Libertad, dpto. de San José, Rep. O. del Uruguay

Última actualización: hace 17 horas


10.05.2017 | Deportes | 123 lecturas




Juventud ganó por una cabeza ante Atlético Valdense

Juventud ganó por una cabeza ante Atlético Valdense
Juventud ganó en Rosario (foto archivo).

Juventud Unida logró tres puntos de importancia en su visita a Rosario ante Atlético Valdense al derrotarlo por la mínima diferencia y arrancó con el pie derecho su periplo en la Serie C de la Divisional A de la Copa Nacional de Clubes.

El cabezazo de Sebastián San Martín fue la salvación verde, en un partido de trámite generalmente chato, parejo, y donde predominó la desprolijidad y marca por sobre el juego atildado y con balón al piso.

El comienzo del juego tuvo sus minutos de estudio de ambos conjuntos, donde el local intentó por izquierda con el movedizo Rodrigo Quiroga o jugando en largo para Marcos Reyes, pero la retaguardia verde se mostró firme y desactivó cualquier intento de Valdense, que muchas veces cayó en ese juego y fue previsible.

En tanto el elenco de Libertad, esperó con dos líneas de cuatro bien pegadas e intentó lastimar con el juego por alto de Leonardo Posse y la picardía de Agustín Núñez en ofensiva.

Y tras 15 minutos sin llegadas a fondo sobre los arcos, se juntaron Sebastián Perdomo, Posse y Núñez, que con espacios armaron una linda jugada que el primer nombrado no pudo definir de la mejor manera. Apenas un minutos después, una segunda pelota al borde del área verde, encontró a Pablo Acosta que sacó un violento remate que dio de lleno en el horizontal del arco defendido por Nicolás Facal que se vio sorprendido.

Parecía que esas dos jugadas animarían un poco más a los equipos y que el trámite podía empezar a cambiar de tono, pero no, esas dos acciones fueron una ráfaga de emociones, que al fin y al cabo fue lo más rescatable de la primera etapa en cuanto a situaciones de gol.

El trámite cayó en un pozo, con el conjunto local siendo muy previsible en ofensiva, con poca dinámica, y dependiendo demasiado de los buenos de Quiroga y Reyes; mientras que Juventud, se limitó a cerrarle los huecos a su oponente, pero extrañó el juego de Joaquín Ramos y no pudo abastecer de la mejor manera a su dupla ofensiva, y por eso, entre la inoperancia de uno y la poca claridad del otro la libreta de anotaciones quedó en blanco hasta el final del primer tiempo.

EN LAS ALTURAS Sin cambios arrancó el complemento, que apenas iniciado tuvo la gran emoción de la tarde. Una jugada preparada de pelota quieta por parte de la visita fue redituable, porque tras un yerro defensivo en el corazón del área, Sebastián San Martín se adelantó a su rival y con golpe de cabeza señaló la apertura del score a los tres minutos. Ese festejada emoción por parte de los parciales verdes, que llegaron en gran número a Rosario, sentenció la tónica del juego hasta el final. Porque la visita defendió con uñas y dientes la ventaja ante Valdense que se fue quedando sin ideas, a pesar de los cambios.

Lo del local fue fuerza y corazón, pero le costó progresar en el campo de juego con pelota dominada, y por eso hizo figura a Agustín Belarmino y San Martín que restaron todo lo que estuvo cerca suyo, y también se destacó Nicolás Facal que controló cada envió aéreo con total seguridad.

Quizás al elenco orientado por Luis Ferrari le faltó dar el puntillazo final, porque Núñez armó una gran jugada por derecha y cedió al medio para la llegada de Posse que se demoró en rematar y Joaquín Buffa le ahogó el grito de gol. Esa fue la única vez que la verde tuvo una jugada clara frente al arco albiceleste para cerrar el juego, luego, nunca pudo elaborar o contragolpear de la mejor forma más allá que tuvo los importantes recambios de Guerra y Díaz que le aportaron dinámica en la faz ofensiva.

Y Valdense fue, pero todo muy desprolijo y entreverado, la entrega primó en su juego poco claro, y eso lo pagó carísimo. Alguna jugada de Reyes por el sector zurdo de la ofensiva que desbordó a Hugo Campelo pudo tener la llave del empate, pero el ex Artigas no tuvo la frialdad suficiente para transformar sus muy buenos arranques en gol.

En definitiva, Juventud sacó oro y el mayor provecho al juego por alto de San Martín, para arrancar de la mejor manera la presente edición copera ante un rival que es limitado y que quedó al borde del abismo en la Serie C con dos derrotas consecutivas. Quizás estemos ante el adversario más débil del grupo (falta observar a Nacional), pero los partidos de Copa se tornan parejos y difíciles, y más de visita, y por eso la victoria de Juventud tiene su valor y no es menor, no solo por las bajas significativas con las que afrontó el match del domingo, sino porque en otra tarde ante un rival de similares características (El General) en el 2016 terminó pecando por “bueno” y le dijo adiós a la Copa tempranamente…

Por Santiago Fontes.








Periódico La Semana - ® 2001-2017 - Libertad, dpto. de San José, Uruguay - Hosting/desarrollo info@crearte.net.uy