Fernando Amado: la oposición carece de certezas

El pasado viernes al mediodía el diputado Fernando Amado (electo en la pasada elección por el Partido Colorado), se hizo presente en Libertad, para presentar su acuerdo en San José con la lista 17 del Frente Renovador de Jorge “Pipe” García de cara a las elecciones del domingo 27.

García le dio la bienvenida a Amado al departamento y enumeró una serie de coincidencias con el candidato al Senado que se presenta bajo el paraguas del Sublema “Progresistas”. Primeramente dijo Amado que está “participando en un proyecto de renovación generacional pero también de una apuesta hacia el porvenir, hacia el próximo gobierno progresista liderado por Daniel Martínez, que tiene que tener en sus equipos el necesario equilibro entre defender las cosas que se han hecho bien el gobierno del FA y seguir mejorando”.

Dijo luego que haber respaldado muchas cosas hechas por el FA le “trajo muchos dolores de cabeza” estando en el Partido Colorado. Comentó que quiso volcar al que era su partido hacia “representar los ideales, la sensibilidad social, la visión de país con un Estado del que no se discuta si es chico o grande, si es gordo o flaco, sino que fuera un Estado inteligente, al servicio de la gente, que tenga políticas públicas que le lleguen en tiempo y forma a los ciudadanos para que esas políticas generen igualdad y una mejor calidad de vida de la gente”.

“Llegó un momento en que sentimos con total convicción que era como tirar una semilla en el desierto, allí no iba a crecer nada, por lo que fuimos fieles a nuestras ideas y no a un color. Si un partido se vacía de los principios y las ideas que defendía, deja de tener sentido pertenecer a esa colectividad, sólo por acostumbramiento”, añadió el dirigente.

 

LA BÚSQUEDA DE UN ESPACIO | Respecto al frustrado intento de formar la coalición “La Alternativa” con el Partido Independiente, dijo Amado que “una vez fuera del Partido Colorado lo que estábamos convencidos era que queríamos seguir con nuestro proyecto político, seguir impulsando las ideas batllistas porque son perfectamente adaptables al presente y al futuro. El primer gobierno del FA tuvo que ver con ese impulso reformista, de hacer mover las raíces de los árboles como lo hizo Batlle y Ordóñez hace 100 años con una agenda de cambio fantástica desde el punto de vista laboral, social y moral”.

Añadió que “la izquierda no empareja para abajo, esa es una falacia que han querido instalar los sectores más conservadores, lo que hace es redistribuir la riqueza, repartir bien, a través de herramientas importantes, como por ejemplo, los consejos de salarios”.

Dijo que buscó “construir algo que tuviera racionalmente puntos de acuerdo, que tuviera algunos puntos de consenso y que después que cada una expresiones pudiera manejarse con total independencia porque cada uno de esos proyectos eran distintos. Eso se termina frustrando cuando queda al descubierto que uno de los integrantes de la coalición ya estaba jugado a un polo. Nosotros habíamos construido eso para ser la amortiguación del sistema político y apuntar a octubre para dejar después en libertad para que cada uno hiciera lo que entendiera conveniente en el ballotage, pero el PI estaba jugado hacia uno de los polos y era algo que estaba bastante avanzado”.

Consultado respecto a si ese respaldo tácito a una de las opciones es lo que hace que el PI haya bajado en intención de voto, dijo Amado que “lo que te quita credibilidad es no defender las ideas propias, cuando pasás a ser furgón de cola de otro proyecto y te preocupa más sacar al FA del poder que promover determinado proyecto de país, se transforma en un boomerang desde el punto de vista ciudadano y de apoyo popular, porque la gran mayoría de la población todavía está pensando lo que va a votar, está razonando su voto”.

Ahora, al haber acordado con el FA, “lo que está haciendo hoy el progresismo, lo que significa este acuerdo con la lista 17, el acuerdo que hicimos con Daniel Martínez, no es otra cosa que seguir reeditando esa apuesta a la diversidad, a la cabeza abierta, a que los progresistas gobernemos juntos”.

Dijo luego: “en un cambio de época como éste lo que se necesita son herramientas políticas inteligentes, que junten, que generen los puentes para que se sumen todas aquellas personas que sientan que hay que hacer síntesis en un proyecto común”.

Por último, cuestionó a la oposición diciendo que “la coalición que se nos plantea como alternativa al FA es una coalición amorfa, que no logra encontrar un equilibrio. No tienen síntesis ideológica ni programática, no han logrado generar un solo documento en el cual puedan afirmar qué caminos van a tomar. El voto a la oposición es un salto al vacío, porque si de algo carece es de certezas”.

Por Javier Perdomo.