Libertad, dpto. de San José, Rep. O. del Uruguay

Última actualización: hace 26 horas


13.03.2017 | Sociedad | 578 lecturas




Cooperativa de ladrilleros presidida por joven de 20 años, firma acuerdo con ISJ

Cooperativa de ladrilleros presidida por joven de 20 años, firma acuerdo con ISJ
Natalia Batista y Eugenia Rolando, están al frente de la cooperativa.

Para el lunes 6 de marzo, se había anunciado en el Municipio de Libertad, la realización de una conferencia de prensa por la firma de un comodato de la Intendencia con una cooperativa de ladrilleros, pero pocas horas antes de su realización una comunicación oficial anunciaba que la conferencia se suspendía hasta nueva fecha. Las premuras del cierre de la anterior edición hicieron que se descartara el tema sin más, pero quedó la duda del porqué de la suspensión y la intriga por saber qué cooperativa era.

Pasada esa edición y hechas las consultas del caso, nos encontramos con una historia más que interesante para contar, porque además la firma del comodato se va a realizar y antes que se haga, es bueno darla a conocer. Lo primero a decir es que la conferencia de prensa se suspendió porque una de las firmantes, estaba estudiando para un examen en la Facultad de Derecho y lo más interesante del caso es que se trata de una joven de 20 años, que además de estudiar abogacía es la presidenta de la Cooperativa de Producción de Ladrillos Ecológicos Libertad. Su nombre, Eugenia Rolando. Por ella, se había suspendido la conferencia, pero la firma del convenio sigue en pie y se realizará este jueves 16 en el mismo Municipio.

La cooperativa tiene Presidenta y además tiene Secretaria, que se llama Natalia Batista y juntas, visitaron la redacción de La Semana, para hablar de lo que es estar al frente de una cooperativa que realiza una tarea que históricamente ha sido monopolio de los hombres.

La más suelta para hablar es Natalia y durante el diálogo, la presidenta Eugenia irá realizando comentarios. Al consultarlas sobre cómo se dio el proceso por el cual fueron electas como directivas, dijo Natalia Batista que una vez que “logramos consolidarnos como cooperativa, teníamos que elegir las autoridades y como nosotras somos las que estamos con la cuestión administrativa y además somos las que tenemos un poco más de tiempo para concurrir a hacer cursos y charlas, nos eligieron”.

IMPASS Durante el último tiempo la cooperativa no ha producido porque el predio en que se encuentran (ubicado al fondo de la policlínica del barrio Progreso), es chico y no da para realizar una producción rentable. “Tuvimos que dejar algunos pedidos que teníamos, esperando conseguir el terreno, que por suerte nos sale ahora”, comentó Natalia Batista.De todas formas, la cooperativa no está parada. “Seguimos haciendo pruebas, buscando nuevos productos, siempre con la idea de innovar”, cuenta la Secretaria.

Procedió a explicar luego que “nosotros hacemos los ladrillos prensados, ecológicos, porque usamos materiales reciclables, podemos usar portland, arena, tierra, podemos usar escombro, todo prensado, no lleva fuego como el ladrillo tradicional, pero estamos buscando otros productos nuevos para innovar, no quedarnos solo en una cosa y tratar de sacar algún otro producto relacionado con la construcción”.

Prosiguió contando que “estamos tratando de sacar ladrillos livianos, porque el que estamos haciendo es muy buen ladrillo, pero es pesado, por eso estamos tratando de sacarlos más livianos y más grandes. Siempre buscando que sean rápidos y fáciles, para que uno mismo pueda construir”. Añadió Natalia que “también habíamos hablado de hacer tejas”.

Todos los procesos largos desgastan y el entusiasmo que algunos pudieron tener en un principio va decayendo, por eso de los 15 o 16 integrantes que tenía la cooperativa, hoy son ocho. “Éramos más, pero muchos se han ido, es que lleva mucho tiempo y al no trabajar de eso, es complicado seguir”, dijo Natalia.

Al consultarle a Eugenia cómo se había dado su ingreso a la cooperativa, contó que la invitó su abuelo. “En un principio eran solo dos personas, que empezaron con el proyecto y eran los que más sabían de la producción. Después se propusieron invitar gente que consideraron que tenían la responsabilidad necesaria para participar y bueno, yo fui una de las invitadas de mi abuelo”, contó Eugenia Rolando.

TODOS PAR UNO… Las dos mujeres encargadas de la cuestión administrativa, también producen, porque “todos hacemos el trabajo de todos, si bien nosotros estamos en la parte administrativa y cuando hay que escribir algún proyecto o eso, nosotras somos las que lo planteamos a los demás, cuando tenemos que hacer una prueba de los materiales, lo hacemos entre todos y todos usamos las máquinas para saber cómo funcionan; es la idea de la cooperativa, trabajar todos y es importante que todos sepamos lo que cada uno hace”.

Extracto de la nota a publicarse este martes en la edición impresa.








Periódico La Semana - ® 2001-2017 - Libertad, dpto. de San José, Uruguay - Hosting/desarrollo info@crearte.net.uy