Herbert Benson y los efectos sanadores de la meditación

En todos los momentos de la vida estamos enfrentados a preocupaciones, tensión, estrés, que poco a poco va moldeando nuestra existencia. La situación que hoy padece la humanidad, ha llevado a un ajuste y a una reestructuración en todos los aspectos de nuestra vida. Cambiar las rutinas de todas las tareas que acostumbrábamos a desarrollar, produce una alteración y un shock tanto físico como emocional que es necesario sobrellevar de la mejor manera, para que no altere o produzca además, otras enfermedades.

El tema central es entonces intentar manejar la situación, manteniendo la calma, dentro de la gravedad que presenta, no sólo desde lo puramente sanitario. Esa quizá, también pueda sumarse a las demás medidas preventivas que se aconsejan para enfrentar la pandemia. Intentar parar mínimamente esa máquina que nos destruye poco a poco y nos enferma, puede ser de gran ayuda para todos.

OTRO ENFOQUE| En un panorama incierto, desolador, por momentos caótico, encontrar la salida no es fácil para nadie. Quizás, la actual crisis mundial también nos esté enseñando a centrarnos en nuestra propia vida, haciendo lo mejor posible para después sí, estar fuertes para darle al otro, la mejor ayuda y el apoyo que hoy tanto se necesita. El cambio a preguntarnos para qué nos sucede tal acontecimiento o qué debo aprender de él, nos guiará sorpresivamente a romper el círculo trágico que estamos viviendo y encontrar el camino a seguir.

Culpar de la situación a otras personas, al pasado, al país o a las circunstancias de la vida, en definitiva, nos pone en el lugar más cómodo, como espectador de una realidad o simples víctimas, lo que provoca que no tomemos responsabilidad. Por ello, comprometernos a hacernos cargo de nuestra propia vida primero, para así poder ayudar a otros, puede ser la clave para detener el caos que padecemos.   

Desde hace siglos, muchas técnicas han marcado ese camino como el recomendado para hacer la verdadera transformación interior y superar aquello que nos angustia interna o externamente. Quizá sea uno de esos momentos en los que necesitamos ampliar nuestra forma de enfrentar los acontecimientos, viéndonos como una gran unidad, interconectada y en la que todo nos afecta a todos.

Una de las técnicas que ha trascendido y mantenido a lo largo del tiempo es la relajación, que ha sido revalorizada, al punto que cada vez más se instrumenta en muy diferentes ámbitos: oficinas, escuelas, fábricas, ha visto una beneficiosa diferencia en esta técnica.  

 

TÉCNICAS| Un reconocido médico, el médico cardiólogo Herbert Benson, docen profesor en Harvard y fundador del Instituto Médico Mente-Cuerpo de un hospital de Boston, EE.UU., ha sido pionero en el estudio de la respuesta de relajación, investigando temas como la Medicina del Comportamiento y  Espiritualidad y Curación. Ha recibido numerosos reconocimientos por su trabajo de más de 40 años.

La investigación de Benson se extiende del laboratorio a la clínica y a sus expediciones asiáticas, en las que tomó contacto con técnicas milenarias. Su trabajo sirve como puente entre la medicina y la religión, el Este y el Oeste, mente y cuerpo, así como entre fe y ciencia.
Además de estudiar la respuesta de relajación  en el laboratorio, se lo considera  el primer científico occidental en diseñar un método de relajación-meditación, en los años 60, para inducir esta respuesta intencionalmente, tomando como fuentes técnicas de las filosofías orientales,  inspirándose, además en las técnicas usadas por distintas disciplinas espirituales.

Desarrolló un trabajo revolucionario por el cual recibió importantes reconocimientos y fue co-autor de más de 170 publicaciones científicas de circulación mundial, así como de varios libros, algunos de ellos, con más de cuatro millones de copias vendidos, traducidos a varios idiomas, dos de ellos, “La respuesta de la relajación” y “Curación sin tiempo, el poder y la biología de las creencias”.

