regional de Fútbol de Ecilda Paullier, responde las 11 de La Semana

Para la Liga Regional de Ecilda Paullier no será un año más, ya que como lo anunció a fines de 2018, Daniel Blanco dejará la Presidencia tras ocho años de gestión. Sin lugar a dudas, Blanco fue el gran gestor de la actual estructura de la Liga y si bien pueden discutirse algunos aspectos de su forma de trabajar, es incuestionables el crecimiento y las transformaciones que ha logrado para el Sector Interior.

No será fácil ocupar ese cargo, pero a diferencia de lo que ocurre en la mayoría de los clubes, la Liga tiene un interesado en ocupar el “sillón” presidencial. Se trata de Yonny Suárez, ex dirigente de Juventud Unida y actual tesorero, quien está dispuesto, si es que los clubes así lo deciden, a convertirse en el nuevo titular de la liga ecildense.

Suárez hace algunos años fue el presidente más joven de Juventud Unida, y hoy con 38 años acepta el desafió de estar al frente de la organización futbolera más grande que tiene hoy el departamento.
Aquí Suárez se somete a la primera edición de este 2019 de las 11 de La Semana donde habla de su experiencia, sus deseos y sus ideas para la Liga.

1 ¿Cuál es tu balance personal y laboral de tu paso por la tesorería de la Liga?

Como neutral y tesorero me sentí muy cómodo. Si bien al principio del período hubo problemas con un par de compañeros que luego no siguieron, me sentí muy cómodo, no solo porque es una de las funciones que más me gusta, la de la parte de tesorería, sino más que nada por la libertad que me dio Daniel Blanco para trabajar.
Cuando él me ofreció el cargo yo acepté pero le dije: “si yo soy el tesorero, la plata tiene que pasar por mí y nadie más para poder hacer las cosas bien” y él eso lo entendió y respetó desde un principio hasta el último día del periodo. Los clubes entendieron la forma que tenía de trabajar. Es cierto que al principio les costó porque venían trabajando de otra manera pero luego se adaptaron, además tampoco fue que nosotros pegamos un verticalaso de un día para el otro, eso se fue amoldando con el tiempo.

Y en cuanto a lo laboral se ordenó la tesorería, cuando nosotros asumimos había un déficit y durante el año se logró cubrir ese déficit, logramos cumplir con todos los compromisos del período y quedó un superávit.

2 ¿Dada tu experiencia al frente de un club, cuales son las diferencias que encontraste entre ser dirigente clubista y ser neutral?

Son cosas distintas, pero en lo personal pienso que es más llevadero ser neutral que ser dirigente activo de un club. Si bien en ambos lados tenés responsabilidades y asuntos que resolver, como neutral no tenés esa presión de domingo a domingo que si la tenés en un club. Conseguir la plata para los jugadores, para los árbitros. Como neutrales en el correr del año tenemos que lograr que las cosas estén en orden, que funcionen. Después, tenemos los procesos de selecciones, que son deficitarios como en los clubes pero son más cortos, casi todos los procesos duran dos meses, mientras que en los clubes el trabajo es todo el año.

3 ¿Entonces tu experiencia en un club te vino bárbaro para ocupar el cargo actual como neutral?

Fue fundamental. Vos como neutral te encontrás con problemas a solucionar día a día pero si venís de trabajar en un club seguramente te encontraste con los mismos problemas o más grandes aún, entonces eso te da experiencia para poder resolverlos mejor.

4 ¿Te gustaría ser presidente de la Liga?

Si claro que me gustaría y está la posibilidad latente para este 2019 pero depende de varias cosas. La primera de ellas es formar un grupo de trabajo, algo que ya estamos haciendo. En ese grupo seguro van a estar Antonio Martínez, Elizabeth Bonilla y Nicolás Carreño, estamos hablando y hay muchas chances de que acepte estar Mario Rapetti y procuramos tener un par de integrantes más. Luego es fundamental tener el apoyo de los clubes; la idea es en la próxima Asamblea de Clubes, presentar el grupo de trabajo, presentar la forma de trabajo y ser muy claros respecto a los objetivos que tenemos para este 2019.

5 ¿Vas un poco contra la corriente porque en este momento parece que nadie quiere encasillarse en un cargo y mucho menos en el de presidente. ¿Qué es lo que motiva a ser presidente?

A mí me gustan los desafíos, me gusta aprender, me gusta crecer. Además mi pasión es el fútbol y dentro del fútbol hay varios rubros. Como futbolista no puedo porque no tengo las condiciones, como entrenador tampoco las tengo y además no me gusta ese rol, entonces encontré que mi función dentro del fútbol es la dirigencia. Y dentro de eso quiero ir creciendo como partícipe del fútbol. Yo primero fui dirigente de un club, luego presidente de un club, después fui integrante de un cuerpo de neutrales y ahora puedo llegar a ser presidente de la Liga. Lo que hago es tratar de ir creciendo en la faceta que hago dentro de mi pasión.

