Libertad, dpto. de San José, Rep. O. del Uruguay

Última actualización: hace 27 horas


13.03.2017 | Sociedad | 159 lecturas




Las mujeres dijeron presente el 8 de marzo en la plaza de los 33

Las mujeres dijeron presente el 8 de marzo en la plaza de los 33
La movilización fue organizada por "Mujeres en Libertad".

La proclama se replicó en cada rincón del país y en más de 50 países. Las remeras negras y los globos violetas reclamaban ni una menos y el fin del patriarcado. En Montevideo cientos de miles marchaban desde Plaza Cagancha hasta la Universidad de la República en una convocatoria “histórica” para conseguir, entre otras cosas, la ley de violencia basada en género, explicaba un día después Andrea Tuana, representante de la intersocial feminista del Uruguay en declaraciones al programa radial En Perspectiva.

“Hoy paramos, por la defensa y los respetos a los derechos; porque siete de cada 10 mujeres uruguayas sufre violencia de género; porque en los primeros dos meses de este año han muerto ocho mujeres uruguayas en manos de sus parejas y ex parejas, víctimas de feminicidios que es la expresión última de una violencia estructural patriarcal que se manifiesta de múltiples formas; porque trabajamos sin remuneración el 65% de nuestro tiempo productivo; porque es absolutamente desigual la presencia de mujeres en altos cargos ejecutivos y de participación política -en el Parlamento somos tan sólo el 20%-; porque no se respeta la autonomía de las mujeres para decidir sobre su cuerpo y su futuro”, leía Lucía Caballero en la Plaza 33 Orientales de Libertad. El fuego exorcizaba desde el centro los reclamos de Mujeres en Libertad que con este acto celebraba su primer aniversario. “No somos envases, somos personas, nuestro cuerpo es nuestro territorio”, continuaba la proclama.

El Día Internacional de la Mujer tuvo su conmemoración en Libertad el pasado miércoles y reunió a cientos de mujeres y hombres para pedir un “presupuesto adecuado para combatir la violencia de género que garantice la atención, prevención y el acceso a la Justicia”, además de que “se apruebe sin demoras el proyecto integral que garantice una vida libre sin violencia basada en género” y “servicios legales de aborto seguro en todo el país”.

La proclama apuntaba también a lograr “un poder judicial que no victimice a las mujeres y brinde una formación continua a sus operadores y operadoras para proceder con responsabilidad garantizando nuestros derechos” y una mayor “participación partidaria en todos los ámbitos de decisión”.

En este sentido agregaba el reclamo de “políticas públicas que tiendan a eliminar la brecha salarial y promuevan la responsabilidad de hombres y mujeres en la tarea de cuidados”.

SINDICALES También fue el momento de que las representantes del sindicato de Bonprole, Marina Acheriteguy y Sonia Matos, leyeran la proclama de la Federación de Trabajadores de la Industria Láctea (FTIL). “No hay más tiempo de espera, no a la violencia, si paramos las mujeres paramos el mundo”, comenzaba el texto, es que el 8 de marzo tiene un significado político y sindical fundamental porque surge de la “lucha organizada de las mujeres por sus derechos laborales”, es un día de “conmemoración” y “lucha” donde se funden los “postulados de clase” y los de género.

Extracto de la nota a publicarse este martes en la edición impresa.

Por Edward Braida








Periódico La Semana - ® 2001-2017 - Libertad, dpto. de San José, Uruguay - Hosting/desarrollo info@crearte.net.uy