Libertad, dpto. de San José, Rep. O. del Uruguay

Última actualización: hace 4 horas


04.07.2017 | Sociedad | 52 lecturas




Especialista recomienda evaluar potencialidades a futuro del acuífero Raigón

Especialista recomienda evaluar potencialidades a futuro del acuífero Raigón
El agua que consumen Libertad y Puntas de Valdez proviene del acuífero Raigón.

El primer informe de Diego Capandeguy para el plan de ordenamiento territorial de Libertad y su zona de influencia (que aún no hemos analizado en su totalidad), incluye un anexo documental, que es un “Informe Ambiental”, elaborado por el ingeniero ambiental Justin C. Boreson. Se trata de un estudio de más de 20 páginas en el que realiza un “estado de situación” y plantea desafíos a futuro en materia de saneamiento, calidad del agua y el aire de la zona de estudio, que incluye a Puntas de Valdez y ruralidades cercanas.

El ingeniero Boreson sugiere en su documento, que se tomen algunas medidas del Plan de Acción para la Protección de la Cuenca del Río Santa Lucía, desarrollado por el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA), con el objetivo de formular y ejecutar acciones para controlar, detener y revertir el proceso de deterioro de la calidad del agua en la cuenca del Santa Lucía y asegurar su calidad y cantidad para el uso sustentable como abastecimiento de agua potable.

Las medidas de ese Plan de Acción a tomar en la zona, serían: “reducir el impacto de las emisiones líquidas de los vertimientos de origen industrial; reducir el impacto de las emisiones líquidas de los vertimientos de origen doméstico (saneamiento); controlar el uso excesivo de la fertilización para todos los padrones rurales; controlar el aporte de nutrientes directo sobre la fuente de agua potable” (a nivel nacional, se restringe el acceso del ganado a abrevar en los cursos cercanos a la ciudad).

Otra de las medidas a tomar, dice Boreson, sería “evitar el escurrimiento superficial con aporte de nutrientes y la erosión y recomponer las márgenes de los cursos” (se establecería una franja de 40 metros sin laboreo de la tierra y uso de agroquímicos en las márgenes de los ríos Santa Lucía y San José. Además, se debería contar con permisos para extracción de agua superficial y agua subterránea dentro de la zona cercana a la ciudad.

AGUA POTABLE Al realizar un análisis sobre la disponibilidad y la calidad del agua, dice Boreson que “aproximadamente 90% de las viviendas en Libertad y Puntas de Valdez están conectadas al sistema de OSE”, aunque según distintas entrevistas que realizó, dentro de los límites urbanos todas las casas estarían conectadas al sistema de OSE.

En Libertad OSE tiene 12 pozos de agua subterránea distribuidos por la ciudad y sus vecindades, dos tanques de almacenamiento de agua (con capacidades de 150 m3 y 600 m3), y un tercero que se encuentra fuera de servicio porque no tiene suficiente capacidad (100 m3). En Puntas de Valdez OSE opera dos pozos de agua subterránea y una batería de tanques de almacenamiento (capacidad total de 100 m3).

Toda el agua de la zona, proviene del acuífero Raigón y dice Boreson que OSE le informó que los niveles del acuífero son monitoreados rutinariamente cada 15 días y que los niveles se presentan bastante estables. Boreson no pudo acceder al banco de datos de monitoreo y le fue informado que debe haber una solicitud formal de la Intendencia, que en el informe no consta que se haya realizado. Desde OSE se le dijo a Boreson que “la calidad de agua se considera muy buena”, y que no utilizan un pozo si se detecta que el agua está afectada por nitratos u otro contaminante. El agua es tratada con un dispensador automático de hipoclorito.

Respecto al saneamiento, el informe de Boreson, dice que el 70% de las viviendas de Libertad y el 49 de Puntas de Valdez están conectadas al saneamiento (INE, 2011). “Ambas localidades cuentan con un sistema de alcantarillado que colectan las aguas residuales de las viviendas y descargan las aguas en piletas de sedimentación/evaporación”, dice.Explica que en Libertad, la construcción inicial de alcantarillado (de hormigón), fue en el año 1980 para servir 1.000 viviendas. A la fecha, 3.000 viviendas están conectadas. Cuenta que hay cuatro estaciones de bombeo que bombean las aguas residuales a las piletas de tratamiento y que las tuberías principales de alcantarillado que conectan a las piletas están llegando a la capacidad máxima.

“Una limitante aún más crítica -dice-, es la capacidad de las piletas de tratamiento” ya que “no hay más espacio para expandir las piletas o construir nuevas piletas. El Municipio está considerando un nuevo predio para ubicar las lagunas. Las piletas actuales descargan/desbordan al Arroyo Flores”, explica Boreson.

