Libertad, dpto. de San José, Rep. O. del Uruguay

Última actualización: hace 5 horas


01.08.2017 | Sociedad | 402 lecturas




Leticia Cicero: "me siento ganadora"

Leticia Cicero: "me siento ganadora"
Leticia Cicero, finalista de Masterchef, recibió en su casa a La Semana.

La Semana se trasladó al hogar de Leticia Cicero, la libertense que fue subcampeona de Master Chef Uruguay, el primer reality show gastronómico de la televisión uruguaya que según la medición de Kantar Ibope Media, tuvo un rating con picos de hasta 23,8 puntos; unas 275.000 personas siguiendo los pormenores del desenvolvimiento de los protagonistas de este programa.

En la intimidad de su hogar, Leticia compartió con este medio, detalles del aprendizaje y la experiencia obtenida en esta competencia televisiva.

La Semana: Después de esta final tan emotiva de Master Chef, ¿cómo te sientes el haber sido la primera finalista de Master Chef?

Leticia Cicero: “Yo siempre soy segura de mí misma, sabía que me iba a ir bien, no sabía hasta qué parte me iba a ir bien. La verdad que siempre teniendo la confianza en uno, uno trata de hacer lo posible de que eso alcance para que te vaya bien. Pero bueno no sé si me esperaba la final, pero me encantó haber estado ahí, fue muy lindo”.

L.S: ¿Qué aprendiste?

L.C.: “Fue una experiencia muy enriquecedora, aprendí en el camino. Aprendí un montón de cosas, de cocina porque fue un concurso de cocina. Tenemos la evaluación del jurado que en todo momento está dándote ideas, soluciones, consejos para la cocina, además por tu estudio personal”.

Recuerda que cuando no estaba con sus nenes estaba estudiando y menciona que el concurso fue un intensivo de cocina que la preparó y del cual aprendió mucho. Dice que si bien aún le hace falta aprender sobre cocina, esta experiencia le aportó un montón en cuanto al rubro, que ella define como su pasión.

Sin embargo también señala que aprendió a trabajar bajo presión, a trabajar con los medios y que agradece mucho a la producción por haber estado ahí y por todo el aprendizaje enriquecedor que obtuvo.

L.S.: ¿En qué creciste como ser humano?

L.C.: “Y como ser humano, seguir teniendo la confianza en uno mismo, saber escuchar, porque uno está también tratando de absorber todo eso que te llega y tenés que saber escuchar, ser abierto”. Leticia se define como una persona que le gusta hacer las cosas ella misma, que le cuesta delegar y que no le gusta mucho que le digan cómo tiene que hacer las cosas, pero “en esta oportunidad fue distinto, me abrí la cabeza, me vi acá y necesito que me vaya bien. Así que tengo que saber escuchar, aprender”.

L.S.: ¿En el programa con quién hiciste más afinidad?

L.C.: Sin duda con Nilson, Nicolás, Sibila, Martín y Víctor. Somos unos cuantos, en cualquier grupo humano siempre habrá mejor afinidad con unos más que con otros, lo que pasa es que con algunos tenemos menos tiempo. Víctor fue el primero en irse, con Sibila conversábamos mucho y bueno cuando Sibila se fue, la verdad es que dolió mucho la salida de ella, una persona muy dulce, divina. Obviamente Martín, porque siempre teníamos esa conversación de ida y vuelta porque viajábamos juntos. Y con Nilson y Nico fue como estuvimos tanto hasta el final que la verdad es que somos muy parecidos, pensamos muy igual, entonces tenemos mucha afinidad por ahí.

L.S.: ¿Cómo ha sido el apoyo de tu esposo con todo esto?

L.C.: “Está muy contento, él se siente orgulloso y yo feliz de que me haya apoyado en esta aventura. Es muy difícil a veces a la hora de haber tomado la decisión; porque no es una decisión tuya, es una decisión de familia. Implicaba muchas cosas, irme de casa muchas horas, implicaba pasar a ser una persona que nadie conoce a ser una persona pública, que no sólo me repercute a mí cuando salgo sola, también repercute a la familia cuando salís en familia. También implicaba que puedan hablar de vos y que pueda dolerle a tu familia, porque y a ver, es un reality show, soy consciente de que la gente va hablar y a la hora de decidirme de meterme en esto, sé que la gente va hablar y está bien que lo haga porque de eso se tratan los realitys. Pero busqué la forma de protegerme, no leí comentarios ni nada durante toda la competencia. Siempre supe que esto ocurriría, porque esto es como el fútbol, todo el mundo va a opinar. O sea, en cierta forma me aislé para protegerme, y porque yo sabía que iba a ser yo, y siendo yo, no podría fallar muchas cosas. Porque yo me conozco, me llevo bien con la gente, no soy una persona polémica, entonces uno sabe también su perfil y está seguro de esto. Pero al momento de tomar la decisión hubo muchos miedos, fue una decisión de familia y mi esposo me dijo, adelante con todo, yo te apoyo y eso fue algo fundamental”.

