Libertad, dpto. de San José, Rep. O. del Uruguay

Última actualización: hace 5 días


09.11.2014 | Sociedad | 595 lecturas




Escritores firman por una cárcel que no se llame Libertad

Escritores firman por una cárcel que no se llame Libertad
Establecimiento de Rehabilitación Libertad.

Una carta con la firma de más de 50 escritores uruguayos, fue entregada a los candidatos presidenciales Tabaré Vázquez y Luis Alberto Lacalle Pou, solicitándoles que, en caso en que sean electos (uno de los dos lo será), como Presidente de la República, se comprometan a cambiar el nombre de la mayor cárcel del país, llamada hoy Establecimiento de Rehabilitación Libertad, pero que en el pasado fue el penal de Libertad.

La iniciativa surgió en el programa radial “La máquina de pensar”, de Radio Uruguay (1050 de AM), y de su conductor Pablo Silva Olazábal, quien le planteó su iniciativa a Mario Delgado Aparaín y juntos la distribuyeron entre escritores uruguayos, que rápidamente se adhirieron y en poco más de dos días reunieron 56 firmas y ya el viernes, entregaron la carta a los presidenciables.

Pablo Silva Olazábal, se interesó de inmediato en hablar con este medio, cuando se enteró que era de Libertad. Tras un contacto con la telefonista de Radio Uruguay, que le comunicó nuestro interés, el conductor radial llamó a la redacción de este medio y dialogó sobre su iniciativa.

El comunicador contó que la idea surgió leyendo un libro de poesías de Eduardo Milán, que “es un poeta uruguayo que hace como 40 años que vive en México y ahora acaba de editar un libro en Editorial Estuario”. Para resaltar lo que es la obra de este poeta, Silva Olazábal dijo que “hasta la Biblioteca Nacional publicó una antología de su poesía”.

“Leyendo una de sus poesías –prosiguió narrando el conductor radial-, tenía una frase que decía ‘Uruguay no acaba de lavar la palabra libertad’ y hacía alusión al penal de Libertad, de infausta memoria en la dictadura. Entonces pensé esto está muy bien para plantear el nombre de Libertad”.

“Yo viví muchos años cuando era chico en España y cuando Uruguay estaba en dictadura, en las revistas y diarios españoles, decían que aquel que en Uruguay está en libertad no lo pasa bien, haciendo alusión al penal. Incluso hay un texto famoso de Eduardo Galeano, que dice que Uruguay es un país de contradicciones y entre ellas hay una cárcel que se llama Libertad”.

LA PROPUESTA Fue así que Silva Olazábal le planteó a un par de amigos la idea de quitarle el nombre Libertad a la cárcel; “que se le llame de otra forma, no sé de cual, pero quitarle el nombre por respeto a la palabra libertad”, explicó y de inmediato contó que lo habló con Mario Delgado Aparaín, que “es un amigo, un hombre que tiene una gran visión y dijo que le parecía excelente, que adhería totalmente, así que entre él, yo y otros más, hicimos esa declaración pidiéndole a los candidatos presidenciales que en caso de ganar, le saquen el nombre al penal”.

“El planteo es que institucionalmente el Estado le quite el nombre por respeto a la palabra libertad y porque es algo aberrante. Me han dicho que la gente le va a seguir llamando Libertad, igual que se le dice la cárcel de Santiago Vázquez, aunque es el COMPEN, pero el planteo nuestro es al Estado, a la institucionalidad del país”, explicó el comunicador y escritor.

Contó que en todas las notas que le han hecho sobre la iniciativa, ha dicho que a él y a los escritores que han acompañado su iniciativa les “parece hermoso que haya una ciudad que se llame Libertad, pero nos parece un chiste de mal gusto que haya una cárcel que se llame libertad”.

Para el comunicador fue una sorpresa la receptividad de la iniciativa, porque “en dos días firmaron más de 50 escritores, algunos con gran trayectoria como el ya mencionado Mario Delgado Aparaín o Enrique Estrázulas, pero también otros con no tanta”.

“Otra cosa que me llamó la atención fue que varios escritores que estuvieron presos en el penal firmaron, entre ellos Miguel Ángel Olivera que estuvo 12 años presos o Clemente Padín, que es un poeta que en Uruguay no es muy conocido, pero que estuvo cuatro años preso allí y me dijo que le parecía maravillosa la idea de cambiarle el nombre”, narró Silva Olazábal.

La iniciativa fue una oportunidad para mostrar otra faceta de los escritores, según entiende Silva Olazábal, porque “vimos que los escritores, que parece que siempre estamos pidiendo cosas para nosotros, para la industria editorial o para la carrera de escritor o para las obras que hacen los escritores, nos pareció que podían opinar, solicitar hechos, como es este cambio de nombre, que no es de la industria de los escritores”.

POLÍTICA ESTÉTICA “Los escritores son trabajadores que trabajan con la palabra, entonces puede ser gente idónea para opinar de las palabras; no digo que sean los únicos o inapelables sus opiniones, pero pongo como ejemplo que los arquitectos pueden opinar contra, la plaza de la bandera, que es una plazoleta que tiene inspiración nazi, autoritaria”, dijo el conductor de “La máquina de pensar”.

En su opinión, la iniciativa es “de política estética, porque estamos haciendo un planteo político hacia el futuro Presidente del Uruguay, pero en base a una idea estética: nos parece horrible que la cárcel más grande del Uruguay sea Libertad”.

El comunicador contó que es de la ciudad de Fray Bentos, Río Negro y que pasa por Libertad cuando visita su “pago” y reconoce que “hay un estereotipo en cuanto a que Libertad es como la ciudad en que está el penal y en realidad no está tan cerca. Es una ciudad que tiene lo suyo y es independiente. De hecho, estoy seguro que las miles de personas que han pasado a lo largo de estos 30 y pico de años que ha sido cárcel de presos comunes, ni pasan por la ciudad”.

El comunicador y escritor informó que no todos los escritores a los que se les invitó a firmar lo hicieron, incluso “algunos pusieron reparos y uno de ellos me decía había que preguntarle a los vecinos, a los ciudadanos de Libertad. Yo le dije que obviamente debían opinar también, pero este era un petitorio que hacíamos los escritores, pero es bueno que participe la gente de Libertad, porque no todos tenemos la misma visión y me parece respetable”.

La carta ya está en poder de los comandos de campaña de ambos candidatos, pero de ninguno de los dos se recibieron comentarios. “Esperemos que haya una sensibilidad en torno al tema”, dijo Silva Olazábal.

El comunicador comentó que lo que le dejó conforme es que “no hubo rechazo de la gente que estuvo presa o que trabajó en el tema histórico y de la memoria. Hay un escritor que estuvo preso que no firmó, pero que fue claro al decir que en la historia va a seguir siendo el penal de Libertad, no importa que cambie el nombre, de la misma forma que se habla en la historia del penal de Punta Carretas y hoy es un shopping”.

En su opinión, la iniciativa “no cambia la historia, que es un proceso social en el que tenemos que tomar conciencia de nuestro pasado, no depende de cosas como un nombre o de hechos chiquititos, porque sino caeríamos en una especie de fetichización por la cual no se puede tocar nada, porque si tocas algo nos vamos a olvidar”.








Periódico La Semana - ® 2001-2017 - Libertad, dpto. de San José, Uruguay - Hosting/desarrollo info@crearte.net.uy