Libertad, dpto. de San José, Rep. O. del Uruguay

Última actualización: hace 10 horas


06.07.2016 | Policiales | 434 lecturas




La Justicia liberó al joven Raúl Beloqui

La Justicia liberó al joven Raúl Beloqui
Raúl junto a sus abogados.

Cuando nos pusimos a redactar este artículo se nos vino a la mente, la letra compuesta por un salsero desparecido físicamente aunque perdura su obra Frankie Ruiz, “Mi Libertad” y resulta oportuno compartir un fragmento de ella para sintetizar casi 60 días de injusto encierro de un joven, vecino de Ciudad del Plata cuyo único delito fue tener una campera deportiva puesta “similar” -ni siquiera era del mismo equipo-, que la que llevaba puesta el ahora auto culpado cuando declaró en dependencias policiales.

“Se anulan cuatro paredes, rutina, puerta cerrada. Y un carnaval de barrotes bailando sobre mi cama. Extraño aquella cometa que yo de niño volaba. Y a mis amigos del barrio, que mis canciones bailaban. Quiero cantar de nuevo y caminar! y a mis amigos buenos visitar y celebrar mi libertad”.

Por estas horas es lo que hace Raúl Beloqui celebra su libertad, eufórico, alegre y a puro abrazo así está sin rencor o como él dijo: “cero rencor amigo”. Iremos un poco atrás en esta historia que también hace reflexionar sobre las vulnerabilidades de un sistema en el cual todos, ante un error podemos vivir una igual situación.

Días previos a celebrarse el 1º de mayo, Raúl como es habitual en el fanático del futbol, tanto al practicarlo como por su Nacional del alma, concurrió a una cancha de Fútbol 5, que no es la que habitualmente se le puede encontrar. Horas antes, un comercio ubicado sobre la ruta vieja a la altura del kilómetro 31.500 había sufrido una rapiña, hecho denunciado inmediatamente en la seccional policial.

Según la identificación proporcionada por la damnificada el autor sería alguien alto con una “campera deportiva roja” y rasgos físicos similares a los de Raúl.

A Beloqui lo identifican en la cancha de Fútbol 5 y es trasladado a dependencias policiales y de ahí al Juzgado Letrado de Libertad, donde la jueza actuante decreta su procesamiento con prisión por un delito de rapiña el domingo 1° de mayo.

Según testimonios de familiares, recogidos en esa oportunidad, ni les dieron la oportunidad de presentar las pruebas para comprobar su inocencia. Esas mismas pistas, que sí fueron aportadas en la apelación, fuero las que determinaron su inocencia y por eso hoy disfruta de su libertad.

¿Donde aparece la llave para dilucidar este enredo que serviría de guión para una pieza tragicómica de ficción? Con la detención de un individuo que se auto culpa por la rapiña de esos últimos días del mes de abril y en un allanamiento efectuado en su domicilio encuentran la carcaza de un celular que es reconocido por la victima de la rapiña, por señas particulares que ella le había realizado.

Según dijeron los abogados defensores de Raúl, Cristina Isidoro y Dionel Rodríguez quien fue quien llevó adelante la parte efectiva de la defensa, sin llegar a las siete diferencias, pero casi, la campera deportiva que llevaba Raúl puesta era la del “Paris Saint Germain” y la del supuesto autor de la rapiña es la del “Manchester United”, similares pero no iguales.

LA NOTICIA Raúl está libre, fue el grito que calentó gargantas el frío martes 28 de junio a la noche, fue retirado del COMPEN (Santiago Vázquez), pasadas las 20 horas por sus abogados y lo que sería una noche más del “carnaval de barrotes”, se convirtió en un carnaval de abrazos, llantos y alegrías de quienes lo quieren y en ningún momento dudaron de su inocencia.

Raúl, que es de poco hablar, agradeció a todos por creer en él, de su alegría por volver al barrio, a su casa y lo más importante que no sentía rencor.

Le preguntamos si sabía que las hinchadas locales de Peñarol y Nacional, estuvieron unidas en un solo canto: “liberen a Raúl”. Sonriente respondió: “si las dos juntas”, hace una pausa y remata: “si me entere, allá adentro, no lo podía creer”.

El abogado Dionel Rodríguez, compartió algunos de los detalles descriptos en esta nota y volveremos sobre el tema, para hblar de las vulnerabilidades del sistema, del Código del Proceso Penal y hasta dónde afectan a la sociedad. Hoy dejamos la crónica on la alegría de Raúl Beloqui, inocente, caminando por Ciudad del Plata y celebrando su libertad.

Por Carlos García.








Periódico La Semana - ® 2001-2017 - Libertad, dpto. de San José, Uruguay - Hosting/desarrollo info@crearte.net.uy