Con los estudios del doctor Benson se abrió un amplio campo de estudio, investigación  y experiencias positivas en el uso de la meditación en el campo médico, psicológico y empresarial. Ha realizado importantes avance en el campo de la Neurociencias, impulsado a partir de soportes científicos que explican los  beneficios  en la salud Mente-cuerpo, con  la práctica de la Meditación.

Ha realizado durante décadas un trabajo arduo y constante centrado en la “Respuesta de la Relajación”, llegando a comprobar la eficacia comprobada en contrarrestar los efectos nocivos de los estados alterados por el miedo o el estrés.  

En 1967, el Benson realizó un estudio para comprobar su teoría. Llevó a 36 meditadores trascendentales a su laboratorio para medir su ritmo cardíaco, su presión sanguínea, la temperatura de su piel y su temperatura rectal. Descubrió que mientras meditaban utilizaban un 17% menos de oxígeno, su ritmo cardíaco disminuía en tres latidos por minuto, y sus ondas cerebrales theta, aquellas que aparecen justo antes de dormir, aumentaban sin entrar en el patrón de ondas cerebrales correspondiente al verdadero sueño.

Benson aseguraba que los meditadores neutralizaban el tipo de respuesta pelea-o-arranca inducida por el estrés y alcanzaban un estado de mayor calma y felicidad. “Todo lo que he hecho es darle una explicación biológica a técnicas que la gente ha venido utilizando durante miles de años”, dice.

De esta forma, además de los estudios científicos propios y de otros investigadores, el especialista pudo demostrar el efecto curativo de la fe.

La existencia de numerosas prácticas curativas asociadas con la fe y las creencias, motivó al doctor Benson a investigar la base científica y espiritual de la autocuración. “Esto no significa que sea necesario creer en una religión para curarse, pero para mucha gente este tipo de herramientas resulta muy poderosa”, explica.

Sostiene Benson que la salud y el bienestar se componen de tres aspectos: farmacéutica, cirugía y autocuidado. “De acuerdo a la práctica que se hace de la medicina, la tendencia es a utilizar los dos primeros, a pesar de que entre el 70 y el 90% de las consultas médicas corresponden al dominio ‘mente-cuerpo’ o están relacionadas con el estrés. Por consiguiente, en general se prescriben tratamientos orientados al uso de drogas o cirugía”.

La Respuesta de Relajación, expresa Benson, “es lo opuesto a la respuesta al estrés, o respuesta de “lucha o huida”. Esta es una capacidad innata que contrarresta la fisiología y los cambios genéticos del estrés”. Por eso opina el especialista que “cuando hay estrés, el cuerpo experimenta un mayor metabolismo, frecuencia cardíaca, frecuencia respiratoria y actividad de las ondas cerebrales. Durante la relajación, se da lo contrario”.

Los aspectos emocionales o mentales, siempre fueron dejados de lado ante una patología física, por entender que no existía ninguna conexión. De todas formas, cada vez más especialistas entienden que el ser humano es un todo integrado y no pueden separarse cuerpo físico con su emoción o su pensamiento. . 

“Las personas han estado utilizando la relajación durante milenios, comenzando con el yoga y la meditación…pero estas son solo parte de las muchas técnicas que provocan esto y permiten que el cuerpo combata los efectos nocivos del estrés o el miedo”.

Comenta el experto que a partir de la relajación, comienzan a desaparecer las preocupaciones diarias, además de provocar una serie de cambios en la actividad de los genes, y estos son los genes que incluyen energía, inflamación y producción de insulina.

“Se ha demostrado que el estrés exacerba todos los tipos de afecciones médicas, desde ansiedad y depresión hasta presión arterial alta, síndrome del intestino irritable, arritmias cardíacas e infertilidad. Cuando estamos estresados, también tenemos una peor calidad de sueño, lo que mejora aún más el estrés como retroalimentación negativa”, expresa Benson. La relajación está especialmente indicada justamente para mitigar el efecto que causan las alteraciones por la ansiedad o la angustia, que acarrean serios desórdenes funcionales

Convencido de que calmar la mente y estar relajados evita muchas enfermedades, quizá para muchos pueda llegar a ser una alternativa a vencer la ansiedad y el miedo propios de estos momentos.

 

Por Yudith Píriz.