Libertad, dpto. de San José, Rep. O. del Uruguay

Última actualización: hace 4 horas


06.07.2017 | Sociedad | 70 lecturas




El adolescente, las drogas y nuestro problema con ellas

El adolescente, las drogas y nuestro problema con ellas
María Fernanda Palombo en la charla del salón parroquial.

“Tenemos un problema”, anunció María Fernanda Palombo, diplomada en Drogodependencias (UCUDAL) y Educadora Sexual, además de profesora de Filosofía, quien este jueves encaró la segunda charla del ciclo organizado por la Escuela Técnica y el Liceo Libertad junto al Colegio San José. “¿El consumo de sustancias?”, se pregunta a continuación. Un problema es “una situación que tenemos que resolver”, pero también algo que “tiene una solución” y “cuando uno se hace una pregunta en este sentido está viendo que algo no es como quiero que sea”, dijo Palombo al inicio de esta charla en el Salón Parroquial y añadió: “Las drogas existieron y existirán, ellas no tienen ningún problema; el tema es como nosotros nos vinculamos con las sustancias”.

El encuentro pensado para padres, madres o educadores no se proponía definir que está “bien o mal” respecto a las drogas, sino “construir un conocimiento” y “aprehender” y “procesar” lo que se trata en el taller, porque “todos somos distintos y reaccionamos frente a estos conceptos de manera distintas”.

“Hay una tendencia a depositar la responsabilidad afuera”, explica Palombo, y eso nos pone en una posición donde “allá hay un problema” y no somos parte de él, por eso la “cosa se sigue replicando en una cosa mucho más enorme de lo que en realidad es”. Así, el taller toma el objetivo de promover “habilidades para la vida”.

“Hay un momento evolutivo, la adolescencia, donde estas habilidades se ponen de relieve, es un momento clave donde hay muchas decisiones que tomar”, introduce Palombo al tiempo que propone indagar por qué se consume en ese juego de “explicar versus implicar”, donde implicarse significa “meterse dentro” y abandonar las pretensiones teóricas” para “analizar de fondo lo que estoy pensado”.

Palombo encuentra un vínculo entre el consumo problemático de sustancias y los aprendizajes que en etapas anteriores a la adolescencia se van construyendo en torno al sujeto. “El aburrimiento es diferente en la niñez y en la adolescencia que en la adultez, porque en los primeros necesitan desarrollar herramientas para salir de ese aburrimiento, debe buscar adentro para salir de ese estado”, expone la profesional, al tiempo que suelta la pregunta: “¿Qué les damos a los niños y niñas para que salgan del aburrimiento?”, y el público responde: “El celular”. ¿Y cuando es un adolescente? Silencio. El adolescente no es tan sencillo. En esta etapa es importante construir a través del diálogo “herramientas para desaburrirnos” y motivar “esa sensación de búsqueda de las soluciones, eso es creatividad y tiene que ver con el ser”. LAS SUSTANCIAS Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), droga “es toda sustancia que introducida en el organismo por cualquier vía de administración, produce de algún modo una alteración del natural funcionamiento del sistema nervioso central del individuo y además es susceptible de crear dependencia, ya sea psicológica, física o ambas”.

Pero las drogas son todas diferentes y no hay “un problema de drogas” porque todo depende del vínculo del sujeto con las sustancias. Palombo explica las etapas del consumo de drogas, como comenzamos en una experiencial, etapa de curiosidad, pero “lo que tienen de interesante las drogas es que tienen una sensación placentera, entonces es probable que se pase a un consumo ocasional”, ese que se relaciona con las sustancias “un vez cada tanto”, pero esta etapa es atravesada de diferentes maneras dependiendo de la etapa evolutiva de la que estemos hablando. “Un cerebro en la adolescencia no es lo mismo que un cerebro adulto”, y el ocasional se puede transformar en habitual.

Pero no se puede pensar, insiste Palombo, que todo consumo es problemático y por eso propone pesar esta cuestión desde su marco: las adolescencias, porque allí se da el segundo nacimiento donde se reedita el corte del cordón umbilical y “es la primer muerte simbólica donde los que mueren son los padres y madres”.

Ese hijo o hija ya no es el niño o la niña pequeña, se rompen los “referentes” y los “modelos” y surge el “contraejemplo”: “Si hay algo que no quiero ser es como vos”, imita Palombo. Es que el adolescente “tampoco se encuentra” y el adulto, además, no entiende cómo se están sintiendo, hasta “por las dudas”. “¿Puedo ser capaz de decir: está bien, podes tener otros modelos porque como adulto no soy perfecto? Eso para los padres y madres es muy sano”, reflexiona la profesional.

Pero crisis en filosofía significa “cambio” y al ser crisis evolutivas “son necesarias”. Con la adolescencias se va dando la confrontación y esta sólo es plausible de ser abordada desde el diálogo, porque sólo a través de él es posible decir que no. “El adolescente lo necesita”, afirma Palombo, porque “percibe que hay un cuidado” pero sobre todo porque los padres y madres son los “principales educadores” y “agentes de prevención”.

Pero el rol de padres o madres “sólo es posible si ellos mismos han dejado sus roles de hijos”, porque por los adolescentes tienden a reeditar las adolescencias de sus padre. “No nos damos el tiempo de meternos para adentro, estamos todo el tiempo corriendo, el asunto es que muchas veces yo quiero para mi hijo y para mi hija lo que a mi me enseñaron todo lo contrario; lo que estamos diciendo es que nuestros hijos adolescentes lo que hacen es despertar el ser adolescente de los adultos”. A partir de esto podemos generar “empatía” para mejorar la comunicación con los adolescentes, pero para esto hay que abandonar el “adultocentrismo”, porque probablemente no sea el “mejor de los estados evolutivos” como se propone desde la cultura hegemónica. “Reeditar nuestras adolescencias tiene que ver con curarnos y ser padres implica dejar de ser hijos (...) para dejar de reproducir en mi hijo o hija algo que se está perpetuando”.

Por Edward Braida.








Periódico La Semana - ® 2001-2017 - Libertad, dpto. de San José, Uruguay - Hosting/desarrollo info@crearte.net.uy