Reconoce con orgullo el apoyo que le brindó su pareja y su familia entera en todos los meses que duró la competencia, contó que también obtuvo el apoyo de su madre y su suegra para ayudar con los niños. “Grabábamos martes y jueves desde el mediodía hasta las 23. Así que yo llegaba tarde, son tres nenes y él se encargaba de todo, de darles la cena, de acostarlos”.

L.S.: ¿Sientes que has alcanzado el éxito en cierta forma?

L. C.: “Sí claro, yo me siento ganadora. Desde el momento en que levanto los brazos en la final, cuando dicen manos arriba, ya no importaba nada, no importaba lo que me dijeran. Siempre estuvo bueno eso de quién ganaría el premio y todo lo demás, pero ya en ese momento, era otra cosa. Además Nilson fue un competidor tan amigo, que es imposible que pienses en algún premio. Además todo el país o medio país por lo menos te estaba viendo. Ya aquí se había formado una bola de nieve tan grande. Querías cumplir con eso, estabas en la final, así que tenías que hacer algo lindo, digno que no te pasara nada en el camino, me moría si no llegaba a presentar algún plato, porque te puede pasar. Entonces es como que tenías esa mochila cargada al hombro y dices que tengo que cumplir, aquí están todos los participantes y estoy yo en la final. El jurado que te permitió llegar hasta acá, porque cuando estás participando hay una delgada línea y ellos te eligen a vos. La gente que está mirando y quieren tener una linda final. A todo el equipo de producción, entonces es algo que quieres cumplir con todos y quieres hacerlo bien. Y bueno, cuando levanto los brazos digo, ya está, soy ganadora, no importa lo que pase, gané conmigo. Y ese fue el momento más feliz para toda la competencia, me dije, ya está, no importa lo que pase. Sabía que si ganaba Nilson me iba a poner feliz y si ganaba yo también, es como curioso”.

Se relaja durante la charla y comenta que se identifica mucho con el personaje de la famosa serie Friends, “Mónica”, siendo muy perfeccionista, competitiva, obsesiva con que las cosas salgan bien. “Y fue la primera vez en mi vida que siendo algo tan importante, no me importaba el resultado”, dice sorprendida con la reflexión.

L.S.: ¿Por qué decidiste participar en todo esto si tú misma te catalogas como bajo perfil?

L.C: Estaba en un impass en mi carrera, en mi vida como profesional. Tenía eso que me gusta mi carrera, pero no me mueve el piso. Y si hay algo que me apasiona, es la cocina, me encanta cocinar y bueno dije, tengo que hacer un cambio, me tiro a la piscina y bueno, salí de mi zona de confort y fue muy difícil. Porque mi esposo y yo somos muy conservadores y bueno, de hecho estuvimos unos días muy apagados, muy pensativos los dos, expectantes porque se había dado el paso y teníamos que esperar a ver lo que se venía. A medida que se fueron dando los capítulos yo me fui sintiendo muy bien, muy cómoda, porque me fui dando cuenta que todo iba a ir muy bien y que no podía ir mal. Fue difícil, pero muy lindo.

L. S.: ¿Qué va a ser de Leticia después de Master Chef?

L.C.: “Bueno, Leticia va a seguir en el rubro de la cocina. El giro fue tan grande que me gustó mucho ese reconocimiento de la gente. El hecho de que te paraban y te decían que estaban reunidos en familia viendo Master Chef y nos encanta. Nos ponemos a cocinar y cuando vemos el programa nos motiva. Yo soy muy en pro de eso, me pongo a cocinar con los nenes y ellos comen de todo, comen vegetales, comen frutas, no le hacen mala cara a nada. Y transmitir un poco eso, el haber participado en un programa que generó un poco más la cocina de hogar, a la reunión familiar; porque era un momento en que te decían que lo ve el nene de cinco años, lo ve el abuelo, lo ve todo el mundo. Y creo que por ahí va a seguir mi camino, no sé si en los medios pero sí seguir transmitiendo esto de cocina de hogar, de reunión en familia. Así que buscarle la vuelta en tal vez unos talleres o algo parecido. Porque un restaurante no es el momento de mi vida para hacerlo, porque sé lo que implica, el sacrificio y todas las horas. Tampoco sé si es lo que me gusta. Pero sí sé que también me gusta mucho la docencia, así que puede ir por ahí. Talleres para madres, para niños”.

L.S: ¿Qué mensajes le dejas a la gente y en especial a las mujeres que están aún sin tomar una decisión para emprender?

L.C.: “Que hay que escucharse, que hay que ver qué es lo que uno quiere para su vida y proyectarse. Porque una al ser madre, deja de ser muchas cosas, dejas de ser vos para ser mamá; y es muy difícil salir de esa zona a veces, porque duele porque son tus cachorros, los quieres proteger y quieres estar con ellos. Pero la vida sigue, ellos crecen y vos tenés una vida que es necesario salir adelante y valerse por uno mismo. Y que no tengan miedo que todo se va acomodando de a poco. No sentirse culpable”.

Por Livia Cedeño.








Periódico La Semana - ® 2001-2017 - Libertad, dpto. de San José, Uruguay - Hosting/desarrollo info@crearte.net.uy