Libertad, dpto. de San José, Rep. O. del Uruguay

Última actualización: hace 7 horas


18.08.2017 | Sociedad | 74 lecturas




Sembrar conocimientos en la escuela

Sembrar conocimientos en la escuela
Martín Mello y Tania Castro conversando con los niños de la escuela 49.

“Cuando nos trajeron la propuesta en marzo, sabíamos que iba a ser muy importante para los chiquilines”, dijo a Canal 8 Carmen Giménez, directora de la Escuela 49, y agregó: “Estamos realmente muy contentos y con mucha expectativa”. El entusiasmo de Giménez se explica por la puesta en marcha del Programa Huerta Integral que la Cooperativa Planetarios, la primera del Uruguay que construye su trabajo a partir de los principios de la permacultura, presentó el pasado viernes.

Padres y maestros ya comenzaron el lunes con la primera instancia de este proyecto pionero y junto a Tania Castro y Martín Mello, los talleristas y representantes de la cooperativa, construyeron el diseño del jardín de alimentos para que se adapta a las necesidades de la escuela.

Con el apoyo de Instituto Nacional de Cooperativismo (Inacoop), este programa que apunta a construir un espacio “vivo” de aprendizaje donde se “integra a la familia” y se promueve la “cultura de la tierra” a través de la práctica y el intercambio de saberes, se concretará en 21 encuentros y finalizará el 30 de noviembre, cuando se realizará la feria de fin de curso que apunta mostrar esta experiencia como un “modelo para la ciudad”.

La Cooperativa trabaja este mismo Programa de Huertas Integrales en otras escuelas de Aiguá (Maldonado) y Marindia (Canelones), en convenio con Inacoop, pero también lleva esta metodología sustentada en las tres éticas de la permacultura al Instituto Nacional de Ciegos a través del Ministerio de Desarrollo Social. Planetarios nació como colectivo hace cinco años y hoy tiene ocho socios, pero por ella pasaron unas 70 personas de Uruguay y de otros países como Argentina, Italia, España y Chile, contaron Castro y Mello a La Semana.

“Cada uno trajo sus saberes. Hubo uno, por ejemplo, que había vivido mucho en comunidades y sabía mucho de comercio justo. Entonces vino y dio talleres de eso”, explicaron. La iniciativa que permitió el nacimiento de Planetarios surgió de la directora de una escuela de Montevideo que quería llevar actividades artísticas y culturales a la institución. “Nos juntamos un grupo de amigos que teníamos ganas de hacer cosas juntos. Resulta que había un educador social, una nutricionista, un agrónomo, una profesora de yoga, un maestro, un masajista. Éramos diversos y uno de nosotros trabajaba en la permacultura”, contaron.

Esta última puede ser entendida como un sistema de principios que permite aplicarlos a diferentes actividades y que se sustenta en tres éticas: cuidado de la tierra, cuidado de los seres y el reparto equitativo de los excedentes.

“Comienza en la década de los 70, cuando explota la crisis alimentaria, a manos de unos agrónomos que se preguntaron cómo producir alimentos sin dañar el medio. En la medida que fueron avanzando, se dieron cuenta que esto de la permacultura, que tiene que ver con la cultura permanente, con rescatar los saberes ancestrales para culturizar y cuidar la tierra, se podía llevar a varios aspectos de nuestras vidas, como la construcciones (bioconstrucción), y la educación, que está asociada a una vía alternativa a través del arte, la consciencia y la práctica. También se vincular al bienestar físico y emocional”, explicaron los talleristas.

Desde allí, Planetarios comenzó a construir este Programa de Huertas Integrales para “valorar lo que la tierra nos da” y promover la alimentación “orgánica y saludable, siempre llevando estos saberes a los niños desde el arte y el juego”. Se parte de la premisa, continuaron, de que “todos sabemos algo”, por tanto “no vamos a enseñar, sino que vamos a compartir nuestros saberes y de ahí construimos un saber colectivo”, dijo.

Mello y Castro trabajarán con todos los grupos de la mañana de primero a sexto año y abordarán con cada uno los diferentes ejes temáticos, que van desde el diseño del huerto hasta la siembra, el crecimiento de las plantas, los diferentes tipos de cultivo, las épocas de siembra y el suelo.

Huertas Integrales es “transversal” a los programas de Primaria porque desde esta actividad se aplican conocimientos de biología, geometría, matemática, química, física y hasta astronomía. También incluye conceptos sobre cooperativismo, proyectos comunitarios y toma de decisiones en conjunto. “La idea es que al final de los talleres tengamos un espacio de huerta modelo en Libertad; vamos a ser pioneros en esto”, dijeron.

“La idea es que cada grado tengo su rol o su misión. Los grupos de primer año van a trabajar la semilla y a ser sus guardianes, esa información la van a pasar al resto de la escuela. Van a ser expertos en la semilla. Segundo en los plantines, por ejemplo. Se va a trabajar la comunicación entre todos para generar una sabiduría colectiva. Todos van a saber de todo pero se van a especializar en algo”, detallaron.

Además del apoyo del grupo “proactivos” de padres que trabajan junto a la escuela y al espacio, energía y tiempo que dispuso la Dirección de la institución, el Programa Huertas Integrales cuenta con el apoyo del Municipio de Libertad, que ofreció materiales, y del programa Plantar es Cultura del MEC.

Por Edward Braida.








Periódico La Semana - ® 2001-2017 - Libertad, dpto. de San José, Uruguay - Hosting/desarrollo info@crearte.net.uy