Además, tuve la fortuna de que cuando agarre la presidencia de Juventud, el presidente anterior que fue Carlos Rodríguez me entregó un club saneado económicamente y funcionando, yo solo tuve que mantenerlo y mejorarlo y hoy por hoy si me toca ser presidente de la Liga la agarro saneada, funcionado y en proyección.

6 Muchos clubes por no decir todos se manifestaron muy desconformes con lo que fue la temporada 2018 en materia de calendario. ¿Te lo han planteado?

Si por supuesto. Por eso dentro de los cuatro pilares que tenemos si nos toca ser Presidente, el primero de ellos es cambiar la forma de disputa en mayores, el segundo cambiar la forma de disputa en menores, que nos gustaría hacerla trabajando en conjunto con los distintos referentes involucrados de cada Club y que estén al tanto de la realidad de formativas.

El tercer punto sería bajar los costos operativos de los clubes y será la primera vez en muchos años que no aumentará la cuota de la Liga. También tenemos la idea de organizar una actividad en conjunto con los clubes, que permita recaudar para que en gran parte del campeonato, los clubes no deban pagar árbitros ni guardia de seguridad.
También queremos estructurar de forma diferente todo lo relacionado a pases y fichajes para hacerlo más dinámico y que pueda estar al alcance de los clubes toda la información.

7 A tu persona se te la asocia mucho con Juventud Unida. ¿Qué tenés para decir al respecto?

Indefectiblemente me van a asociar porque yo desembarqué en esta Liga siendo presidente de Juventud y luego, además, fui delegado así que cómo no me van a identificar. Pero al igual que pasa por ejemplo con los árbitros, si están en el fútbol es porque les gusta este deporte y si les gusta, de algún equipo tienen que ser. Ahora cuando asumí como neutral lo que hice fue ser, como lo dice la palabra, neutral, y duermo tranquilo porque nunca en todo el período hice algo en mi función para beneficiar o perjudicar a un club.

8 ¿Cómo te imaginas una Liga sin Daniel Blanco?

Yo soy un convencido que la Liga tiene un antes y un después de Daniel Blanco, eso lo digo yo y creo lo piensa mucha gente. La Liga se potenció y creció muchísimo con la llegada de Daniel Blanco, sin desmerecer a la gente que estuvo antes. Lo que pasa que Daniel Blanco como dirigente, luego de estos 8 años ha tenido un desgaste normal de cualquier persona que esté frente de algo durante ese tiempo.

Él dijo que quería dejar la Presidencia pero que cuando se fuera quería dejar la Liga con un grupo de trabajo que siga su misma línea y este grupo que se formó el año pasado cumple esas condiciones, por eso la decisión de dar un paso al costado.

Su idea no es desvincularse un 100%, él dejó claro desde un principio que va trabajar donde se lo necesite y la idea que tenemos es que se dedique fuerte el tema del complejo y que sea gran partícipe en los procesos de selecciones. Pero al margen de eso, para nosotros será una persona de permanente consulta, dada su experiencia y el excelente trato que mantiene con todos los clubes.

9-¿Eras el presidente de Juventud Unida cuando tomó la decisión del cambio de Liga. ¿Cómo ves ese hecho hoy a la distancia?

Los dos hechos más importantes que tuvo Juventud Unida en las últimas dos décadas, una fue haber terminado el gimnasio que era una mancha negra dentro de la historia. Eso fue obra de la dirigencia encabezada por Carlos Rodríguez y quizás en su momento la gente no le dio la dimensión que merecía. La otra fue el cambio de Liga.
Yo en aquel momento recuerdo haber declarado que solo el tiempo dirá si era una buena o mala decisión y el tiempo nos dio la razón y si hoy agarrás a 100 hinchas de Juventud los 100 te van a decir que fue una decisión acertada. Pero no fue fácil de tomar en aquel momento.

Recuerdo que la asamblea fue un jueves y hasta el día antes recibí llamadas y tuve reuniones con ex dirigentes y allegados al club de mucho peso que nos decía que lo pensáramos bien que era una locura. Días después cuando iba a la Liga a llevar la carta de desafiliación en el camino recibí también la llamada del presidente de Campana en aquel momento pidiéndome por favor que reviera la decisión, que lo pensara, yo le contesté que la decisión era de la Asamblea y ya estaba tomada.

Era mucha la gente en aquel momento que pensaba que era una locura, que iba a matar al club. Y estuvo bien que nos lo dijeran porque realmente lo pensaban, pero al final el tiempo nos dio la razón.

10-¿Tenés relación con Gustavo Bares presidente actual de la Liga Mayor?

Siendo presidente de Juventud Unida nunca tuve contacto porque él ya estaba en OFI. Si tuve en varias oportunidades conversaciones con él ya siendo neutral. Tengo poco trato pero el trato que tengo es bueno.

11-¿Ves posible que en un futuro se pueda dar algún tipo de competencia en conjunto con la Liga Mayor?

En lo personal creo que a corto y mediano plazo no, pero es una opinión personal porque en realidad ese tipo de decisiones son resorte de los clubes. Son ellos los que deciden con quién, cómo y dónde jugar. Creo que el común denominador de los clubes es no tener actividades en conjunto, pero te repito son los clubes los que tienen la última palabra.

Por Marcos Soto.