Eko Varmo, las estufas de doble combustión de Libertad que conquistan el mercado uruguayo

Durante la “Rendición de Cuentas” que realizó el gobierno nacional el pasado lunes 23 de setiembre en Libertad, el ministro de Industria, Energía y Minería Guillermo Moncecchi y el subdirector de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Santiago Soto, visitaron uno de los emprendimientos locales que mayor valor agregado -eso de lo que tanto se habla hoy en día-, le brindan a su producción. Se trata de la metalúrgica Eko Varmo, que fabrica las estufas de doble combustión que tienen el mismo nombre de la empresa.

Su propietario Juan Archimaut, comentó que las visitas se produjeron porque el Ministro quería conocer su empresa y porque Santiago Soto quería ver cómo avanza la construcción de las letras de la palabra Libertad, que serán parte de un pequeño parque que se diseña en el ingreso Este de la ciudad, con fondos aportados por la OPP.

Recorrer la planta industrial y dialogar con su propietario, era una deuda que tenía La Semana, y aprovechando esta visita de figuras del gobierno al lugar es que su periódico visitó el lugar.

Comentó Archimaut que su emprendimiento surgió en 2002, época compleja si las hubo para el país. En ese tiempo comenzó con trabajos de metalurgia para camiones, “que era un poco lo que yo hacía en mi anterior trabajo”.

“Arranqué con un galpón chico”, contó y añadió enseguida que “después tuvimos una época alquilando un galpón cerca de la Zona Franca, fueron tres años, pero debido a que implicaba un presupuesto alto fue que resolvimos volver a nuestro lugar” en la calle Palermo casi Camino al Cementerio.

Pero la intención no era disminuir la actividad, aclara Archimaut. “Nos achicamos para tomar impulso, desde allí en más trabajamos mucho con camiones, hasta que en 2011 o 2012 se compró nueva maquinaria, con una fuerte inversión y comenzamos a ser proveedores de Takata (hoy Joyson), empresa con la cual crecimos mucho, incluso pudimos lograr la certificación ISO 2001” del LATU (Laboratorio Tecnológico del Uruguay).

Pero Archimaut tenía claro que este crecimiento tenía un techo y estaba supeditado al buen o mal momento de terceros, por lo cual comenzó con el negocio de las estufas “pensando en no poner todos los huevos en la misma canasta -como se dice vulgarmente-, en tener algo propio”.

LA IDEA | Así fue que “buscamos un producto que pudiéramos diseñar, desarrollar, producir y comercializar nosotros. Actualmente la mayor parte de nuestro negocio es el tema de las estufas y es en lo que estamos promoviendo un proyecto de mejora”, dijo Archimaut, que añadió que ahora “estamos por comprar una máquina láser y proyectamos un galpón grande para depósito”.

El emprendedor libertense explicó que “el proceso de la estufa lo conocemos porque no fue que compramos una, la copiamos y lo hicimos, sino que empezamos de cero, de ver cómo era el efecto de doble combustión, qué pasaba para que funcionara y el humo se quemara”. “Empezamos a ver qué era la pirolisis, por qué funcionaba eso, qué pasaba, hasta que empezamos a hacer prototipos, buscando fabricar algo que nos pudiera dar otra área de negocio. Hicimos una prueba, fuimos mejorándola y ahí fue que empezamos a comercializarla”, dijo Juan Archimaut.

Comentó luego que la primera vez que estuvieron a la venta sus estufas fue “en una fiesta de San Isidro Labrador, hace cuatro o cinco años atrás; allí vendimos las primeras y desde ahí hemos seguido creciendo”.

Las ferias han sido los ámbitos en que se han movido inicialmente para mostrar su producto. “Estamos participando de varias ferias, fuimos a Expo Melilla, la Feria de la Construcción, a la Fiesta del Parque. La idea es esa, visitar ferias, exponer las estufas en lugares donde las puedan conocer y de a poco queremos ir consiguiendo distribuidores en el interior del país. Por ahora estamos en Tacuarembó, Flores, San José, Maldonado, algo en Montevideo y también en Las Piedras”, contó e informó que entre sus objetivos para el futuro cercano está “tener nuestro propio lugar de venta en Montevideo”.

VENTAJAS | A la hora de hablar de hablar de las ventajas que tiene el producto que elabora, dijo Archimaut que “lo primero es el ahorro en leña, que tiene un costo alto. Con una estufa abierta, de la energía aprovechás un 25% y un 75% lo estás tirando al exterior, en estas estufas es al revés, aprovechás un 75%. Son de doble combustión, se quema la leña con bajo contenido de oxígeno, se produce un gas inflamable y con una segunda combustión con aire precalentado se produce la doble combustión y ahí se quema el humo. Esa energía queda adentro de la estufa, esa es la gran ventaja”.

Además, “son seguras, porque vos podés dejarla con cuatro o cinco astillas, con aire al mínimo y tenés calefacción toda la noche. Llevan un mantenimiento, una vez al año se les limpia el caño. Los cuidados a tener es que la leña que se utilice tiene que ser seca, recomendamos que se use de un año al otro”.

El otro elemento que maneja a la hora de promover la venta de sus estufas Archimaut es que “la ecuación da que en tres años pagaste todo, caño, instalación y equipo” y además da cinco años de garantía, “pero estamos tranquilos que en ese tiempo no pasará nada al equipo”.

Vale decir que Eko Varmo tiene 14 diseños de estufa y que los precios de los equipos van desde los 600 a los 3000 dólares.

En materia de objetivos futuros, dijo Archimaut que “queremos estar en todo el país y si hay posibilidad de exportar, mejor, aunque ahora es imposible, porque si vendemos algo en Argentina es por debajo del costo”, pero además “estamos trabajando en un diseño más económico para poder competir con algunos modelos que vienen de Brasil”.

También comentó que harán cambios en la distribución del taller y por ello “planificamos unos cuatro vínculos laborales nuevos, de acá a un año”.

Archimaut destacó también los respaldos a nivel oficial que ha tenido en su emprendimiento e informó que “este año accedimos al Fondo Industrial que es una herramienta muy buena para las empresas, que brinda fondos no reembolsables para la adquisición de tecnología. Además, tenemos la asesoría del CEI (Centro de Extensionismo Industrial), que pertenece a la Cámara de Industria, a la UDELAR y a Dinampyme. Te hacen un diagnóstico de la empresa y a su vez te dan a conocer las herramientas que hay”.

EMPRENDER EN URUGUAY | Consultado sobre si es difícil ser emprendedor en Uruguay, dijo Archimaut que “es difícil emprender en todos lados”, pero igualmente considera que “el emprendedurismo es algo espectacular. No sé dónde pero hay que formar más a los gurises en esto. Herramientas hay, pero el tema es de cabeza. Hay que cambiarle la cabeza a la gente, porque somos un país pequeño pero tenemos cosas buenas”.

En su opinión, como país, “hay que tecnificarse, seguir creciendo a partir de una mayor tecnificación”.

Por Javier Perdomo.