En Puntas de Valdez, “una gran parte de las conexiones de saneamiento corresponden a MEVIR. En este sistema, cada casa cuenta con su propia fosa séptica (doble cámara), que actúa como separador de sólidos antes de descargar hacia el sistema de saneamiento. El sistema de tratamiento consta de dos piletas que descargan en el Arroyo Valdez.

“Fuera de los sistemas de saneamiento de OSE, las viviendas cuentan con sistemas estáticos. Es probable que la mayoría de los sistemas que pertenecen a particulares infiltran al terreno y los usuarios sólo llaman el servicio cuando los mismos se están desbordando (esto es más común en zonas donde el terreno no es suficientemente permeable)”, dice Boreson.

ACUÍFERO Ya al poner foco en las conclusiones y aportando algunas acciones a futuro, Justin Boreson, dice que la principal fuente de suministro de agua potable es subterránea (el acuífero Raigón). Los niveles del acuífero se han mantenido bastante estables a pesar del crecimiento de viviendas e industrias en la zona durante los últimos años. Hasta el momento, la calidad de agua es apta para el consumo humano (sólo requiriendo cloración).

Casi todas las viviendas dentro del casco urbano de Libertad y Puntas de Valdez están conectadas a OSE, mientras que viviendas e industrias fuera de la zona urbana cuentan con sus propios pozos de agua subterránea.

Luego dice Boreson que “muchos de los pozos de riego o de uso particular en las zonas rurales o semi-rurales, no estarían declarados” y entiende que la declaración de pozos de agua y fiscalizaciones sobre las extracciones de agua subterránea son controles fundamentales para asegurar un uso sustentable del recurso”.

También plantea que es necesario mantener “un monitoreo robusto de la calidad y la cantidad de agua subterránea (tanto por OSE como las industrias), para asegurar un suministro de recursos hídricos para consumo y uso a largo plazo”. Propone evaluar la capacidad del acuífero versus las proyecciones de demandas futuras”.

SANEAMIENTO Boreson alerta ante el hecho de que según el último censo, aproximadamente 30% y 50% de las viviendas dentro del Municipio de Libertad y de Puntas de Valdez respectivamente, no están conectados al sistema de saneamiento. Insiste en su preocupación porque las redes de alcantarillado principal que transportan los líquidos hacia la planta de tratamiento están llegando al límite de capacidad y porque no hay más espacio en el predio actual para expandir las piletas existentes o agregar piletas adicionales.

Al referirse a Puntas de Valdez dice que allí el saneamiento “consiste en fosas sépticas de doble cámara antes de descargar al alcantarillado. Este sistema aún está dentro de la capacidad de diseño, no obstante, se estima que muchas viviendas no solicitan el servicio barométrico con la frecuencia necesaria, lo que resulta en que las cámaras no retienen los sólidos, descargando los mismos a la red de alcantarillado que sólo fue diseñada para recibir líquidos”.

De futuro, Boreson, aconseja coordinar entre la Intendencia y OSE con más anticipación y plazos para la planificación de nuevos fraccionamientos y su correspondiente sistema adecuado de saneamiento, ya que actualmente es requerido por la legislación vigente.

Especial preocupación pone Boreson en “la pileta de tratamiento de aguas residuales del Penal de Libertad (más de 1000 usuarios), aparentemente no está funcionando y descarga al arroyo Mauricio. La descarga de líquido sin tratar puede presentar impactos ecosistémicos y riesgos significativos a receptores potenciales aguas abajo. La operación y mantenimiento de la pileta es responsabilidad del Ministerio de Interior, no de OSE, no obstante, no está claro si existen los recursos y la capacidad técnica dentro de ese Ministerio para realizar el mantenimiento adecuado”.

CONTAMINACIONES Boreson pone especial interés en que “es importante considerar la posible contaminación existente en predios con alto riesgo de contaminación en toda el Área de Estudio, incluyendo estaciones de servicios y talleres mecánicos en zonas urbanas, zonas industriales y predios agroindustriales”.

En base a entrevistas en el Municipio, Boreson dice que se observa que talleres mecánicos y otros emprendimientos no están gestionando ciertos residuos como neumáticos usados y aceites usados adecuadamente o en cumplimiento” de la normativa. “En algunos casos -prosigue-, estos residuos simplemente se acumulan en sus predios, lo cual aumenta el riesgo de contaminación de suelos o recursos hídricos y/o presentan riesgos a la salúd publica”.

En cuanto a los suelos de alta productividad de las zonas rurales cercanas, dice que antes de cualquier actividad o desarrollo que se proponga realizar en zonas rurales, hay que considerar los riesgos de erosión y pérdida de suelos orgánicos.








Periódico La Semana - ® 2001-2017 - Libertad, dpto. de San José, Uruguay - Hosting/desarrollo info@crearte.net.uy