Libertad, dpto. de San José, Rep. O. del Uruguay

Última actualización: hace 4 horas


06.07.2017 | Sociedad | 109 lecturas




La importancia de la planificación ambiental a largo plazo

La importancia de la planificación ambiental a largo plazo
Si se hubiese planificado previamente, Leb no podría estar donde está, dice especialista.

El trabajo de Justin Boreson para el plan de ordenamiento territorial de Libertad y sus inmediaciones, tiene un apartado denominado “Planificación Ambiental”, en el cual informa sobre una serie de visitas que realizó a algunos predios industriales representativos en la zona.

La recorrida se hizo el 24 de marzo e incluyó a Leb (producción de botellas PET, que inició operaciones en 2001 y pertenece a la empresa Valgroup); Blengio (lavadero de lanas. Inició operaciones en 2000 y expandió su planta en 2010) y Ramtex (clasificación y lavadero de lanas. En operación más de 50 años, incorporó el proceso de lavado en 1998).

Según Boreson, su objetivo al “realizar estas visitas fue entender la naturaleza e historia de sus operaciones, cambios en sus procesos operativos y de gestión ambiental a lo largo de tiempo, preocupaciones o desafíos por parte de las industrias, eventuales planes previstos de expansión o modificaciones a las operaciones actuales y otros aspectos de interés para el estudio”.

El ingeniero ambiental dice que “las industrias visitadas demostraron disposición de transparentar sus operaciones actuales, colaborar y mantener un diálogo abierto con todos partes, incluyendo el Estado, e incorporar nuevos procesos y prácticas de mejora para la gestión ambiental”.

Más adelante el especialista hace una observación transversal a todas las industrias visitadas (y a todas las demás de la zona), que “es la importancia de realizar estudios previos adecuados para determinar la factibilidad de emplazar y operar dentro de las limitaciones ambientales del entorno.

“Sin perjuicio de si las actividades productivas tienen una obligación legal o no de presentar un Estudio de Impacto Ambiental previo a su construcción y/u operación, existen varias ventajas tanto para el proponente industrial como la comunidad, que las autoridades lleven a cabo algún tipo de estudio previo sobre los impactos ambientales potenciales para todo tipo de emprendimiento productivo. Un estudio previo sirve para asegurar que las condiciones ambientales son adecuadas para asimilar las externalidades de la actividad propuesta (por ejemplo, es fundamental considerar previamente las caracteristicas hidrológicas para evaluar la capacidad de los cursos de agua para asimilar contaminantes o para descartar impactos en cuencas sensibles)”.

LA RECORRIDA Luego Boreson hace un recorrido por cada empresa. Al hablar de Leb, dice que la planta de producción de botellas PET “requiere contar con un curso de agua que tenga una capacidad adecuada de caudal para asimilar los contaminantes (demanda biológica de oxígeno, DBO), de los efluentes tratados para la línea de producción que incorpore botellas usadas”.

Añade, haciendo referencia a la observación transversal, que “es posible que un estudio inicial para esta planta hubiera considerado cambios eventuales en la producción futura y la necesidad de contar con un curso de agua con una caudal suficiente para recibir los eventuales efluentes tratados. Si el curso adecuado no existe cerca del emplazamiento propuesto, esto podría ser un factor relevante para considerar otras ubicaciones alternativas para el emprendimiento”.

Luego hace referencia a Ramtex y dice que “cuando incorporaron el proceso de lavado de lana, se decidió disponer los efluentes tratados en el lado opuesto de la Ruta 1, que forma parte de la cuenca de la Santa Lucía. Si el proponente y/o las autoridades hubieron evaluado alternativas dentro del contexto de un estudio previo, es posible que hubieron elegido otra solución más factible para la disposción de los efluentes tratados”.

Dice Boreson que tal vez hubiese resultado “más conveniente disponer los efluentes hacía el sur de la planta y no al norte de la Ruta 1 en la cuenca del Santa Lucia. De acuerdo a las recomendaciones del estudio previo, podrían negociar con propietarios aguas abajo de la planta para la disposición de sus efluentes tratados”.

Según Boreson, las plantas de lavado de lanas (como las mencionadas), “típicamente requieren una superficie importante de terreno para regar los efluentes tratados”. Por eso cree que “un estudio inicial podría cuantificar el área total necesaria para recibir los efluentes tratados del escenario de máxima producción. Esto sería una consideración importante para seleccionar predios factibles para construir”.

EVALUAR Boreson insiste con que “los estudios previos no solo sirven para evaluar limitantes ambientales, también pueden servir para identificar y resolver limitantes operativas para las industrias que están dentro del control del Estado. Por ejemplo, un estudio previo para LEB podría haber considerado si existen los insumos externos necesarios (volumen suficiente de botellas clasificadas y recicladas) para que el proceso de reciclables fuera factible. Si se identifica que el volumen de insumos es insuficiente (como fue el caso actual de LEB para botellas reciclidadas), se podría recomendar que las intendencias o la Dirección Nacional de Medio Ambiente (DINAMA), elaboren políticas que exijan la segregación y reciclaje de botellas PET antes de proceder con la expansión de la planta”.

Actuar así, permitiría, dice Boreson, la expansión de la planta de botellas PET y fomentaría otros servicios y fuentes de empleo de soporte (recolección y clasificación de botellas, transporte). Dice el especialista por último que “un estudio previo ambiental sirve principalmente para asegurar que las condiciones ambientales son adecuadas para asimilar las externalidades de la actividad (considerar características hidrológicas para evaluar la capacidad de los cursos de agua para asimilar contaminantes o descartar posibles impactos en cuencas sensibles). Los mismos estudios también sirven para prever expansiones o nuevos procesos industriales en el futuro que podrían ser incompatibles con las condiciones ambientales actuales. Por lo tanto, se recomienda la realización de estudios previos de impactos ambientales potenciales para todo tipo de emprendimiento productivo, sin perjuicio de si la tipología de industria tiene la obligación legal de presentar un Estudio Impacto Ambiental”.








Periódico La Semana - ® 2001-2017 - Libertad, dpto. de San José, Uruguay - Hosting/desarrollo info@crearte.net.uy