Libertad, dpto. de San José, Rep. O. del Uruguay

Última actualización: hace 4 días


20.03.2017 | Sociedad | 681 lecturas




Parroquia de Libertad, tiene nuevo sacerdote y es de Colonia Wilson

Parroquia de Libertad, tiene nuevo sacerdote y es de Colonia Wilson
Jorge Albergatti, está al frente de la parroquia de Libertad.

Desde hace unos 20 días está al frente de la parroquia de Libertad un sacerdote nacido en la localidad, algo poco habitual en el mundo eclesial. Se llama Jorge Albergatti, tiene 53 años y si bien estaba radicado en la parroquia de Ciudad del Plata, no estaba al frente de ninguna iglesia (digamos que ejercía un cargo de más jerarquía), pero las “necesidades del servicio” lo trajeron ahora a ponerse al frente del trabajo en la parroquia libertense.

El sacerdote nacido en Libertad, recibió a La Semana para hacer la correspondiente “presentación en sociedad”, que hemos hecho de todos los sacerdotes que han pasado por Libertad en los últimos 15 años y varios meses de vida de este periódico. Albergatti, sería el quinto y reconoce que muchos le preguntan por qué cambian tanto, le dicen que antes no era así, pero explica que los Oblatos de María Inmaculada (congregación que está a cargo de la parroquia libertense), “son de moverse mucho”.

Sobre sí mismo, dice el sacerdote que nació en Libertad, en lo "Juanita la partera" y que vivió toda su infancia en Colonia Wilson. Se declara de “Colonia Wilson” y luego cuenta que vino al Colegio, hizo tres años en el Liceo Libertad, después fue a Colonia y terminó en Montevideo.

Una vez que abrazó la religión, su periplo de vida ha sido intenso: “comencé con los Oblatos, que estaban en la ahora Ciudad del Plata, estuve un año en Playa Pascual, después me trasladaron dos años a Argentina, a Paraguay un año, volví Argentina un año, después volví a Uruguay por cuatro años, estuve en Tacuarembó y en Ciudad del Plata, estudiando Teología, después de eso, cuando hice votos perpetuos como Oblato, me destinaron a Italia dos años, estuve en Roma estudiando, al volver estuve en San Gregorio de Polanco, en pueblo Achard y en Guichón, y luego estuve siete años en Venezuela y de allí volví a Ciudad del Plata, en 2007”, desde donde llega ahora a Libertad.

Consultado Albergatti por lo que significa para un religioso estar moviéndose permanentemente, dijo que “nuestra congregación es religiosa, pero es específicamente misionera, lo que quiere decir que vas a estar en muchos lugares, que vas a viajar mucho y a tener muchas experiencias fuera de tu contexto. Lo que nos da fuerza es ser varios, porque nos da el sentido de la comunidad, que es lo que nos da la fuerza para poder cambiar y por eso vamos a donde se nos necesita, por eso cambiamos tanto”.

“La gente se queja, dice que cambiamos mucho, que antes no se cambiaba tanto, pero esa es nuestra realidad, no estamos acostumbrados a estar muchos años en un mismo lugar. Se van mirando las necesidades y a partir de ellas, se va cambiando”, dijo el sacerdote libertense.

SENSACIÓN EXTRAÑA Reconoce Albergatti que de joven no tenía vocación religiosa y dijo que ella “surge de una experiencia de Dios que uno hace -no solamente de servicio-, con la idea de que Dios dio su vida por mí y yo quiero hacer algo por él. En la juventud todos nos preguntamos quién soy y para qué estoy acá; cuando uno se pregunta pueden presentársele muchas oportunidades y una de esas es el servicio”.

Luego de andar por tantos destinos, la experiencia de estar al frente de la parroquia de la localidad que lo vio nacer, es para Jorge Albergatti, “un poco extraña, porque he estado en lugares mucho más difíciles, como puede ser la propia Ciudad del Plata. Creo que estoy en una etapa de la vida -tengo 53 años-, en que he recopilado mucha experiencia y la puedo volcar en mi lugar”.

Planificación del trabajo, dijo el padre Jorge que todavía hay poca, pero sí tiene claro que va “a continuar con el trabajo que se venía haciendo, como Oblatos trabajamos juntos y todo lo que hacía el padre Mingo se va a continuar. Por supuesto que cada uno le pone su impronta, su forma de ser diferente”.

Dentro de la “programación” habitual de la parroquia se vienen dos fechas importantes de la liturgia local, por supuesto la Semana Santa y la fiesta de San Isidro, el “santo patrono” de los agricultores, que es el patrono de la parroquia local.

Sobre el festejo central de la comunidad católica del mundo, dijo que aún están trabajando en la agenda, pero sobre San Isidro anunció una novedad respecto a lo que es habitualmente la fiesta. Este año tendrá dos instancias, la primera será el mismo lunes 15 de mayo -día del santo-, oportunidad en que a las 19 horas se realizará una misa de la que será parte el cardenal Daniel Sturla y a la que también se invitará a autoridades locales y departamentales. “Debe ser la primera vez que un Cardenal visita la parroquia de Libertad”, comentó Albergatti, que recordó que el anterior Cardenal que tuvo Uruguay fue en los años 40 o 50 del siglo pasado. La misa será abierta a todos los que deseen participar.

Informó Albergatti que la segunda actividad se realizará el domingo 21 de mayo. “Ese día será la fiesta popular tradicional, con la procesión y todo lo que conlleva la fiesta. Preferimos hacer las dos instancias por separado, porque todo el mismo día era difícil”, dijo el sacerdote, que comentó que “después habrá algo más durante la semana, pero recién estamos programando”.

FUTUROS PAPAS Consultado respecto a si considera que ha disminuido la vocación religiosa, Albergatti contó que hoy “donde hay más voluntades religiosas es en África y en Asia, se está dando mucho en países que tradicionalmente no son católicos, como India, Indonesia, Corea del Sur, China; todos esos son lugares en que se está desarrollando mucho la vocación religiosa, pero en países del norte, como Europa, Canadá, Estados Unidos, ha bajado mucho. No es solo por una pérdida de fe, también es porque la población está bajando, las familias antes tenían muchos hijos, ahora solo uno, eso hace que ese hijo va a tener que cargar con sus padres en el futuro, toda una realidad que cambió, lo que lleva a que no haya lugar para la vocación. Cuando las familias son más numerosas, hay más posibilidades que alguien pueda tener vocación religiosa, sabiendo que sus padres estarán cuidados”.

Al preguntarle si luego de un Papa latinoamericano, puede llegar un Papa africano o asiático, Albergatti dijo que es algo que “se va a dar y va a traer algo que no tenemos ahora. Siempre digo que como con Francisco nos preguntábamos qué podía llevar de América Latina, luego de tantos papas italianos, o el anterior, que era un papa erudito, pero ahora vemos que está dando una impronta, una forma, una huella muy importante a la Iglesia y por eso creo que llegará el momento en que tendremos papa africano o papa asiático y también ellos van a dar otra impronta, algo que en ese momento necesite la Iglesia”.

Sobre el papa Francisco, dijo que está trabajando en actualizar a la Iglesia y que le está dando algo que nosotros no podemos percibir tanto como lo perciben en Europa, porque “para nosotros, algunas cosas que hace Francisco, son de lo más normal, porque él es de acá, pero para Europa son nuevas”.








Periódico La Semana - ® 2001-2017 - Libertad, dpto. de San José, Uruguay - Hosting/desarrollo info@crearte.net.uy