Libertad, dpto. de San José, Rep. O. del Uruguay

Última actualización: hace 18 horas


14.02.2017 | Cultura | 196 lecturas




Grupo Armonía homenajeó a poetisa Nelsa Paz al cumplir 100 años

Grupo Armonía homenajeó a poetisa Nelsa Paz al cumplir 100 años
Las poetisas se encontraron en la plazoleta del parador del medio.

“El día 7 del corriente fue el cumpleaños 100 de Nelsa Paz. Pude comunicarme por teléfono, su hija mediante, y supe de su emoción cuando me oyó y supo de su homenaje en su amado Kiyú, y logré escuchar su voz cuando me dijo "Muchas gracias". Eso me emocionó hasta hacerme llorar. !Gracias querida y eterna Nelsa!”. Con esas palabras publicadas en su cuenta de Facebook Belta Díaz de Tonna expresaba su entusiasmo en los días previos al sencillo pero emotivo homenaje que las poetisas del Grupo Armonía tenían previsto realizarle el domingo en la Plazoleta de las Escritoras en el Balneario Kiyú.

Allí estuvimos, como únicos representantes de la prensa, minutos antes de las 11 y a la hora exacta y como si hubiesen sincronizado sus traslados, por uno de los accesos llegaba Alma del Campo y por el otro lo hacía Belta Díaz, cada una acompañada por allegados, de esos que han sabido cosechar en su fecundo tránsito por la vida y cada una preguntando si no había llegado la otra.

Una semana antes, Belta acompañaba a su esposo internado en un centro asistencial y junto a la cama llamaba a sus colegas para comprometer cada presencia en un acto con poco de protocolar y mucho de sentimiento, cuyas organizadoras hicieron caso omiso a los fallidos – al menos para esta zona del país –, pronósticos meteorológicos.

Abrazos interminables, risas y rápidas puestas al día entre gente cuya unión nace del amor a las letras y a la armonía entre los seres humanos, hombres y mujeres de edades diversas provenientes de distintos lugares. Allí se vio también a Carolina Barbé, que anticipó la aparición de un nuevo libro de su autoría que en otro momento, descubriremos para nuestros lectores.

También estuvo presente una de las hijas de la poetisa homenajeada, así como el alcalde Sergio Valverde, en un momento se desmontó un gasebo que se había colocado previendo lluvia o sol porque el viento reinante sobre la barranca hizo temer que pudiera ser arrastrado peligrosamente, el cielo plomizo se mantuvo respetuoso de la ocasión.

Tras palabras de Valverde, que agradeció en nombre del Municipio de Libertad el aporte de las poetisas a la cultura de la zona Belta Díaz trazó una rápida semblanza de la poetisa Nelsa Paz y contó, con emoción y lujo de detalles lo que había sido esa conversación telefónica mantenida entre ambas el día que la poetisa cumplía sus 100 años.

Luego fue Alma del Campo quien agregó algunos conceptos de los estrechos lazos que unieron a las escritoras locales con “la novia de Kiyú” como reza la placa que luce bajo la impresión de las manos de la poetisa y que se inaugurara el día que cumplía 96 años.

Belta y Alma leyeron sendas poesías de Nelsa Paz y posteriormente ambas descubrieron los dos retratos de la homenajeada que quedarán por siempre en ese monolito como también por siempre permanecerá el amor y el recuerdo de Kiyú por su entrañable poetisa.

BELTA DIAZ Tras el sencillo acto hablamos con la incansable Belta que calificó a Nelsa Paz como “nuestra mecenas, ella nos legó nuestro amor por la poesía y la escritura” y agregó que “cada encuentro en su casa era una festividad, alegría, cuentos, ella siempre estaba alegre, era el alma mater de la fiesta, realmente cada vez que nos encontrábamos era un jolgorio, llegaban escritores de todas partes”.

Tales tertulias literarias se desarrollaban tanto en la casa de Nelsa en San José como en la de Kiyú. “Ella cocinaba para todos, era una mujer divina, allí nunca habían tristezas, por eso me produjo tanta emoción cuando el día de su cumpleaños llamé a la hija y me dijo que estaba con ella y le pasó el teléfono y pude hablar unas palabras, su hija le explicó del homenaje que íbamos a hacerle y ella se emocionó mucho y luego también me agradeció, fue un momento muy emotivo para las dos”, contó Belta Díaz.

ALMA DEL CAMPO También hablamos, como no podía ser de otra manera, con la otra impulsora de este Grupo Armonía, Alma reafirmó lo dicho por su compañera Belta respecto al concepto de “mecenas”. Dijo que “habría que hacer un libro con las anécdotas de tantos encuentros tanto en San José como acá en Kiyú, Nelsa siempre fue un ser especial y sin dudas que influyó en todas nosotras de una manera muy importante” y recordó que en 1977 llegó a uno de esos encuentros “Cacho Labandera, que había ganado un concurso de cuentos, aún no era el cantor reconocido que es hoy, pero cantó para nosotros, también participaba de algunos encuentros Abel Soria, siempre con sus ocurrencias que nos hacían reír mucho, como cuando mientras recibíamos las bandejas con el almuerzo nos miró sorprendido y exclamó “ah pero los poetas comen!!””.

La escritora dijo que “en aquellos años, esos encuentros eran muy importantes, no había como hoy tantos medios de comunicación y en cada oportunidad se daba ese cara a cara entre todos que era muy enriquecedor”.

Resulta admirable ver a estas dos incansables luchadoras levantando siempre la antorcha de su causa sin más objetivo que el de mantener vivo el fuego, la memoria y la transmisión de una cultura y unos valores que a veces parecen sucumbir, de no ser precisamente, por estos colectivos que no renuncian y nos dan a todos, fundamentalmente a las nuevas generaciones, un ejemplo viviente y constante, patrimonio cultural tangible en sus letras, en las páginas que atesoran como el legado que serán, como lo recibieron de Nelsa Paz para los que mañana empuñarán la pluma como bandera y arma de la paz…son semillas de paz.

Por Jorge Gambetta








Periódico La Semana - ® 2001-2017 - Libertad, dpto. de San José, Uruguay - Hosting/desarrollo info@crearte.net.uy