Libertad, dpto. de San José, Rep. O. del Uruguay

Última actualización: hace 8 horas


10.08.2017 | Sociedad | 180 lecturas




Síndrome de Asperger: calvario silencioso

Síndrome de Asperger: calvario silencioso
Yoli García, explicó las características de este mal.

Como padres no somos entrenados ni educados, nuestra formación siempre será con nuestros hijos. Y no podemos negar nuestra angustia y preocupación cuando observamos que el comportamiento y desenvolvimiento de nuestros chiquilines no es lo “normal” para lo que comúnmente hemos observado en otros niños.

Notamos que nuestro pequeño es retraído en exceso, que se interesa en temas extraños y poco usuales, que tal vez su motricidad no sea acorde a su edad (choque con las paredes, el trazo de su letra sea más grande de lo que debiera), y en general les cuesta socializar con personas de su edad (mayormente se relacionan con personas mayores a ellos). Puede que comience entonces, las noches de insomnio como padres, pensando que tal vez ocurra algo extraño con nuestro hijo.

Tal vez tu hijo lleve la condición del Síndrome de Asperger. Pero no hay que alarmarse o preocuparse, más bien ocuparse. Y antes de que se mortifique o pase cualquier futuro trágico por su mente de padre o madre dedicada, le venimos a decir en este artículo, que simplemente es una condición diferente en las personas, pero que perfectamente puede llevarse y adaptarse a la sociedad, solo que con un mayor esfuerzo que el resto de los mortales.

El Síndrome de Asperger, es un trastorno neurobiológico del desarrollo que afecta el área de la comunicación. A pesar que los primeros trabajos fueron publicados durante la Segunda Guerra mundial (en 1943 por el psiquiatra austríaco Leo Kanner y en 1944 por el pediatra vienés Hans Asperger), no es hasta la década de los 90 del siglo pasado, que el síndrome de Asperger es reconocido a nivel mundial, cuando es incorporado por primera vez en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales en su cuarta edición (DSM-IV, de 1994), es decir, 50 años después de que Asperger publicara por primera vez sus consideraciones acerca del trastorno.

Sin embargo hoy, está reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), como un "Trastorno Generalizado del Desarrollo (TGD) de carácter crónico y severo que se caracteriza por desviaciones o anormalidades en las capacidades de relación y comportamiento social".

Según estadísticas internacionales el 1 % de la población mundial presenta Trastorno del Espectro Autista (TEA) y "entre 30 y 35.000 uruguayos presentan este trastorno", según la Federación Autismo Uruguay.

Esta condición se caracteriza por alteraciones en el comportamiento social, el lenguaje y en habilidades cognitivas, más detalladamente estas personas muestran: interacción social ingenua, poco apropiada y asimétrica; pocas habilidades para relacionarse con los otros y hacer amigos; falta de empatía; lenguaje fluido pero literal y pedante (utilizan monólogos en vez de intercambios conversacionales, con gramática correcta y vocabulario extenso); pobre comunicación verbal y entonación monótona o peculiar; interés marcado en temas limitados.

Aunque tienen una inteligencia normal o superior a la mediana, tienen dificultades en aprender tareas escolares. También tienen falta de coordinación motriz.

INTELIGENTES Según la psicóloga del Centro YGA en Libertad, Yoly García Álvarez, Docente Especialista en Dificultades del Aprendizaje, el niño y adolescente asperger son personas intelectualmente inteligentes, que se llevan mejor con la tecnología pero que presentan dificultades básicamente en las relaciones sociales. “Ellos no saben cómo tratar al otro, tienen esa inseguridad cómo acercarse a las otras personas. Generalmente interpretan las frases literalmente, así que no comprenden cuando es una broma, un sarcasmo, les cuesta interpretar las cosas del punto de vista figurado”.

“Nosotros acá en el centro, somos mediadores, tratamos de amortiguar esas reacciones que pueden presentarse durante las relaciones sociales, como en la escuela o en el liceo, sobre todo durante la adolescencia, entre maestros, profesores y los compañeros de clase”, cuenta.

García dio cuenta que algunas de las señales que nos darán la luz roja como padres de que algo pasa con nuestro niño. “Cuando son chicos dos o tres años, se caracterizan por ser muy inteligentes; pueden memorizar todo, aprenden a leer a los tres años. Hablan en tercera persona, es decir, se refieren a ellos como el niño, no como yo”, dijo.

A los aspie, les cuesta mucho relacionarse incluso con la familia. “Son niños que también les cuesta el contacto físico, les molesta que los abracen”, menciona la psicóloga que es una de las características principales junto con el habla en tercera persona y la utilización de términos que quizás no sean acordes a su edad. “También muchas veces se cree que son sordos, porque los llaman y los llaman y no responden, pero no es porque no escuche, es porque están sumidos en su mundo; se refugian en su mundo de fantasía, que no los implica estar en el mundo real. Por eso hay que ir a hacer un diagnóstico diferencial ”, detalla la especialista en el tema que también otra de las señales es que les cuesta mucho sostener la mirada directamente a los ojos durante una conversación.

ATENCIÓN TEMPRANA La psicóloga García recomienda que si observamos algunos de estos indicadores en nuestros niños, los llevemos a algún especialista, que “en la actualidad tenemos muchas alternativas, tenemos el sistema de salud pública y privada”.

Según Yoli García las personas que ya siendo adultas nunca hayan sido diagnosticada ni tratada a tiempo, puede presentar diferentes dificultades sobre todo les costará mucho mantener amigos, una pareja estable, si logran mantener un trabajo es porque tal vez es un trabajo individual; porque la comunicación es la base. En resumen la dificultad en relacionarse con su entorno, será muy difícil, muy cuesta arriba.

Nuestras investigaciones de este artículo nos lleva mucho más allá de nuestras fronteras en donde conocemos varias fundaciones en apoyo a las personas aspie, que existen en varias partes de Latinoamérica y particularmente en Uruguay existen asociaciones como la Asociación de Asperger Uruguay, o de Autismo de Uruguay y otros tantos.

Concluimos nuestra nota mencionando las recomendaciones de nuestra entrevistada, en que menciona que “definitivamente debe existir en el programa de formación a los docentes de Uruguay en donde se trate este tema, es algo fundamental para la profesión”. Pues ellos son los primeros, después de los padres,con quien tienen el primer contacto con el niño y deben estar preparados. Debemos conocer los síntomas para poder actuar a tiempo y poder remitirlo al especialista.

Por Livia Cedeño.








Periódico La Semana - ® 2001-2017 - Libertad, dpto. de San José, Uruguay - Hosting/desarrollo info@crearte.net.uy